09 Feb 2017

La regla y la copa menstrual en Crossfit

Puede que este artículo no le interese a la mitad de la audiencia –básicamente porque muchos son hombres- pero creo que es algo sumamente necesario y que a cualquier Zorrita le va a venir de perlas sobre todo para conocer que hay algo más allá de los tampax y compresas y se llama copa menstrual. Como ya sabéis, ser Crossfitter siendo mujer no es nada fácil y no solo porque nosotras tengamos menos fuerza, nos cueste más desarrollar músculos o cualquier otra cosa por el estilo, sino porque tenemos un factor importante y biológico en nuestra contra: la regla –o menstruación, como queráis llamarlo las finolis-.

Aunque no lo parezca y muchos hombres no lo entiendan –o no lo quieran entender- lo cierto es que tener la regla siendo Crossfitter es un poco una locura, no solo por lo que implica físicamente, sino por que, nosotras, aún en el mismo período menstrual, lo seguimos dando todo. Y es que, lo parezca o no, muchas seguimos entrenando sin importar el dolor, las molestias que nos causa o las incomodidades más allá de las físicas que nos puede suponer tener que entrenar con la regla.

Cuando hablo de incomodidades físicas, me refiero a todas las incomodidades que puede sufrir una mujer normal con los productos de higiene íntima femenina. Ya no es que me vaya a poner a hablar de los productos en sí –que se merecen como una biblia a parte- sino que estos productos de higiene íntima, a pesar de haber evolucionado en cuanto a tecnología, han retrocedido en cuanto a salud. Al menos hasta ahora. Y es que, tanto las compresas como los tampones y protege slips son una maldita basura para el cuerpo y no es que solo sean terriblemente malos para la salud, sino que son súper incómodos. ¿A quién no le ha pasado que se le ha movido la compresa mientras entrenaba? ¿Y quién no ha tenido un pequeño sangrado haciendo Heavy Squats porque el tampax ha tenido un overbooking? Parece que cuando tenemos la regla tenemos que ir con una armadura y protegidas hasta los dientes para que no manchemos, no tengamos fugas de olores o cualquier otra cosa y, sinceramente, en pleno S.XXI me parece irrisorio.

¡Que esa es otra! Ya no es que ni las compresas, ni los tampones, ni los salvaslips aguanten una mierda, ¡sino que encima huele! Huelen porque te destrozan la flora vaginal. ¿Qué os parece? Alucinante que esto siga pasando y más con la súper tecnología que afirma tener EVAX. Pues a mi, la verdad me parece que los paños de rafia de antaño eran como 10000 veces mejor que la mierda que venden hoy en día. ¿Menos guai de llevar? Seguro, pero al menos no provoca infecciones y no nos molesta como Crossfitter. Y ya no nos pongamos a hablar del dineral que supone realmente comprar todos esos artículos de HIGIENE ÍNTIMA que tienen un 21% DE IVA. ¡¡¡21%!!! Ojo, ¡eh! Porque yo nací deseando ser mujer para tener que soportar dolores, regla y cambios hormonales todos los meses de mi vida reproductiva, o sea desde los 13 a los 50 –aproximadamente-. Si echas cuentas, te estás dejando aproximadamente unos 150€ al año en productos de higiene íntima y eso si no vas a paquete de tampax y compresas por mes… Que sino el gasto se dispara.

Por eso, creo que este artículo es esencial, no solo para que sepáis lo que se cuece, sino también para deciros que hay MUCHAS MÁS OPCIONES más allá de lo que nos dice EVAX. Lo que pasa es que no se anuncian en la TV y por eso la gente –las mujeres, más bien- no tienen ni idea de que pueden ser felices, no preocuparse por olores ni pérdidas, durante la regla. Sí, estoy hablando de que la copa menstrual es la solución a la mayoría de nuestros problemas como mujeres y como Crossfitter.

la copa menstrual

Las cuatro razones que necesitas para convencerte de usar la copa menstrual de una vez

Es SÚPER cómoda

Sí, sé que al principio, el tamaño y la forma y demás puede impresionar. A mi también me impresionó y pensé: “Ni de coña entra y mucho menos se sujeta ahí dentro”. Primer error: ¿CÓMO COJONES NO VA A ENTRAR?” Diría que todas –algunas más y otras menos, por desgracia para las que menos- hemos mantenido relaciones sexuales por lo que… o eso de las medidas no es lo vuestro o los tíos con los que os habéis acostado la tenían jodidamente pequeña.

