01 Mar 2017

Batidos de proteínas: ¿sí o no?

Sé que con este artículo no os voy a descubrir el cielo –ni el infierno supongo-, pero es cierto que, en más de una ocasión, muchas futuras Zorritas, me han preguntado acerca de la alimentación correcta para practicar Crossfit y, por supuesto, por los batidos de proteína. Tampoco os voy a decir nada que no sepáis, pero claro, a lo mejor a muchas os sorprende lo que yo os vaya a decir en este artículo.

Lo primero que quiero dejar claro es que HAY QUE COMER UN HUEVO para entrenar Crossfit. Esto no es como ir a Zumba dos veces por semana o ir a la sala de musculación a hipertrofiarse, nada de eso. El Crossfit, como muchos habréis sufrido ya en vuestras carnes, es un deporte de ALTA INTENSIDAD, que requiere no solo de fuerza de voluntad, sino también de mucha energía. Y, ¿de dónde viene esa energía? DE LA COMIDA, sí señoras. Sin comida no vamos a ser nadie y, por supuesto, por tomarnos un batido de proteínas al día antes de entrenar… no vamos a solucionar nada.

Como ya os he dicho, es muy importante controlar la alimentación si lo que queremos es rendir al máximo y, al mismo tiempo, conseguir ese cuerpazo digno de cualquier Zorrita. De nada nos va a servir suplementarnos si le estamos quitando al cuerpo lo más importante para obtener la energía: los carbos y las grasas. Ya os lo expliqué en su día, así que espero que me hicieseis caso.

El caso es que mucha gente se deja llevar más por lo que lee, por lo que le dicen y cuenta, que por lo que experimentan a nivel corporal. No digo que sea malo, claro, pero hay que hacer las cosas con cabeza y no solo a la hora de entrenar. Todo lo que hagas antes y después de tu entrenamiento de hoy, afectará directa y proporcionalmente al de mañana. Eso grábatelo a fuego o tatúatelo si quieres, pero no lo olvides nunca.

Lo más básico que tienes que saber de los batidos de proteínas

Partiendo de la base de que NADIE debe suplementarse así porque sí, he de decir que los batidos de proteínas no son malos, ni para mi ni para nadie. Luego, claro, está el caso de aquellos que los adoran, los aborrecen y luego, a los que nos da un poco igual tomarlos que no. Si en algún momento os habéis puesto a buscar información sobre los batidos de proteína, sabréis que se recomiendan para llegar a la “carga” ideal de proteína para nuestro cuerpo: 2 gramos –aprox- de proteína por cada 1kg de peso corporal. Bien, no está mal. Lo que pasa es que muchos de esos que se toman la proteína se la toman al tuntún, sin calcular cuántas proteínas consumen al día ya de por sí a través de los alimentos. Sí, ¡¡SORPRESA!! Todos los alimentos incluyen proteínas, en mayor o menor cantidad, pero TODOS llevan.

El marrón aquí es que claro, en cada bote de proteína hay un cazo y en todos los botes pone que se recomienda tomar dos cazos. ¡¡MEEEEEC!! Error. Se recomienda eso pero NO tiene por qué ser así sí o sí. Muchas mujeres, se sienten hinchadas a la hora de tomar los batidos de proteína. Realmente no tiene nada que ver con estos, sino más bien con la creación de más masa muscular, la cual te va a hacer notarte más hinchada. Recuerda que no es de líquido al 100%, es un poco una mezcla de todo: a más músculo, más líquido necesita el cuerpo, más desarrollo, más grande, más hinchada. Fin.

El caso es que esto, muchas veces, tiene que ver con el hecho de que NADIE se adapta la ingesta de los batidos de proteína a sus necesidades. Es muy importante que recordéis que son SUPLEMENTOS y no comidas. Es decir, que esto lo único que va a hacer es daros un aporte extra para que consigáis un mejor desarrollo muscular, pero ni es magia ni es el Diablo disfrazado de My Protein –por ejemplo-. Por supuesto, hay que adaptar los gramos de proteína a nuestra alimentación diaria ya que todos los alimentos tienen una carga de proteína y, por supuesto, todo esto se suma. Si nos tomamos los batidos de proteína así, al tuntún, sin tener en cuenta qué extra necesitamos realmente, lo más seguro es que acabemos con problemas de riñón -aunque esto pasa muy a largo plazo- hinchazón y, por supuesto, pérdida de dinero.

