22 Jul 2017

Carta a mi compañera novata de Crossfit

Querida compañera novata de Crossfit, sí, sé que nunca te he escrito ni te he dedicado nada más allá que algún comentario en Facebook y algún pequeño reconocimiento a cuánto has avanzado en este poco tiempo. Sinceramente, no me lo esperaba y no es que lo diga para mal, ¡eh! Lo digo para muy bien porque aunque tú no lo creas, te has convertido en esa compañera novata que evoluciona rápido y, como dirían en el instituto, “progresa adecuadamente”.

Siempre he creído que esa frase tenía cierto retintín por parte de algunos profesores, así que espero que no creas que te digo todo esto con sorna, porque no lo hago y es lo último que quiero que pienses o imagines en este artículo. Te escribo de forma sincera, clara y desde el corazón porque llevo días acordándome de ti porque conseguiste que me viese reflejada en ti cuando te vi sufriendo el otro día en clase de técnica de kipping.

Carta a mi compañera novata de Crossfit

Sí, lo sé, es una puta mierda. Ahora mismo crees que eres más jamón –o mono- que persona cada vez que te cuelgas de la barra. Una mierda, lo sé. Es una sensación bastante desagradable, sobre todo cuando te ponen con la tipa que sí que controla. Lo siento por eso. Aún así, creo que las dos nos divertimos mucho el otro día. Para mi fue todo un placer y un honor poder ayudarte a mejorar porque me ayudaste tú a mi también, no solo a mejorar mi técnica por obligación –te tenía que explicar cómo coño lo conseguía y un “Así” no te servía de nada-, sino a ser un poco mejor persona de lo que lo era el día de antes

Sé que es difícil hacerlo pero ten paciencia

Como digo siempre, la paciencia es el arte de la ciencia y te aseguro que, aunque no lo parezca, el Crossfit es una ciencia que a muchas mujeres nos cuesta mucho de entender. Sobre todo porque todo –y cuando digo “todo” es TO DO- parte de un movimiento explosivo de cadera que a nosotras nos cuesta más asumir que a ellos. Ahora que ya ha pasado el tiempo para mi, lo entiendo más y mejor, créeme cuando te digo que ahí la biología les da puntos extra. Sé que agobia tener una coordinación nula y sentirte más un lastre que otra cosa. También sé que da mucha vergüenza el hecho de que el Coach siempre te esté corrigiendo a ti y a los demás solo nos dé algunos truquiconsejos. No te agobies, no eres un lastre para nadie porque todos hemos pasado por eso, de verdad te lo digo.

Los principios son muy duros en Crossfit pero hazme caso: cuando te digo que la técnica es lo ÚNICO que te va a hacer crecer rápido en este deporte, te lo digo de verdad. Deja de centrarte en si mueves más o menos peso. Céntrate en cómo es el movimiento, qué te hace sentir, cómo fluyes – o cómo no lo haces- con la barra… Eso es lo único que debería importarte ahora y no cuántas dominadas eres capaz de hacerte. Es normal que no sepas hacer una dominada estricta, eso tarda mucho en venir. Es más, ¡tarda más que las que estuvimos practicando!

Deja de darte vergüenza ajena

Aún sigo impactada por lo que me dijiste. ¿Cómo coño puedes darte vergüenza por no sacar un movimiento cuando solo llevas unos meses en el Box? Eso no debería estar permitido. De hecho, no lo está y ninguno de los “veteranos” te dejaremos que lo digas en serio nunca. Todos hemos pasado por donde estás tú. No es algo nuevo, te lo prometo. De hecho, hay compañeros que tú ves muy fuertes pero que realmente son un paquete porque, en sus tiempos de novatos, no se centraron en la técnica y sí en la fuerza. Por favor, novata del Crossfit, no te conviertas en uno de esos porque eso no es un Crossfitter, eso solo es un puesto en mitad de un lugar donde todos odiamos ese tipo de comportamientos.

Sé que cuando tocan clases de técnica –ya sea de halterofilia o gimnásticos- todo es una mierda. Lo sé, de verdad que he pasado por ahí y he estado con compañeros que parecían profesionales a mi lado pero no es motivo para deprimirse. Hacer como yo y ponerte a patalear de rabia y abrirte las manos solo por querer ser alguien no te va a servir de nada. Cada uno tiene sus tiempos. Yo, por ejemplo, tardé dos años en hacer una dominada estricta. ¿Y qué? ¿Eso me hace menos Crossfitter que a otro? No. Solo me hace avanzar a otro ritmo –más aburrido, no lo niego- pero otro ritmo distinto. No te obsesiones con lo que hacen los demás, tómanos como referencia, aprende de nosotros y con nosotros para ser mejor cada día, pero no te avergüences de no ser como nosotros porque nosotros llevamos más tiempo peleando por acabar con nuestras debilidades.

Pide ayuda siempre que la necesites

Sí, es verdad que el otro día te ayudé porque nos tocó juntas y me vi en la “obligación” pero para mi nunca es una obligación ayudar a alguien que quiere aprender y ser mejor, en todas las facetas de su vida. De hecho, no conozco a un solo Crossfitter que piense así. Quien piensa así no es Crossfitter ni es humano, así que ni te plantees que todos somos así. Si no te he prestado ayuda antes es porque no todos los novatos quieren ayuda y, la verdad, para llevarme malas caras cuando ayudo pues me abstengo. Y la segunda es porque, básicamente, -y aunque tú no te lo creas del todo- yo también sigo luchando con los gimnásticos, día a día porque a mi también me cuestan y tengo muchas cosas que mejorar y que lograr aún.