Segundo error: se aguanta cojonudament. Como bien su nombre indica, la copa menstrualtiene forma de copa, pero no es una copa de balón de discoteca, ¡eh! Es simplemente que tiene forma de recipiente para poder recoger el sangrado. Obviamente, nunca te la colocas abierta, es decir con la forma de la propia copa, sino que tienes que plegarla –algo así doblarla- e introducirla. Ella sola, en la vagina, se abrirá, se colocará bien y se adherirá a tus paredes vaginales. Sin más. ¡Y te prometo que ni la notas! Puedes hacer todo tipo de movimientos que no vas a notar nada. Por el material que tiene, que es silicona fina y tratada hipoalergénicamente, tiene un tacto suave y nada rugoso, por lo que, aunque al principio las líneas que tiene te puedan parecer molestas ahí centro, lo cierto es que no lo son para nada, ya que solo sirven para aumentar y mejorar la sujeción.

Además, al no tener hilo, que tiene rabito, no notarás nada rozándote los muslos o te sacarás el tampax un poquito cada vez que cruces las piernas. Te prometo que es como si no llevases nada.

Sustos, ¡never again!

No creo que sea la única –aunque sí puede que de las pocas- que se ha llevado algún que otro susto con un tampax, ¿no? Recuerdo aún aquella vez que me quedé con el hilo del tampax en la mano y tuve que ir cagando hostias a urgencias porque no conseguía sacármelo. Por comentarios de compañeras, sé que una de las mayores razones por las que las mujeres no se atreve a usar la copa menstrual es porque, simplemente, creen que el rabito es demasiado corto y que luego no se van a poder sacar la copa de dentro. ¡¡ERROR!! Por dios, parece mentira que aún no os hayáis dado cuenta de que vuestra vagina no es un succionador ni un conducto de aire, sino que tiene tope y no muy lejos del principio, la verdad. Hay más probabilidades de que un tampax suba hasta arriba del todo en la vagina que una copa menstrual y es por una razón simplemente: un tampax es mucho más pequeño que la copa. Además, al ser más grande y ensancharse en la vagina se queda ajustada en las rugosidades de las paredes vaginales, por lo que es difícil que se suelte y se suba. De hecho, por este mismo hecho es bastante complicado quitársela. Hay como una especie de efecto envasado al vacío –o de ventosa, para las pejiguera- que hace que te cueste sacarte la copa.

Además, al ser todo una pieza directamente fabricada, es más fácil que se suelte el hilo del tampax que el hecho de que se rompa la copa en dos. Para eso, tendrías que tener la copa muchísimo tiempo y muchísimo hablo de unos 10 años, cuando la silicona hipoalergénica ya estaría viejuna y desgastada por tanto uso.

La autonomía en tu día a día

Si hay algo que odiaba en exceso de las compresas y los tampax es que te los tenías que cambiar cada poco rato, en plan un par de horas y al baño. Así no hay manera de que nadie haga nada y, por supuesto, cada vez que te duchas uno nuevo, aunque te lo hayas cambiado hace dos minutos porque si se moja la base, al ser algodón, se empapa entero y eso no absorbe ya para nunca de los jamases. Además, si llevas el tampax mucho tiempo, además de que tienes pérdidas y manchas, puedes llegar a tener una infección uterina debido al tratamiento que le hacen al algodón para que no se deshaga en tu vagina al absorber. Por eso recomiendan que no duermas con él, que nunca se sabe.

Por otro lado, la compresa, si la llevas más tiempo eso empieza a oler. Es sangre, al fin y al cabo es algo normal, ¿no? Además, olvídate de llevar faldas, pantalones ceñidos y etcétera porque, con lo grandes que las hacen ahora te llega hasta la rabadilla y se te marca que no veas y eso, por supuesto, no queda nada bonito.

