29 Ene 2016

Cómo cuidar las manos de una Crossfitter

Si hay algo que odio con toda mi alma de este deporte –además de parecer la loca de los gatos en cada entrenamiento, claro- es cómo se me quedan las manos. Es como que me doy penita solo con verlas. El esmalte se me salta, tengo la cutícula más reseca que un cactus en el desierto, callos más pronunciados que un agricultor y, para rematar, cada dos por tres tengo un callo levantado y abierto en carne viva. Así son mis manos. Bueno, nuestras manos de Crossfitter.

Porque sí este deporte exige mucho y una de las cosas que exige, por lo visto, es que te dejes las manos en cada cosa que tocas. Mi madre bromea sobre ello diciendo que al menos los peelings le saldrán gratis, a mi ni puta gracia me hace. No por nada sino porque cada vez que me toco o que toco a alguien veo esa cara de asco y desconcierto, como si le estuviese pinchando con la barba. Sí, mis manos pinchan o raspan como queráis decirlo.

El caso es que a todos nos pasa. Sí, bonitas, os va a pasar hasta usando guantes. Ya aprenderéis con el tiempo, a que cuando os manden hacer dominadas los guantes van a ser vuestro propio enemigo porque la hostia puede ser divertida. Ojalá os pase y yo esté delante para poder reírme yo a gusto un poco.

cuidar-manos-de-un-crossfitter

Razones por las que aparecen los callos en las manos

No soy una erudita en el tema pero ya lo he sufrido varias muchas veces y sí, duele como si te arrancasen el alma, más que cuando te haces la cera en las ingles, que ya es decir. El caso es que, por razones obvias, los callos aparecen de tanto coger las barras y de la fricción que provocan. El callo simplemente es para proteger la piel buena de debajo, como los de los pies.

Sin embargo, parece que mola mucho tener callos y poder decir que haces CrossFit. Lo sé, he pasado por ahí. Pero cuando se te levante uno… ¡Já! Desearás haber sido un poco más lista y habértelos cuidado más. El tema está en que el callo se forma con capas de piel muerta por encima de la piel sana. Esta piel muerta está muerta, obvio, y no tiene la misma flexibilidad que la piel sana, por lo que enseguida se parte, se rompe o se levanta desde el principio del callo.

Si a esto le sumamos que las barras tienen rugosidad, que el magnesio reseca un montón la piel y que no nos cuidamos las manos como deberíamos… el callo sale, sale y sale hasta que un día dice “¡hasta aquí, chata!”. Y ahí es cuando te cagas en tu árbol genealógico completo.

Es importante tener callos, sí, pero tampoco en plan lija. Hay que encontrar el término medio, el momento zen del callo, en el que no está muy reseco pero tampoco muy nuevo. Si está muy reseco, tienes todas las papeletas para que salte y, si está muy nuevo, morirás de dolor cuando tengas que hacer una dominada. Así es la vida en el CrossFit, la dualidad entre lo mucho y lo poco, el ying y el yang y más cuando hablamos de las manos.

Cómo cuidarte las manos en CrossFit

Hazte callo

Es muy importante ir haciéndose callo porque sino vamos a estar siempre jodidos por no podernos sujetarnos a la barra, por querer hacer dominadas y sentir que la piel nos arde. Ahí es cuando no tenemos callo, o tenemos en exceso. Lo de unar guantes puede ser una buena idea, solo al principio, hasta que te des cuenta de que las almohadillas que llevan son una mierda para todo y que no te dejan tener mucho control de la barra. Sí, te vas a resbalar y, como ya he dicho, las hostias desde colgado son jodidas y más si estás haciendo el balanceo, por experiencia te lo digo.

