09 Ene 2017

Carta a mis compañeros Masters

Muchas veces me sorprendo a mi misma mirando vídeos de gente mucho más joven que yo haciendo cosas increíbles en Crossfit y me quedo alucinada aunque obviamente no debería. ¿Que por qué? Pues es muy sencillo: a más juventud más agilidad y más posibilidades de mejorar en todo lo que te propongas. Al fin y al cabo, entrenar es como aprender una nueva lengua: cuando más joven seas mejor se te dará porque tienes más capacidad de absorción de conceptos. Sí, tristemente es así.

Ahora que, por suerte –aunque creo que más bien para mi desgracia- estoy más metida en el tema del Crossfit, veo a más niños y adolescentes que lo están petando entrenando. Y sí, me da rabia porque soy una picona y la paciencia no es exactamente una de mis virtudes –aunque debería serlo por ser Crossfitter– así que en cuanto veo a esos niños hacer cosas increíbles a mi me entra el ansia por querer hacerlas. Pero, lo que seguramente no sepáis que sé, es que a vosotros esto también os pasa y mucho más de lo que os gustaría.

compañeros masters

Sin embargo, creo que nos estamos confundiendo porque, ¿realmente es increíble que un niño que lleva tanto tiempo entrenando sea más crack que nosotros? Yo creo que esto no es lo que debería sorprendernos. Y a mi, personalmente, no lo hace desde hace ya un tiempo. Un tiempo en el que me di cuenta de que hay gente que se merece mil veces más mi admiración que un chiquillo que está súper preparado. Sí, esas personas son mis compañeros Master.

Admiro la fuerza de todos y cada uno de vosotros

No sé cómo serán los vuestros, pero al menos mis compañeros Master son la leche. Son personas incansables que están llenas de pasión, que nunca se rinden a pesar de estar rodeados de personas que pueden darles una paliza en el culo solo con mirar la barra, durante un día de técnica de Snatch. Pero aún así, en mi Box, ninguno de ellos se achanta, ni se asusta, ni se acompleja. Algo que me hace sacar pecho y sentirme honrada de poder entrenar a su lado porque si hay algo que caracteriza a un buen Crossfitter es que no se rinde ante el miedo o el posible peligro. Un Master siempre lo intentará aunque su cuerpo esté a punto de estallar de agujetas.

Nunca he visto a un compañero Máster decir “Esto yo no lo hago” a pesar de haberlo visto en las nuevas generaciones de Crossfit que, supuestamente, son las que lo tienen que petar. Está claro que hay días y días, pero no puedes decir que no quieres hacer algo porque sea un ejercicio que no te gusta o no se te da bien, porque eso a todos nos pasa. Y por supuesto, un Master, tiene muchas más probabilidades de verse en la tesitura de no poder hacer un Gimnastic con soltura o un ejercicio de Halterofilia pesado simplemente por el hecho de que su mente es mucho más racional, lo cual hace que su instinto le haga refrenarse. Aún así, nunca he oído que ninguno diga que no se plantea intentarlo.

Gracias por enseñarme a no desistir

La fuerza y las ganas con las que entrenáis me hacen ver que cualquier cosa es posible y que lo es a cualquier edad porque realmente no hay una edad para empezar o seguir mejorando en algo que realmente te apasiona. Eso me lo enseñáis todos y cada uno de vosotros a diario, cuando os veo sufrir como al que más en un WOD con ejercicios que sé que se os resisten. Gracias por hacerme ver que todo es cuestión de cabeza, de reeducar a la mente para que no falle cuando se le exige de más al cuerpo. Pero sobre todo, gracias por hacerme comprender que no hay límites más allá de los que yo me he impuesto en algún momento de mi vida.

