24 Oct 2017

Carta a esa Elite Zorrita solitaria

No hace mucho, me desanimaba de forma extrema por una cosa que, seguramente, a muchas personas les parezca una gran gilipollez, pero que a mi me ha hecho plantearme las cosas seriamente más de una vez. El caso es que, hace unas semanas, me sentí más sola que nunca entrenando. Y no porque no tuviese a mis compañeros animando o apoyándome en cada No Rep, sino porque, en el fondo, cada vez que entreno me falta algo. Y es que, aunque no lo quiera –o no me lo haya planteado hasta hace poco- me siento como una loba solitaria o, más bien, como una Elite Zorrita solitaria.

Y sí, me suele faltar algo que, cuando miro a mi alrededor, todo el mundo suele tener: una compañera. Es cierto que están mis compañeros y que ellos, en ningún momento, me dejan sola. Tampoco me dan de lado por ser mujer e ir mucho más lenta que ellos, por ejemplo. Pero, aunque siempre me estén animando, no llego a sentirme del todo “completa” y sí, sé que es absurdo. Pero también sé que muchas Elite Zorritas, entienden lo que estoy diciendo. No creo que sea la única mujer del mundo que se haya dado cuenta de que, en Crossfit, hay muy pocas mujeres que se tomen esto en serio. Es decir, sí, hay un montón de chicas compitiendo y demostrando que son RX y demás pero… ¿de verdad son tantas si nos ponemos a contar que en España hay más de 400 Boxes oficiales y no oficiales a patadas? Yo creo que no. De hecho, cada vez faltan más chicas RX o al menos Elite Zorritas que se tomen este deporte relativamente en serio y no como un simple juego pasajero con el que ponerse relativamente buena. Y al final, muchas de esas Elite Zorritas que se esfuerzan por conseguir todo lo que se proponen, no solo en cada WOD, sino en la vida en general –gracias a lo que el Crossfit te da a nivel mental-, se sienten bastante solas y perdidas porque, de cada 10 Crossfitter que se toman las cosas en plan “serio”, solo hay una mujer. Y sinceramente, entristece.

Sí, sé que esto es un deporte en el que no hace falta ir a muerte, que no hay problema por que no queramos competir, que hay que jugar y blablablá elevado al infinito. Lo tengo asumido pero… ¿tampoco tomárselo aunque sea un poco en serio? Quizás solo sea cuestión de mi hora de entreno o de mi Box pero solo he tenido el honor de conocer a una Elite Zorrita con la que morir de ganas por entrenar y eso, sinceramente, me rompe el alma darme cuenta de que, como siempre, las mujeres demostramos bastantes pocos huevos para salir de nuestra zona de confort, más conocida como Step, bodypump o Spinning.

Elite Zorrita solitaria

Sin embargo, tengo que decirte que jamás me voy a cansar de ser una Elite zorrita solitaria porque, aunque a veces me siento solo y un poco perdida, creo que he ganado mucho más de lo que jamás hubiese pensado o creído. Y sí, sé que te va a sonar extraño porque no he hecho más que quejarme hasta el momento, pero te digo que, me ha valido más la pena que otra cosa. Porque, aunque he pasado por las manos de muchas compañeras, siempre he estado protegida por los mismo brazos de mis compañeros. Los que siempre me han apoyado, día tras día, WOD tras WOD y, por supuesto, me han ayudado a levantarme caída tras caída.

Querida Elite Zorrita solitaria, créeme cuando te digo que, a pesar de sentirte más fuera de lugar que otra cosa la mayoría de días –normalmente porque levantes un peso de mierda o hagas tiempos de mierda en comparación con tus compañeros- vale la pena ser esa que aprieta los dientes y que a pesar de ser la única representante femenina de este deporte, tiene lo mejor que le podría haber pasado en la vida. Sí, tus compañeros, con los que te picas, con los que te enfadas por estar tan tochos. Esos compañeros que, aunque aún no lo veas claro del todo, te han dado más que nadie desde que estás en el Box. Así que deja de quejarte por ser esa Elite Zorrita solitaria y, ¡apláudelo!