Sin embargo, con la copa menstrual no me he tenido que preocuar en absoluto ya por nada de eso. Llevo la copa horas y horas sin preocuparme de infecciones, de si se me va a salir o de si huele o se me marca. Es alucinante. He de admitir que la primera vez que me la puse sí que manché, pero fue porque no tenía ni idea de colocármela bien, así que claro, eso estaba destinado al fracaso, pero es lo mismo que la primera vez que te pones un tampón: no atinas. Después de un par de usos, ni me enteré.

Por supuesto, las horas que la llevo puesta no se pueden ni comparar con lo que podría ir con un tampax o una compresa: ¡la he llegado a llevar más de 12h seguidas y en el primer día de regla! Además de ser silicona hipoalergénica, que te asegura que NO VAS A TENER INFECCIONES –a no ser que seas alérgica a la silicona-, te permite olvidarte de ella durante horas, hagas o no ejercicio ese día. por supuesto, no vas a tener tampoco pérdidas cuando estés entrenando ya que como la copa no se empapa, sino que se llena, no pasa nada porque el rabillo te roce las braguitas o el tanga, porque no va a estar mojado como el tampax.

Es MÁS higiénica que un tampax

Te lo creas o no –algo que a mi también me costó asimilar- fue que fuese mucho más higiénica que un tampax o una compresa, pero sí lo es, sí. El caso es que cuando la ves, lo primero que piensas es “¿Y qué carajo hago yo cuando me la tenga que quitar en un sitio público?”. No te preocupes, creo que esa pregunta nos la hemos hecho todas cuando nos quedábamos pensando en si nos comprábamos la copa menstrual o no. El caso es que sí que vale la pena comprársela por varias razones que ya te he ido comentando, así, en oculto:

  • Está hecha de silicona con lo cual no irrita la piel y no produce alergias –a no ser que seas alérgica a la silicona-.
  • Está tratada para que sea hipoalergénica por lo que las infecciones no se dan nunca.
  • No huele y no mancha ya que recoge el flujo desde dentro.

Sí, al principio eso de vaciarla y limpiarla es una rallada porque no sabes muy bien cómo te las vas a arreglar trabajando pero… ¿recuerdas lo que te he dicho de la autonomía? Pues eso. Es muy probable que puedas usar la copa más de 10h seguidas sin que te tengas que empezar a preocupar por que se haya llenado, así que puedes trabajar perfectamente, salir de compras, de copas, de cena o a pasear al perro mil años, sin tener que estar pensando en cómo te las vas a ingeniar, porque te aseguro que te aguantará.

Al no llevar compuestos químicos, la copa mesntrual no te provocará problemas. Además, tampoco hace efecto tapón ni te empapa la zona, como sí lo hace la compresa –porque lo creáis o no, ahí hay un recocimiento que crea un microclima-. Por eso, las cistitis y las infecciones vaginales por candidiasis son mucho más comunes durante la regla: por culpa de los productos de higiene íntima.

BONUS: TE VAS A AHORRAR UN COJÓN DE DINERO

No voy a insistir mucho en este tema, porque la verdad me parece que con los cuatro anteriores ya va suficiente pero es que, otra de las cosas que yo pensé fue: “¡Coño, 25€ la copa menstrual! Los tampax me salen más baratos”. Sí, bueno, depende. Una caja de tampax son casi 8€ -eurazos diría yo-, por lo que si más o menos gastas una media de media caja al mes –cosa que no suele ser así- te estñas dejando al año 24€ como mínimo. Teniendo en cuenta que la copa menstrual tiene una vida de más de 5 años porque es de silicona y no se hace mala hasta que no pasa mucho tiempo –si la cuidas bien claro, si la vas dejando por ahí y no la desinfectas pues puede que no te salga rentable el tema-, te sale la broma a unos 5€ anuales. ¿Dónde está lo caro?

Ya sabéis que siempre intento daros mi opinión desde la experiencia porque creo que, muchas veces, a todas nos falta información o no somos muy conscientes de lo que nos cuentan realmente, por lo que intento ser sincera y contaros las cosas tal cual las pienso. Y con los temas de salud, ¡no iba a ser menos! Siempre sin tapujos y para que seáis vosotras mismas las que toméis la decisión final.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. Yo solo quería saber como era hacer el pino con esto :'(

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − seis =