Sé que a veces puede resultar frustrante ver que hay alguien que lo hace mejor que tú en menos tiempo y por eso sois, muchos de vosotros, mis puntos de referencia. Demostrarme que, a pesar de lo que cuesta, no hay quien os pare es algo que os agradezco diariamente porque os veo sudar y luchar contra esos pesos o esos movimientos en los que os quedáis bloqueados pero que aún así aprendéis cosas nuevas, por mucho que todo parezca negativo y una mierda. Gracias por hacerme ver que desistir solo es una opción que contemplan los débiles, compañeros Master. La edad solo es un número que nos impone la sociedad y que, muchas veces, nos hace que nos limitemos a nosotros mismos porque “estamos mayores ya para esas cosas”.

Gracias por ser un ejemplo para seguir creciendo como persona

No solo admiro vuestra fuerza física, sino también vuestra fuerza de voluntad. Admiro esa determinación y esa confianza que tenéis todos, aunque todos vuestros compañeros puedan con el WOD que toca y a vosotros se os resista. Y, he de admitir que no solo la admiro cuando estamos en el Box, sino que también la tengo muy presente en mi día a día porque si vosotros podéis hacer un Snatch perfecto, ¿quién soy yo para decir que no voy a poder llegar lejos? Gracias por dejar a mis dudas en evidencia, gracias por enseñarme a que no todo sale bien a la primera, pero sobre todo gracias por pincharme para querer ser siempre un poco mejor Crossfitter y persona, tanto dentro como fuera del Box.

Cuando alguno me ha dicho eso de “vales más de lo que crees” al principio no lo entendía, de hecho ni me lo creía. Sin embargo, después de tanto tiempo entrenando a vuestro lado, he entendido lo que queríais decir porque os he visto pelear con pesos oficiales, con WODs oficiales y con los WOD de los open sin titubear y sin miedo a fracasar. Porque, ¿qué importa lo que piense la gente si tú eres feliz con lo que has logrado ese día? Gracias por demostrarme que, a pesar de que muchas veces el coco me juegue malas pasadas, siempre voy a poder ser un poco mejor de lo que era ayer, sea o no gracias a una buena experiencia, y ese aprendizaje os lo debo a vosotros.

Gracias por ser padres sin tener por qué

Sé que muchas veces puedo ser la más torpe del mundo, ya lo sabéis vosotros también. La barra y yo parece que nunca llegaremos a ser amigas porque siempre acabamos pegándonos golpes, por lo que yo siempre voy llena de moretones por todos los lados. Sí, mucha Zorra C****f**ter pero soy más torpe que un ciego sin su bastón, es así. Por eso, quiero daros las gracias por preocuparos por mi, por hacerme el “curasana” tantas veces que creo que a este ritmo vuestros hijos se van a poner celosos. Gracias por explotarme esa ampolla que a mi me da tanta grimilla quitarme, sabéis que sino la tendría ahí hasta que se me hiciese un derrame interno. Y gracias, sobre todo, por obligarme a quedarme en casa o no dejarme entrenar cuando estoy mala. Cuesta hacerme entrar en razón pero eso de “Haz caso a tus mayores” me tiene en shock aún.

Gracias, por supuesto, por enseñarme a seguir siendo fuerte, por cuidarme y quererme, pero gracias también por seguir inculcándome valores que, a día de hoy, son esenciales en mi vida. Gracias por demostrarme que el compañerismo SIEMPRE tiene que ir por delante del sexo y de la edad, gracias por demostrarme que crear una familia que no tiene nada que ver con la sangre es más que factible con un poquito de empeño y de esfuerzo. El Crossfit me ha dado mucho, lo sabéis, me ha enseñado mucho, pero he de decir que los que realmente me habéis enseñado lo que es la AMISTAD y el RESPETO –así, en mayúsculas- sois vosotros. Esos valores son los que me hacen fuerte a día de hoy, fuera y dentro del Box, unos valores que, seguramente, de no haberos conocido, nunca hubiese entendido –no al menos hasta pasados unos cuantos años-.