 

Picarse tiene un significado diferente a su lado

Sí, gran parte de la historia viene por esa puta mierda porque, aunque no me guste competir, me encanta llevarme al límite y eso implica picarme con quien sea y cuando sea. El hecho de ser una Elite Zorrita solitaria en mi hora de entrenamientos, me deja bastante fuera de ese juego y me obliga a tener que enfrentarme a mis compañeros y, aunque me encanta, acabo más reventada que un pañuelo usado por uno que tiene la gripe. Y aunque en el fondo es una sensación que me encanta, también me entristece. No sé si tú, que estás leyendo estas palabras, estás pensando lo mismo que yo. Quizás sea una de esas pocas personas que no ha encontrado a su Partner In Crime cada vez que va al Box o, quizás sea simplemente una chaladura zorril, pero si te pasa, solo decirte que te animes porque, sinceramente, la satisfacción que te da competir con tus compañeros es demasiado plena.

Gracias a ser una Elite Zorrita solitaria he aprendido con la calma, con la intención de, simplemente, ser mejor que yo el minuto anterior –aunque sí, siempre he creído que si practicaba mucho la técnica algún día les ganaría en algún WOD, aún sigo en ello-, disfrutando del viaje que, seguramente, no hubiese hecho si hubiese tenido a otra Elite Zorrita con la que picarme todos los días. Básicamente porque, como buena picona que soy, me hubiese obcecado en lo negativo cada vez que ella hubiese mejorado algo de sí misma y yo no. Así que, por suerte –y por desgracia- me he apretado según MIS necesidades pero siempre teniendo como referentes a personas a las que admiro por su constancia y dedicación.

Empiezas a ver las cosas más sencillas

Te voy a decir que, aunque me siento más sola que la una a veces cuando no tengo a esa compañera con la que cuchichear y marujear, ¡soy muy feliz cuando lo hago con mis compañeros! Y lo soy porque me han enseñado algo que, para mi, es esencial y es que la vida es fácil. Esa es la palabra: FÁCIL. Sencilla. O lo das todo o no lo das. O aprietas los dientes y lo intentas o pierdes. O te esfuerzas y vas tras lo que quieres aunque no lo consigas, o simplemente te quedas mirando cómo los demás sí que lo consiguen. Y la verdad es que, ser una Elite Zorrita solitaria vale mucho la pena por solo estas cosas.

Sé que ahora es complicado entenderlo o, si llevas mucho tiempo como Zorrita solitaria, vas a entender a la perfección lo que estoy diciéndote porque lo vives día a día. lo cierto es que, aunque te enfurruñes porque no te salen las cosas, te sientes agradecida por tener a gente a tu lado que te hace sentir más de lo que crees. Gente que te enseña, que invierte su tiempo en ti, que te hace crecer y te dice las cosas desde el corazón porque, a pesar de que te sientas sola, no lo estás y nunca te van a dejar sola. Que sí, que cuando ellos acaben el WOD antes que tú te vas a sentir un poco mierder, pero cuando los oigas apretarte, contarte, empujarte… eso se pasa y simplemente te sientes plena y feliz porque aprendes que no hay envidias, no hay egos y no hay luchas por ver quién es más que quién. Entiendes que, aunque seas la única chica que se aprieta y ellos, se tengan los unos a los otros, tú eres una más y no por tu sexo, sino por lo que das, por lo que demuestras de forma constante.