Además del resto de tus compañeros, nuestro Coach está siempre para ti, te lo digo de verdad. Sé que aún no le conoces y crees que le vas a molestar más de lo que te y le gustaría pero no es así, de verdad que no. Un Coach agradece tener alumnos que quieran ser buenos atletas y, si se diese el caso, que le superen algún día –sin trampas de por medio, claro-. Un Coach, aprecia a esos alumnos que le preguntan, que le plantean retos y desafíos pero no porque sean prepotentes, sino porque quieren aprender de verdad y vienen al Box a ser mejores física y emocionalmente. Un Coach, no solo está para dirigir la clase, sino que está para enseñarte, reeducarte y, aunque no lo creas, quererte.

Todo lo que hagas en el Box que nazca desde el respeto

Y aquí voy a ser un poco como tu madre porque creo que muchas veces perdemos el norte y nos creemos que estamos en un gimnasio más, con gente desconocida más e intentando cosas deportivas sin más. Pero no es así. No lo es por una sencilla razón: nuestra base, nuestra razón de ser no es el físico que conseguimos, no es lo que hacemos ni dónde llegamos; es el RESPETO. Respeto a lo que hacemos, cuándo lo hacemos, por qué lo hacemos y con quién lo hacemos. Jamás creas que alguien de nuestro Box se va a burlar de ti porque ahora mismo no puedas levantar más de 5 kilos en una dumbell y si lo hace, véngate. Pero no te vengues siendo mala persona tú también, sino demostrándole que hay personas que llegan lejos, que crecen por muchas veces que le pongan la zancadilla. Respétate es la norma principal del Box y, luego, extrapólalo al resto de personas que componen esta pequeña comunidad. No hay nada más importante en Crossfit que el respeto, novata.

Nunca hagas que un compañero se sienta mal cuando te aconseja. No todos sabemos enseñar –y yo soy la primera porque mi capacidad de explicarme es como la de un niño de cinco años “Mami, quiero ezo”- así que si crees que lo que te han dicho, el consejo que te ha dado no es válido o no sabes cómo implementarlo, ¡no lo descartes a la primera! Si algo he aprendido con el tiempo es que hay muchas formas de hacer las cosas y no siempre te las va a enseñar tu Coach. Tu Coach sabe hacer las cosas porque él las hace así –y porque un libro lo dice, claro-, pero tu compañero ha estado antes en TÚ situación y ha aprendido de una forma. Respeta el hecho de que esté compartiendo, no solo sus conocimientos contigo, sino su tiempo y dedicación en una persona que ni conoce. Eso es lo que te hace ser buen Crossfitter a ti y a él/ella buen compañero/a.

Deja de quejarte porque no te salen las cosas

Bien. Sé que ahora mismo tienes mucha presión sobre ti misma y quieres ser perfecta, quieres ser una Dottir más, estar buenorrísima y follártelas a todas cada vez que entrenas. Sin embargo, te quedas la última en el WOD, no mueves ni 1/8 de lo que mueve una Dottir y, por supuesto, no tienes el físico que te gustaría. Ojo porque, ¡todos seguimos ahí! Además de que no pasa nada por no ser perfecta –no eres nórdica, lo siento- la constancia es lo único que va a hacer que seas una gran atleta y cumplas tu sueño de ser como esas RX del Box que entrenan a parte y se han puesto tochacas. No te voy a engañar: yo también estoy rezando para estar ahí y llevo haciéndolo años.

Quejarte no te va a llevar a ningún sitio, te lo aviso, así que céntrate en una cosa. Márcate un objetivo al trimestre y trabaja duro por ello. Que sean primero las dominadas con goma, las sentadillas bien hechas o lo que quiera que sea. Pero no quieras abarcar 50000 cosas porque te digo que ese nunca será el método más productivo que podrás usar para sacar las cosas. Sé que es algo que una novata de Crossfit aún no entiende porque le falta mucha práctica y mucho tiempo en el Box, pero empieza ya a sumirlo si puedes porque te harás un favor a ti misma cuando te frustres.

Recuerda que el Crossfit tiene etapas y ciclos

Es muy normal que empieces en Crossfit y te sientas todopoderosa porque avanzas a toda pastilla, consigues cosas muy rápido, empiezas a levantar pesos de forma casi instintiva –aunque tengo que decirte que es solo lo que crees, tu técnica será una mierda toda la vida– y dominando movimientos que antes te parecían imposibles. ¡Adrenalina en estado puro, lo sé! Y sí, sé lo que se siente y cómo de guai te imaginas en unos meses vista, pero, en serio, esa etapa llega a su fin y tienes que saberlo ya porque cuando llegues al “tope” no quiero que te desmotives. Llegar a la desmotivación es lo peor, créeme. De pronto te notas como estancada, como que no avanzas, como que ya no eres nadie, que ya no sabe ni para qué vas al Box. Es normal que llegues a sentir esas cosas, pero recuerda que es una parte normal del ciclo de novata de Crossfit y que, al final, volverás a petarlo y, luego, volverás a ser una mindundi que mire a las compañeras novatas con cara de “¡Joder, yo también quiero eso!”.

No seas de ese tipo de novata de Crossfit que va de prepotente y de sobrada, pregunta y, si lo necesitas, cuenta con nosotros para cualquier tema, incluso lo personal. Porque sí, en este Box, en esta casa, somos gente que nos preocupamos por los demás y más si son familia, aunque acaben de llegar. Sabemos lo que se siente cuando empiezas en todo esto. Sabemos lo que es tener ídolos y ver millones de vídeos que te aturullan la cabeza y te crean expectativas, por eso, a veces y aunque no lo creas, nos cuidamos y nos mimamos por dentro y por fuera porque cuando uno falla, para nosotros fallamos todos.

No estás sola, novata del Crossfit


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 + quince =