La proteína es un macronutriente que el cuerpo va absorbiendo poco a poco. Por eso, si le damos demasiada proteína, NO ESTAREMOS CONSIGUIENDO NADA. Lo único que haremos será tirar el dinero ya que nuestro cuerpo expulsará todo aquello que le sobre de proteína a través de la orina o las heces. De primero de naturales, zorritas. Así que, consumir proteínas porque sí, sin una base científica de por qué lo hacemos –solo porque nos lo haya recomendado el mazao de turno- no va a hacer que nos sintamos mejor. Lo más importante es que te adaptes la dieta, que sepas qué tienes que incluir en ella y que aprendas a comer y a llevarla bien y al día. Después ya… plantéate lo que quieras, pero lo primero es lo primero.

Eso sí, admitiré que los batidos de proteína son buenos ya que son fáciles de ingerir, tienen un fácil transporte en nuestro cuerpo, son más baratos que la alimentación –al menos a final de mes-, son de asimilación rápida y ayudan a la asimilación secuencial. Pero, INSISTO, no hay que tomárselo como un sustitutivo de comida, sino como un complemento a nuestra alimentación, sana, equilibrada y ACORDE CON NUESTROS OBJETIVOS.

batidos de prote

Consideraciones que tienes que tener en cuenta a la hora de tomar los batidos de proteína

El tipo de proteína

Elegir la proteína no es algo que se tenga que hacer a la ligera ni según la recomendación del entendido de turno. Es muy importante que tengáis claro qué tipo de alimentación seguís y lleváis para poder elegir bien el tipo de batidos de proteína debéis tomar. Una Whey está bastante bien, pero hay que irse con ojo porque no todas son iguales –y no solo me refiero a que cambian de sabor-. Hay algunas que llevan más concentración de suero de leche, algo que, si habéis evitado los lácteos de vuestra dieta por intolerancias a la lactosa, caseína o porque simplemente os ha salido de las Kettlebells, debéis evitar. Seguramente, este tipo de batidos de proteína no sea el más indicado para vosotros ya que os acabará sentando bastante mal por la alta concentración de suero de leche que suelen incluir.

Hay opciones para veganos, que son proteínas vegetales. Aunque a mi parecer son mucho mejores que la Whey, he de admitir que se suelen fermentar más y, por supuesto, el sabor es horrible. Más que tomarte un batido de proteínas parece que estés bebiendo hormigón. Y luego, está la opción que, para mi, es la mejor: las cárnicas. Yo he probado la Monster Beef, de AMIX y la CarniPro, de My Protein. Para mi son las mejores ya que la lactosa y yo no nos llevamos muy bien desde hace tiempo, por lo que las Whey a mi me suelen sentar fatal, me hacen retener líquidos a punta pala –pero SOLO por la intolerancia– y, por supuesto, tengo tanta distensión abdominal que podría pasar perfectamente por una pelota de Cricket en vez de por Crossfitter.

También tengo que deciros que, como las proteínas cárnicas suelen ir marcadas con “Puede contener trazas de lactosa”, me asusté un poco y acabé comprándome el Vegan Blend -o Mezclum Vegano para los menos entendidos-. Si bien es cierto que las cárnicas me sentaban fantásticamente bien, he de admitir que la mezcla vegana ha sido todo un acierto. Sin hinchazón, sin más peso, sin sentirme pesada y mucha más masa muscular, o eso dice mi nutricionista. Eso sí, esa proteína, cuando te la bebes, es como chupar pladur mojado o mezcla de cemento, que no sé qué es peor, la verdad. Y no, no se apaña aunque la pidas de sabores, la mezcles con canela o chocolate desgrasado en polvo: sabe fatal. Es por culpa del guisante, así que, haces de tripas corazón y te bebes la mezcla rapidito, como cuando tu madre te obligaba a comer col y no querías.

Mi consejo es que las probéis las dos, al menos en el caso de que estéis cansadas de la Whey porque os hincha que parece que vais a salir volando en cualquier momento. Los sabores, texturas y resultados solo dependen de la persona que lo está viviendo, así que todo depende de vosotras, yo solo os digo lo que hago yo.