Por eso, es importante que entrenes sin guantes para que la piel se vaya haciendo un poco callosa y que no te duela tanto. Eso sí, hay que andarse con ojo para que el callo de las manos no sea excesivo. Otro truco es controlar el agarre de la barra. Si la coges más con los dedos que con la palma, tienes menos posibilidades de llevarte un callo por delante, aunque más de acabar soltándote.

las manos de un crossfitter

Límatelos

Yo lo he probado todo, lo juro. Que si friegas con azúcar y un cepillo de crin, que si la piedra, la velvet smooth de Doctor School, las cuchillas de callos de Mercadona… TODO. Y, de verdad, os digo que lo único que me ha funcionado bien ha sido la cuchilla de afeitar, sí, la Gillette de toda la vida. ¿Por qué? Porque no te vas a hacer un empastre y acabarás arrancándote media mano. Lo bueno de las cuchillas es que tiene el gel protector incorporado y, al igual que al pasártelas por cualquier zona del cuerpo, corta pero no arranca. Por eso, limarte los callos de las manos con ellas es una buena opción. Sin apretar mucho, pásatela por cima con el callo reblandecido, mientras estás en la ducha con el agua caliente o después. Verás como va saliendo la piel muerta y que el callo se queda mucho más suave que antes. Esto es importante hacerlo, aunque no todos los días, sino nos estaremos quitando todo el callo. Hazlo, como mucho cada tres días y mantén esa dualidad: ni muy calloso ni muy suave.

Hidrátate

No sé por qué la gente no lo hace, pero hidratarse las manos es esencial. Las cremas van a propiciar que tu piel sea elástica, algo esencial a la hora de hacer el kipping, por ejemplo. Cuanto más elástica sea tu piel, menos probabilidades tienes de que se rompa y, por lo tanto, de que se te levante el callo. Así que, hidratala como mínimo tres o cuatro veces al día, sobre todo antes de ir a entrenar. Antes de salir hacia el box, embadúrnate las manos en crema y antes de salir del vestuario, lávatelas. Así te asegurarás de que la piel llega bien hidratada y elástica para cualquier WOD. Antes de dormir y nada más levantarse es una buen idea también ponerte mucha crema. ¿La mejor? La de los pies porque es mucho más fuerte que las otras ya que en los pies tenemos siempre callo.

Cúrate bien los callos

Conozco a muchos compañeros que se abren continuamente los mismos callos y eso es porque no se los han curado bien. Además de hacer todo ese ritual previo, es importante que tengamos en cuenta cómo curarlos para que no se hagan malos callos. Cuando se te abran, cúratelos quitándote toda la piel levantada con un cortaúñas, hasta donde puedas y reseca la herida con Betadine. Quita hasta el último trozo de piel levantada –la cual irá saliendo más cada vez que te la quites- para que la piel no se forme alrededor y se haga burbuja, si se hace burbuja el callo saltará enseguida de nuevo.

Después de eso, ponte una crema, encima de la herida que sea reconstructora y analgésica. La mejor que conozco yo es la Blastoestimulina. Este paso hazlo más o menos 24h después de haberte levantado el callo por lo que te he dicho, sino se te formará piel encima de la piel que hay que quitar, así que no seas becerro.

¡Ah! Aléjate de las barras al menos un par de días hasta que el callo esté bien curado.

Usa calleras

Estoy segura que al menos habrás visto a compañeros con cosas raras en las manos. Algo blanco que usan para hacer dominadas. Bien, eso son las calleras, las handmade. Se hacen con esparadrapo deportivo, aunque también las venden hechas, de piel y/o de tensoplast. Sean como sean, hazte con unas. No van a evitar que te salgan callos, pero al menos entrenarás mejor porque la mano sufrirá menos. Las calleras te protegerán de la fricción de las barras al hacer Pull-Ups, TTB o MU o lo que sea. Son perfectas para no morir todos los días.

Si te las quieres hacer tú, hay muchos vídeos de Youtube que te ayudarán a hacerlas lo mejor posible. Te aviso ya que no es tan sencillo como parece. Yo gasté un rollo entero la primera vez. Sino, en Amazon, puedes encontrar un montón de tipos de calleras o en cualquier tienda especializada.

las manos de un crossfitter


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. Buen artículo Z….! Es que este nombre que has decidido… madre mía! No podrías llamarte de una forma más… bonita?

    Yo he visto manos en el Box que daban miedo, a menudo es gente que hace el bruto y no se las cuida como tu has mencionado en tu post.

    No sabía que tenías blog! Me gusta, iré pasando por aquí a leer tus artículos.

    Un saludo!

    Anabel

    • Zorra Crossfitter dice: agosto 11, 2016 at 10:23 am

      Muchas gracias Anabel!! Es un placer que alguien como tú comente en mi blog. Espero que el resto de artículos también los disfrutes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + cuatro =