Entiendes lo que es el respeto

Como te he dicho, siendo una Elite Zorrita solitaria, te das cuenta realmente de lo que es este deporte y, aunque odie admitirlo, es inevitable que, entre mujeres, no hayan envidias y críticas pero eso es algo que no he visto nunca con mis compañeros. Y lo agradezco, de una forma que a penas soy capaz de expresar más que con un sencillo “Gracias”. Porque, gracias a ellos, vas a conseguir ver más allá de una vagina o unas tetitas –o pechotes, si los tienes-, vas a conocerte a ti, por dentro y sin límites. Sin pensar en lo que dirán, en lo que te van a criticar porque, por fin, podrás ser tú sin que nadie te critique pero con muchas personas que te tiendan la mano cuando falles, que te miren con admiración y que te hagan sentir mejor de lo que te sientes tú por dentro.

Es entonces, cuando entiendes el verdadero significado de la palabras respeto, amor y familia porque, aunque como en cualquier casa siempre hay habas cociéndose, te sientes acompañada dentro de esa soledad de sentirte única en tu especie. Porque ellos te hacen –y te harán- más fácil la vida, sin que casi te des ni cuenta, sin que lo veas claramente hasta que no te pares a pensarlo. Y te lo digo porque, gracias a ellos –o gracias a compararte con ellos y querer alcanzarlos- vas a convertirte en una nueva versión de ti misma que nunca te hubieses imaginado.

Vas a hacerte fuerte por dentro y por fuera

Como buena Elite Zorrita solitaria, me he visto en la tesitura de tener que apretarme mucho más de lo que jamás hubiese creído –y/o querido- solo por el simple hecho de no quedarme atrás. Está claro que también podría haber hecho como muchas otras y conformarme con lo que hago, sin expectativas de crecer ni de ser mejor de lo que ya soy y dejando que las cosas vengan solas, pero te digo que ser esa mujer solitaria que se pica con sus compañeros, te va a hacer mucho más fuerte de lo que jamás te hubieses esperado. Y si, es porque, en algún momento, tu cerebro empieza a envidiarlos y te hace querer ser como ellos, aunque de forma racional sabes que es imposible. Y eso te lleva a picarte, no con ellos, sino contigo. Y te hace querer subir tus RM –sobre todo en pecho, que es donde más sobrados van ellos- para poder decir “¡JÁ! Te voy a patear el culo” y ellos, se van a sentir orgullososo de que lo hagas porque, aunque no lo creas, los Crossfitter ven a las Elite Zorritas solitarias como alguien a quien admirar y, aunque te cuiden más de lo que te gustaría porque te hacen sentirte débil otra vez, te aseguro que dentro de ellos solo hay admiración y mucho amor.

Y eso, te va a enseñar muchas cosas de ti misma, cosas que quizás nunca hubieses visto si no te hubieses sentido sola, si no te hubiese dado por querer imitarlos, por querer ser como ellos. Y aunque siempre te voy a decir que NO debes compararte con nadie, siempre te diré que tener referentes es NECESARIO para poder seguir creciendo. Pero no tener a las Dottir, a Froning o Fraser como referentes, porque, aunque no lo quieras admitir, están en una liga que tú, jamás llegues a jugar, pero sí a esos compañeros que, día a día, te han demostrado que la constancia es lo único que vale la pena para poder ser mejor Elite Zorrita y, por supuesto, mejor persona.

 

Así que deja de sentirte sola Elite Zorrita solitaria, porque aunque no lo veas ahora –o aun-, lo que te dice tu mente es irreal y, de hecho, estás viviendo lo mejor que puedes vivir en mucho tiempo: aprender las cosas a tu ritmo, acompañada de gente que, aunque no son de tu mismo sexo, son tus compañeros para TODO, y, por supuesto, estás aprendiéndote, algo que todos necesitamos hacer y que, el hecho de tener tantos puntos donde compararnos, no nos permite hacer. Aprieta el culo, llora lo que tengas que llorar y sigue adelante porque, lo creas o no, algún día tendrás a más Elite Zorritas a tu lado que te complementarán y te harán ver que, todo ese camino del que tanto te has quejado –o te quejas, como yo- ha valido la pena.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + 18 =