14 Mar 2016

¿Por qué comer sano?

No sé cuántas veces habréis escuchado eso de que “El cuerpo se construye en la cocina”, pero no hay nada más cercano a la realidad que eso. La realidad es que hagas dieta o no, debes comer sano y no solo por cuestión de pesar más o menos, sino porque comer de forma saludable es beneficioso para todos los ámbitos de tu vida.

Esta es la realidad: si no quieres acabar con un trillón de enfermedades a los 40 debes comer sano. Sí, el sobrepeso o el no tener el vientre plano solo son problemas colaterales, pero los principales se gestionan en tu organismo. Acumular mierda es lo que tiene, que al final el cuerpo es incapaz de depurarla.

Yo no entiendo a toda esa gente que va a los centros estéticos para hacerse limpiezas, peelings, baños en noseque mierdas para drenar y depurarse cuando lo que de verdad importa –y mucho más de lo que crees- es la alimentación. ¿Que no? Sigue leyendo.

comer sano

6 razones por las que tienes que comer sano

Eres más feliz

Los azúcares –los saturados, digo-, las grasas –trans o saturadas, por supuesto- y el fast food no son nada beneficiosos para tu organismo. Esto altera las sustancias químicas que regulan tu estado de ánimo –la dopamina, la serotonina y los estrógenos principalmente- y hacen que acabes depresiva perdida. ¿Se puede combatir? Por supuesto. Alimentos como la creatina –presente en la carne roja-, el Omega3 –del pescadito azul-, y la vitamina D en los lácteos te ayudarán a combatir estos desajustes. Por supuesto, lo primero que tienes que hacer es limitar la ingesta de lo no saludable y aumentar la de los alimentos que sí lo son.

Además, como bien indica un estudio en el Journal of the American College of Caridology, los flavonoides –presentes en el chocolate negro y en la miel, por ejemplo- ayudan a tener los niveles de adrenalina mucho más controlados. Por eso, es importante tener claro que los alimentos influyen en nuestro nivel de estrés. Un aumento de azúcares saturados, grasas trans y otros elementos –como aromatizantes, conservantes, etc- pueden alterar tus neurotransmisores, sobre todo los encargados de nivelar tu estrés en el día a día –cortisol y adrenalina-, haciendo que la serotonina y dopamina disminuyan.

Más inteligente tú serás

Puede sonar a gilipollez, pero según la Universidad de Medicina Rush, Chicago, demostró que comer mierda –o sea, grasas saturadas y alimentos procesados- reducen las capacidades cognitivas. Para acabar de flipar… ¡reduce el tamaño del cerebro a largo plazo! Sin embargo, un envejecimiento saludable es posible gracias al consumo de Omega3 a través de pescados, frutos secos y el aguacate. Estos alimentos ayudan al rendimiento cerebral, te lo digo.

Además, comer este tipo de alimentos te ayudará a mejorar tu productividad. No solo porque tus digestiones serán menos pesadas, sino porque estimularás la aparición de neurotransmisores, lo que te ayudará a estar mucho más activa y más atenta a todo.

Tu cuerpo estará más sano

Comer sano te ayudará a mantener a raya muchas más enfermedades de las que crees. La variación en este tipo de alimentación es la clave del éxito. Por ejemplo, incluir las setas en tu dieta te ayudará a prevenir posibles cánceres, sobre todo los que tienen que ver con las hormonas –cáncer de mama, de útero, etc.-. Esto se debe a que las setas ayudan a mantener estables los niveles de estrógeno.

Además de esto, ayudarás a tu cuerpo a tener un mejor sistema inmune, evitándote así los malditos gripazos, los cólicos o las malditas enfermedades de la zona íntima –como la candidiasis y la cistitis-. Si tienes las defensas intestinales controladas, tu sistema inmunitario se mejora y fortalece. Por otro lado, tu corazón funcionará mucho mejor ya que la sangre portará menos azúcares, algo que a las mujeres nos beneficia especialmente porque nosotras tenemos más posibilidades de morir de una enfermedad del corazón que de otra cosa.

