04 Mar 2016

La Cheat Meal

La cheat meal es la comida más esperada de la semana. No porque estemos ansiados –que también- sino porque es uno de los momentos que más disfrutamos. El que esté metido en el mundo del deporte, sabrá que la dieta es algo que se ha de seguir sí o sí. No hablamos de una dieta estricta, contando cada gramo o caloría que nos metemos en el cuerpo, sino que hablamos más bien de hacer cada comida como se tiene que hacer, cuando se tiene que hacer y ajustada a las necesidades.

Es posible que muchos estéis ahora en una etapa más de definición –por aquello de que se acerca el verano y eso- y que sí que estéis siguiendo una dieta estricta para poder bajar de peso y llegar a los objetivos que os habéis marcado.

Estemos en la dieta que estemos, busquemos los objetivos que busquemos… la cheat meal debe formar parte de nuestro plan nutricional sí o sí.

cheat-meal-happy

Cómo y cuándo hacer la cheat meal

A pesar de que mucha gente se ralla después de hacer la cheat meal, lo cierto es que es necesaria para poder soportar la dieta tanto física como emocionalmente. Si hay algo en lo que suelen caer las personas cuando llevan a cabo una dieta es en la ansiedad. El hecho de saber que están restringidos, que no pueden hacer X o Y les hace sentirse presionados y romper con la dieta más de lo que quisieran. De ahí que nazca la cheat meal y que, además, sea esencial implementar el Mindful Eating para poder llevar a cabo una buena dieta sin perder la cabeza, al menos del todo.

Lo más normal es que este tipo de comidas trampa se realicen los findes ya que son los días más sociables que tenemos en nuestro día a día, a no ser que llevemos unos horarios distintos al resto del mundo, que es lo que suele pasar. Lo recomendable es hacer este tipo de comidas una vez o dos a la semana y sin pasarse en exceso. Obviamente eso de “Me lo como todo porque es la comida trampa” no vale. Hay que ir con moderación, sobre todo para que no nos siente mal, ya que venimos de una temporada en la que seguramente no estemos abusando de hidratos “malos” por lo que esto puede afectarnos al estómago de forma negativa. No sería la primera vez que escucho a alguien decir que después de su cheat meal ha acabado en la taza del váter toda la noche.

Es muy importante recordar que la cheat meal significa “comida trampa”, no “fin de semana completo trampa y por los aires”. Muchas –donde me incluyo- nos dejamos llevar por las risas, las ansias y las comiloas con amigos y familia. Esto, lo único que hace es que nuestro cuerpo se acostumbre a los carbohidratos procesados y que sintamos mucho más ansiedad de la que deberíamos después de las comidas trampa. Sí, a lo malo el cuerpo se acostumbra enseguida.

Disfrutad la cheat meal pero siempre con control es esencial para que luego esto no os pase factura a lo largo de la semana.

cheat meal

Beneficios de la cheat meal

Como ya he dicho, todos ansiamos la comida trampa de la semana –o las comidas trampa- por el hecho de que son el momento relax que nos podemos permitir para poder disfrutar de la comida. En estas comidas, el aporte de hidratos puede ser mucho mayor, pero aún así debemos controlarnos para no comer hasta reventar.

Sí, la cheat meal forma parte de una alimentación sana ya que tiene muchos beneficios para todos nosotros.

Beneficio psicológico

Llevar una dieta estricta es algo agotador, sobre todo a nivel emocional. El hecho de vernos limitados, restringidos en nuestro poder de decisión es algo que nos afecta a todos y puede acabar desembocando en estrés y ansiedad, algo muy contraproducente en una dieta. La cheat meal proporciona un “respiro” ya que es como la recompensa por haber hecho las cosas bien. Para muchas personas, la cheat meal representa su momento de gloria ya que se permiten comer lo que más les gusta y lo que nunca podrían meter en la dieta. Está claro que hay que hacerlo con moderación, pero disfrutarla y saber que no hay presiones es uno de sus principales beneficios.

Acelera el metabolismo

Lo creáis o no, cuando estamos en una dieta, sea del tipo que sea, llega un momento en el que el metabolismo se duerme, sobre todo si se sigue de forma constante y estricta. Hacer una comida trampa ayuda al metabolismo ya que hace que recoja mejor los nutrientes y se sienta preparado para seguir una semana más con la dieta. La comida trampa, también favorece a la termogénesis porque el cuerpo, de forma inesperada recibe una serie de alimentos que no “sabe digerir” por lo que se pone a trabajar mucho más rápido y de forma más activa.

Recarga de glucógeno

Cuando se sigue una dieta de bajada –o sea una dieta hipcalórica- lo más normal es que los depósitos de glucógeno del músculo se vean afectados. Esto, por lo general, se traduce en mucho más cansancio del habitual y en poca energía a la hora de hacer cualquier cosa. Por eso, la comida trampa puede suponer una buena forma de recargarnos, no solo de forma anímica sino también de forma física. Pero ojo, ¡¡como ya he dicho en la cheat meal no todo vale!! No por muchas más comidas trampa que hagas o por mucho más que comas en ellas, vas a recargar más los depósitos de glucógeno.

Aumenta los niveles de leptina

La leptina es una proteína que se libera en el tejido adiposo –las grasitas de nuestro cuerpo-. Aunque está vinculada a la obesidad, es esencial para el control del peso corporal. Es una proteína que aumenta el gasto calórico y metabólico. Por otro lado, es la encargada de enviar señales al cerebro de saciedad.

Hacer la cheat meal es esencial para poder seguir adelante con la dieta, sobre todo si estamos en una hipocalórica. Recuerda que el control es la clave del éxito en todo esto. Ser una buena Zorra Crossfitter solo depende de ti.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 6 =