16 Ago 2016

En Crossfit la supremacía masculina NO existe

No hace mucho, tuve una pequeña charla con un compañero del Box, que sí, se me fue un poco de las manos. Pero es que, ¿sabéis qué? Después de dos años en este mundo, después de trabajar tanto o más que un hombre para poder tener un poco de respeto por todos… ¡¡me sigo encontrando con críos que necesitan dejar en ridículo a una compañera solo para sentirse un hombre!!

Cuando una mujer llega a Crossfit no es fácil, ¿eso os lo habéis planteado? Entrar en una comunidad siempre es difícil, sea de lo que sea. Pero más lo es en una comunidad en la que ellos son gigantes y ellas, aunque no todas, también. Es impactante llegar a un mundo en el que todos están tan en forma y, sí, cuesta un huevo no abandonar. Sin embargo, los Coach siempre están ahí para ayudarte, apoyarte y hacerte sentir parte de esta gran comunidad.

supremacía masculina

A las mujeres nos enseñan que, de puertas hacia dentro, eso de “El hombre es mejor” no existe. Una mujer es poderosa, siempre, y –al menos en mi caso- mis Coach me lo enseñaron haciéndome más fuerte de lo que entré. He dejado de ser una niña para convertirme en una mujer que se quiere, que se cuida, que es decidida, que sabe lo que está buscando, que no se asusta y que, obviamente, va a por todas. Pero, a mi pesar, eso me ha costado mucho más sudor y lágrimas que a otros compañeros que han empezado a entrenar más tarde que yo. Pero no por eso me siento peor o inferior. No, los aplaudo y los apoyo, porque sé lo que cuesta ser fuerte porque yo también lo he conseguido y lo SOY.

Sí, NOSOTRAS, las Zorras Crossfitter, también somos fuertes, tampoco nos achantamos frente a los nuevos retos, también entrenamos en RX, también nos esforzamos en todos esos ejercicios que no nos salen y, lo siento mucho, pero somos más legales que vosotros. Mucho más porque sabemos la valía que hay que tener, el esfuerzo que hay que hacer para conseguir un ejercicio nuevo, un peso más elevado del que movíamos hace un mes o, simplemente, lo dura que se puede hacer la batalla contra ti misma.

Nos han reeducado para no creer en la absurda supremacía masculina en la que muchos siguen viviendo.

¿Sabéis lo que más me hace sentirme orgullosa de ser mujer? Que las cosas se aprecian de una forma completamente diferente, al menos en el deporte. Es como que todo cuesta más, las cosas tardan más en llegar y, sí, nuestro cuerpo es más desagradecido que el vuestro. Pero no es solo eso. Si hay algo por lo que me siento orgullosa de ser mujer es porque estoy más preparada frente al dolor. Donde veo a compañeros comerse repeticiones, yo las rehago si han sido No Rep. Donde veo compañeros contar como les viene bien, yo soy justa, no solo conmigo, sino con mis compañeros. Porque sé que si a mi me está costando, a ellos también. Por eso soy JUSTA, no porque entrene por mi o no, sino porque tengo algo que se llama respeto.

Respeto. Una palabra tan sencilla, pero que pocos hombres parecen tener clara.

Siento decirlo pero, a veces, me gustaría abandonar. Ser Crossfitter, además de ser una pasión, es un trabajo duro. Te exige mucho, muchísimo más de lo que incluso te puedes llegar a plantear cuando comienzas. Ya he hablado en alguna ocasión de las etapas de la vida de un Crossfitter. Pues bien, imaginaos eso pero en una mujer que debe dárselas de bruces mil veces. Sí, porque donde a vosotros os salen las cosas sin tanto esfuerzo, a nosotras nos cuesta el doble. No porque no le pongamos empeño, es simple genética.

Una Zorra Crossfitter es mucho más de lo que tú crees.

Por eso, cuando el respeto falla en el Box, te cuestionas mucho las cosas. Y sí, me da rabia, asco e impotencia que sigan habiendo tíos en el Box que quieren hacer ver la supremacía masculina por encima de todo, que no pueden tolerar que una mujer levante más peso que ellos, que vaya más rápida que ellos o, simplemente, sea más hábil que ellos. Es como que son incapaces de asumir que nosotras también valemos para este tipo de cosas. Para dar lo mejor de nosotras mismas, para sufrir, para conseguir hacer las cosas, para tirar hacia delante hasta que el cuerpo y la mente aguanten.

Parece que hay hombres que todavía están jodidamente empeñados en hacernos ver que somos inferiores, que los hombres son mejores que las mujeres pero no, os equivocáis en exceso. Cuando nace una Zorra Crossfitter vale por 10 hombres Crossfitter. Porque ella ha luchado más que ninguno en conseguir un snatch con un peso decente, porque ha berreado más que ninguno hasta que ha salido el primer Muscle Up, y, por supuesto, se ha agotado más que ninguno en las sesiones que tocaban Heavy Wod. Por eso, me siento orgullosa de mis compañeros –a los que puedo llamar familia-, de mis Coach y de las demás Zorra Crossfitter que hay en mi Box, cuando aplauden y halaban los éxitos de una mujer, y le dan la importancia que tiene: mucha.

Los Crossfitter machitos de corral NO sois bienvenidos en un Box. Mejor iros a un gimnasio.

Sin embargo, esos críos que venís al Box y que os sentís más machos que nadie, que queréis la aprobación de los demás y que veis más fácil descontaros repeticiones, hacer No Rep solo por poder ganar a una compañera… ¡me dais asco! Mucho asco. El Crossfit es una comunidad, una familia. En las familias, los miembros se apoyan –o al menos deberían- no se destruyen, se abochornan o se traicionan. Cuando un hombre quiere hacer valer más su ego que el respeto, cuando quiere hacerle ver a una Zorra Crossfitter que ella no vale la pena SOLO por que la supremacía masculina siga intacta, Dave Castro llora.

Dejadme insistir en que no hagáis a Dave Castro llorar, pero también dejadme deciros que, si de verdad os apreciáis, os queréis un poco, dejad de lado esa estúpida obsesión por dejar clara la supremacía masculina. Nosotras lo aborrecemos y despreciamos por encima de todas las cosas, pero, ¿sabéis otra cosa? Vuestros compañeros Crossfitter –si lo son de verdad- también lo hacen. Y eso, queridos capullos, es lo que os alejará de esta familia tan bonita.

En Crossfit, todos remamos a una.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − 17 =