La paciencia es la madre de la ciencia” y de cualquier historia y cosa que te propongas, eso es así. Sí, la paciencia es algo que tiene que cultivar en crossfit si de verdad quieres mejorar, hacer grandes cosas o, simplemente, no quieres acabar ahorcándote en mitad del Box con la cuerda del Rope Climb. Y eso un Master lo sabe, pero yo hasta que no empecé a entrenar con ellos, nunca lo entendí del todo. Es cierto que ya me había hecho un poco más paciente, pero creo que nunca tanto como ahora que entreno todos los días con mis compañeros Master, donde he aprendido que un día malo es lo mejor que te puede pasar en Crossfit porque aprendes más que en cualquier otro momento, cuando he comprendido que con paciencia se llega realmente LEJOS.

Gracias por el apoyo incondicional SIEMPRE

Sé que aquí no importa quien gane o quien pierda, sé que el Crossfit no va de eso, pero quiero daros las gracias compañeros Masters por siempre tener palabras de aliento, reconfortantes y amables haga lo que haga y consiga lo que consiga. Sé que no tiene que ser fácil actuar de padre o madre en el Box, por eso siempre os estaré agradecida. Estar cuando se gana es lo sencillo, estar cuando se pierde es lo único que te demuestra quien vale la pena realmente. Así que os agradezco que siempre estéis ahí, animando y apoyando al personal sin esperar absolutamente nada a cambio, porque eso hace honor no solo a lo que sois, sino a lo que transmitís: fuerza, respeto y cabeza. Sobre todo cabeza.

A decir verdad, lo que más me hace sentirme orgullosa de entrenar con mis compañeros Master es saber que ellos SIEMPRE tienen una palabra de aliento y ánimo cada vez que estoy tendida en el suelo deseando que llegue la muerte a mi encuentro. Y si os fijáis, es más común en ellos en cualquier Box, supongo que porque saben dejar el ego de lado y centrarse en lo que realmente importa: la amistad y el entrenamiento. Y os digo que por esas es por las que vale la pena luchar y a las que vale la pena cuidar, porque no importa la edad que tengan, siempre estarán ahí por ti.

Si he descubierto algo de mis compañeros Master es que siempre te ayudarán a conseguir tus metas, de forma incondicional, aunque sepan que a ellos les queda mucho aún para llegar a ese punto. Porque no hay nada que un compañero no haga por ti, es cierto, pero no hay realmente nada que un compañero Master no te enseñe a conseguir. Gracias por empujarme en esos días en los que faltaban las fuerzas, no solo con vuestro ejemplo, sino también con vuestras palabras de ánimo. Sé que me puedo poner un poco pesada –e insoportable- cuando no me salen las cosas pero vuestras palabras, abrazos o palmadas en la espalda son lo que me hace recordar que las piedras en el camino valen la pena cuando tienes a alguien que te tienda la mano. Gracias por saber escuchar y reíros de mis tonterías, que sé que pueden ser muchas al cabo de un WOD, pero sobre todo os agradezco esos “Vamos” o esos “No pares ahora” cuando me falta el aliento y quiero desistir. Veros enfrentaros a vuestros miedos y limitaciones es lo que me hace ser un poco más fuerte y mejor cada dque consigas tus objetivos con apoyo, paciencia, pero sobre todo con da la vida, que te demuestra lo que puedes conseguir si ponía.

Un compañero Master, además de compañero, es un padre/madre que te enseña las lecciones que te da la vida, que te demuestra lo que puedes conseguir si pones un poco de tu parte, el que hace que consigas tus objetivos con apoyo, paciencia, pero sobre todo con conocimiento de causa y amor propio. Por todo eso, ¡gracias compañeros Master!


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. Juan jose dice: enero 30, 2017 at 8:28 pm

    Tienes muchisima razon. Yo soy un master cincuenton. Me vacio todos los días en en wod. Con compañeros.a los que doblo en edad, pero con mi teson y su apoyo acabo siempre suoer contento.de mis compañerosby de mi esfuerzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × dos =