Consigue un 15% de descuento en MyProtein pinchando AQUÍ y usando el código MYPZORRANBROKN

Las horas a las que te tomas los batidos de proteína

Seguramente, todos los que estéis leyendo este artículo, conoceréis la bien sabida ventana anabólica. Para los que no tengan ni la más remota idea, la ventana anabólica es ese momento en el que tu cuerpo absorbe y asume los nutrientes mucho mejor y más rápido. Esta se crea o se da tras el ejercicio ya que es el momento en el que los músculos están activos y se han desarrollado. En verdad es algo más complejo, pero me aburre disertar sobre química y ciencia, así que eso se lo dejo a los expertos de verdad. El caso es que la mayoría de gente tiene súper asumido que los batidos de proteínas se tienen que tomar justo ahí, aunque no es del todo cierto. Esto solo se debe cumplir si después de entrenar no tenemos una comida cerca, da igual si es desayuno, comida o merienda. Si nos queremos tomar los batidos de proteínas después de entrenar –que no tiene por qué ser lo mejor- es importante que espaciéis –en tiempo- la siguiente comida. Más que nada, porque no nos va a servir de nada tomarnos el batido, si luego vamos a comer porque el cuerpo se verá saturado de proteína y, la gran mayoría, la acabará expulsando.

Si me preguntáis a mi, yo soy de ese tipo de personas que se toma el batido ANTES de entrenar, media hora o una hora antes. Además de darle a mi cuerpo la proteína necesaria para generar músculo, le estoy dando un aporte de energía y calorías que va a necesitar para el WOD. Lo llevo haciendo así tiempo y la verdad es que me funcionan mejor que nunca los batidos de proteínas. Por supuesto, siempre acompañados de algo de carbos o grasas para que esa energía sea completa.

La cantidad de proteína que te toca

Como ya he dicho, la gran mayoría de la gente acaba tirando el dinero al tiempo cuando se toma las proteínas extras. Esto se debe a que, TODOS, en nuestra alimentación ya incluimos las proteínas, tanto las animales –al menos la gran mayoría- como las vegetales –aunque sean más lentas de absorber-. Esto implica que ya le estamos dando una serie de proteínas a nuestro cuerpo, por lo que, seguramente, no necesitemos tomar lo que se nos dice en los botes. Lo de dos cazos al día es muy relativo y más si tenemos en cuenta nuestra alimentación diaria. Por eso, es muy importante controlar la cantidad de proteínas que ingerimos de los alimentos para así poder calcular cuántos gramos más nos corresponden. He de admitir que esto es algo más propio de un nutricionista y yo, por ejemplo, sería incapaz de hacer esos cálculos. Así que si quieres incluir los batidos de proteínas en tu alimentación, lo mejor es que te asegures de que estás tomando la cantidad necesaria y no te estás sobreproteinizando.

La mezcla

Todos –y si no todos, la gran mayoría- sabréis que los polvos se pueden mezclar con agua o con leche para poder diluirlos. Muchas personas optan por la opción de la leche –o sucedáneos como la bebida de arroz o de avena- para poder mezclarlo bien. Sin embargo, yo soy de las que se las toma con agua de toda la vida. Esto tiene un por qué sencillo: no pasarme todo el día peándome encima. El problema de los batidos de proteína es que, a pesar de asimilarse muy rápido, suelen fermentar también muy fácil y rápidamente. Por eso, es bastante común que la gente que se suplementa tenga más gases que cualquier otra persona. Pero, ojo, la fermentación se da SIEMPRE en el organismo, aunque es cierto que la proteína es el nutriente que más le cuesta al organismo de asimilar, por lo tanto su estancia en el estómago es más larga. Si a esto, encima, le añadimos la leche –o el sucedáneo de turno-, que también le cuesta digerir a nuestro organismo, es como activar una bomba y creer que no va a explotar. De ahí que fermente y te dé más flatulencias que un trozo de pollo esa mezcla. Por eso, mi recomendación es que la mezcles con agua, ya que el agua no se digiere y con esto conseguirás que el tiempo de asimilación y fermentación sea mínimo, produciéndote así una menor cantidad de gases.

Recuerda que, aunque yo te dé MIS truquiconsejos, YO NO SOY NUTRICIONISTA ni nada por el estilo. A la hora de suplementarte, es mejor que lo hagas bajo la supervisión de una persona cualificada, que conoce tus hábitos alimenticios, tus hábitos deportivos y que sabrá ajustarte los batidos de proteína a tus necesidades. No como el cachitas o el tipo de la tienda de suplementación, que esos no saben nada de tu vida. Recuerda que la suplementación es un mundo muy complejo y hay que saber entenderlo bien. En MyProtein te lo cuentan todo y yo confío bastante en ellos. Si quieres un 15% de descuento, ¡pincha aquí y usa el código MYPZORRANBROKN!

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 − 2 =