Otro de los beneficios de comer sano, es que previene la osteoporosis, según la Fundación Nacional de la Osteoporosis de EE.UU. Según un estudio, introducir frutas, verduras, pescados y frutos secos es muy beneficioso para nuestro organismo y más para nuestros huesos. Por último… ¡comer sano te ayudará con los posibles problemas oculares! Obviamente no va a hacer magia y la que ya tenga miopía, miope se quedará, pero sí que te ayudará a controlar las cataratas y la degeneración macular. Este tipo de problemas se achacan, en la mayoría de las ocasiones a hiperglucemias debido a una mala alimentación. Por ejemplo, los diabéticos suelen sufrir este tipo de enfermedades de forma común.

Estarás más guapa

Sé que por estos lares hay un millón y medio de presumidas -¡a mi no me engañáis!-. Pues bien, llevar una alimentación controlada –que no dieta, solo comer sano- te va a ayudar a estar un poco más guapa de lo habitual. Tu piel, que es el órgano más grande del cuerpo, se verá beneficiada por que comas sano. En el encuentro de la Sociedad Americana de Clínica, asegura que las personas que tienen más vitaminas en su cuerpo, tienen una piel mucho más bonita. El caso es que al liberarla de los radicales libres, evitarás las manchas y las arrugas de la edad, además de prevenir el desarrollo de cáncer de piel.

Teniendo en cuenta que comiendo sano proteges tu flora intestinal, no es de extrañar que esta se regule. Sí, esto lo que va a conseguir es que vayas más y mejor al baño, haciéndote evitar esa hinchazón que tanto odias. La fruta, la verdura y los lácteos son lo mejor para esto pues ayudan en la regeneración de las bacterias buenas, las que se encargan de deshacer los alimentos. ¿Alguna vez has oído hablar de la hinchazón? Seguro que has visto un montón de anuncios sobre la inflamación tan temida. Pues bien, comer sano te ayudará a controlarla sobre todo si incluyes en tu dieta los granos enteros en vez de los refinados. Estos ayudan a controlar la proteína C-reactiva que produce el hígado cuando se inflama el cuerpo entero.

Dormirás mejor

Una dieta equilibrada no solo te ayudará a perder peso, sino que además te va a ayudar a dormir mejor. Las digestiones pesadas son lo peor si lo que queremos es descansar de verdad, es decir entrar en fase REM. La comida basura o preparada contiene muchas grasas, muchos azúcares y muchos químicos con los que el cuerpo no puede trabajar muy bien, por eso, las digestiones pesadas son muy comunes. Beber mucho agua te ayudará a limpiar el organismo por lo que la digestión será más fácil de hacer y eso te ayudará a tener un mayor y mejor descanso. Esto se debe a que se ingieren los antioxidantes necesarios que el cuerpo exige y esto controla las hormonas del sueño.

Entrenarás mejor

Obviamente, cada decisión alimenticia que tomemos va a afectar a nuestro rendimiento en el entrenamiento. La hidratación, las vitaminas y los minerales presentes en las frutas, verduras y pescados son esenciales para nuestro organismo. Por supuesto, comer sano no implica eliminar de nuestra vida los carbohidratos. Eso no se debe hacer porque son nuestra gasolina, por eso se recomienda que, una hora antes de entrenar, se tomen algunos carbohidratos o grasas saludables, como un puñado de almendras o nueces, o una barrita de carbos antes de entrenar.

Comer sano, va a aumentar significativamente tu energía gracias al aporte de vitaminas D y B que encuentras en las proteínas y en las grasas saludables –frutos secos, aguacate, etc-. Estos alimentos, además de los carbos, te ayudarán a mantener a raya el azúcar en sangre evitando que tengas picos. Esto hará que tengas energía y fuerza durante el día y más después del momento crítico de las 19 donde el cuerpo entra en una especie de letargo y le entra el ansia por comer muchísimo. Por otro lado, -y por supuesto- te sentirás mucho más fuerte. Las proteínas te ayudarán a construir el músculo que necesitas y esto es lo que te hará sentirte mucho más poderosa día a día. Si las complementas con un poco de carbos y muchas verduras… ¡tienes el pack completo!


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 6 =