14 Jul 2016

Por mi y por todos mis compañeros de CrossFit

No sé cuántas veces le habré agradecido al CrossFit el hecho de que me haya cambiado, el hecho de haberme hecho mejor. También se lo he agradecido a mi Coach. Pero se me ha olvidado agradecérselo a mi familia. Sí, este artículo se lo dedico a mi nueva familia. Sí, digo F A M I L I A. Con todas las letras y con todos los significados. Porque aunque hace poco que conozco a mis compañeros para mi son como mi familia de sangre. Ya sabéis lo que dicen: la familia no tiene que ser solo la de sangre y a veces es más familia aquella que se elige. Aunque nosotros lo cumplimos en cierta medida porque compartimos sudor, llantos, gritos y sangre en cada WOD.

Compañeros Crossfit

Gracias por ser parte de mi familia

Aún recuerdo ese primer impacto, esa hostia que me llevé al entrar por primera vez en el Box y ver el buen rollo que había entre todos aquellos mazados y tirillas. Juro que me asusté de veros a todos sonriendo y riendo con bromas que yo no entendía. Gracias por no dejarme mucho tiempo de lado.

Sé que cuando yo llegué, la gran mayoría ya eráis una piña que estaba muy unida pero, en muy poco tiempo me hicisteis sentir una más del grupo. Por eso, compañeros, para mi sois tan grandes. Porque no os importó que temblase cada vez que me dirigíais la palabra y apenas dijese cosas con sentido. Sé que fue algo para partirse el culo de risa y no lo hicisteis.

Recuerdo los primeros WOD con vosotros. Los gritos de “vamos”, “arriba” o “préndete fuego” que iban para todos pero para nadie en concreto. Reconozco que al principio me asusté y quería salir corriendo porque creía que de verdad estabais locos. Ahora soy yo la que grita para que nadie pare.

Gracias por los ánimos cuando el aliento falta

Gracias a todos esos compañeros que, día a día, se lo curran contigo haciendo que siempre quieras llegar un poco más lejos. No importa si estás en tu límite de peso, siempre tendrás a alguno que querrá picarte para que te superes un poco más ese día. Aunque me cago en vuestro árbol genealógico al día siguiente, ese pique sano es de lo más bonito del día.

Gracias por los momentos en los que no me habéis dejado abandonar –y sí, han sido un montón-. Vuestros ánimos, gritos y el hecho de que me contaseis las reps me han dado fuerzas para seguir adelante. El aliento falta muchas veces y la cabeza traiciona en exceso, por eso gracias.

Gracias por los abrazos que vienen luego de cada WOD cuando lo hemos dado todo, sin importar el dolor, la desesperación o la inquietud que hayamos tenido. Son los mejores momentos del WOD y del día, de verdad. Al menos para mi.

Formar una familia no es fácil, pero vosotros hacéis que sea como coser y cantar a la vez. Por eso, os doy las gracias, porque sin vosotros muchas cosas del CrossFit no tendrían sentido.

Sé que en CrossFit compites contigo mismo y contra ti pero a veces hacéis que no sea así. Los piques sanos hacen que todos los días tengan un poco de emoción y que la descarga de energía sea mucho más sana y más agradable. Gracias compañeros por ayudarme a dar más y más de mi misma en cada WOD.

Gracias por hacer que el CrossFit sea un poco menos sufrido.

Todos sabemos que una vez que cruzamos las puertas del Box, lo principal que vamos a sentir es dolor, sufrimiento. Pero también está esa pequeña parte de sentirte poderoso. Gracias por darme la oportunidad de hacerlo a vuestro lado porque así todo duele menos y hasta el sudor sabe a victoria.

Gracias por preocuparos por mi. Parece una gilipollez pero un whatsapp el día que no apareces por el Box le alegra el día a cualquiera, a pesar de estar frustrado por no poder entrenar. Eso es lo que hacen los buenos compañeros, los amigos y la familia.

Compañeros, sois los Pepito Grillo de mis WOD

¿Cuántas veces me habréis hecho entrar en razón? ¿Cuántas veces me habréis apoyado para que siga adelante y que no tire la toalla? Todas esas veces en las que he querido abandonar por culpa del estancamiento, siempre habéis estado ahí para decirme que no lo haga. Y sí, teníais razón: al final vale la pena.

Gracias, compañeros, por hacer de este deporte algo mágico. Más allá de levantar peso y morir en cada WOD, el CrossFit es algo más grande. Es comunidad y es compañerismo hasta el final. No importa lo duro que sea el WOD, porque siempre hay alguien que se encarga de que el ánimo no decaiga.

Gracias por acompañarme en las competiciones. Gracias por hacerme entrenar con cabeza y corazón porque a veces el miedo gana a la cabeza pero teneros ahí, apoyando y ayudando es algo tan mágico que apenas se puede explicar.

Compañeros, gracias por dejarme apoyaros día a día, gracias por dejarme formar parte de vuestro crecimiento diario. Es algo muy especial ver cómo crece una persona y se va convirtiendo en quien quiere ser realmente.

Gracias por hacer que mi camino sea mucho más fácil

Aunque no lo creáis, cada uno de vosotros me ha hecho aprender algo nuevo. Algo que no sabía de mi. Sois un ejemplo a seguir y, por supuesto, sois mi inspiración diaria compañeros.

Gracias por ser mi padre, mi madre, mi hermana o mi hermano en los momentos en los que más sufro durante el día. Es difícil encontrar en desconocidos ese amor y esa complicidad pero vosotros hacéis que parezca muy fácil.

Gracias por hacerme avanzar constantemente, por guiarme y enseñarme tanto. Sé que sin vosotros no hubieseis estado ahí, yo no sería la Crossfitter que soy hoy. De hecho, dudo mucho que me hubiese convertido en una Crossfitter. Gracias por los consejos, las nuevas ideas y recogerme del suelo cada vez que me he caído.

Gracias por las risas, esas que hacen que cada WOD sepa mejor. No hay nada peor que hacer un TABATA con agujetas pero vosotros siempre estáis ahí con una sonrisa en la boca para que sepa de una forma diferente el sufrimiento.

Gracias por ser como sois

Gracias compañeros, una y mil veces, por ser como sois. Sé que sin vosotros esto no valdría la pena pero, de lo que más segura estoy es de que el CrossFit está lleno de grandes personas. Que el deporte ha sido simplemente una excusa para poder encontrarnos. Porque Dios los cría y ellos se juntan.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + Diez =