02 Ene 2017

Para esos días de flojera, Zorranbrokn

Sé que hay veces que la vida cuesta y el culo pesa. Sí, el culo es lo que más puede llegar a pesar algunos días y quien diga que no miente o está realmente enfermo y tiene mucho tiempo libre. El caso es que hay días en los que no se tiene el ánimo, pero el ánimo para nada, no solo para no entrenar. Hay días en los que si uno pudiese desaparecer durante 24h todo sería mucho más fácil, ¿verdad?

Hay momentos en los que lo mandarías todo a la puta mierda. ¡Y CON RAZÓN! Lo sé, soy consciente de que estas situaciones pasan. Y no porque ya no nos guste el Crossfit, porque no queramos seguir entrenando o por lo que nos dicen, sino porque hemos alcanzado el nivel máximo de saturación. Sea por lo que sea y sea lo que sea, nuestro vaso se ha llenado y hemos dicho “Hasta aquí”, pero no solo con el entrenamiento, sino con todo. Y ese maldito sentimiento es una mierda porque sabes que físicamente puedes y que emocionalmente también podrías, pero claro… solo una vez allí. Y el problema de todo esto viene a que no te nace seguir apretándote. Estás desganada, sin ánimo, sin fuerza y sin motivación, que es lo peor, y por lo tanto nunca te llegas a hacer el ánimo total para decir “Cojo las cosas y me voy para el Box”.

esos días de flojera...

Sé de lo que hablo, yo también –y como muchos- lo he pasado. No hace ni puta gracia tener que luchar contigo misma en esos días de flojera, porque en realidad no importa en qué momento de tu vida estés: siempre van a estar ahí para que tengas que tirar del carro un poco más. No es que quiera ser negativa, pero de verdad que esos días son los peores porque no sabes exactamente de donde viene esa emoción, o quizás sí, pero salir de ella, quitarte la mierda y moverte… ¡JÁ! Eso sí que es jodido.

Los días de flojera son los que realmente vale la pena dar el 100%

Pero… sea jodido o no, déjame decirte una cosa que quiero que sepas: aunque tengas uno de esos días de flojera… ¡mueve el culo! No importa por qué lo muevas, pero lo importante es que lo hagas. Vale, sí, en la cama se está cojonudamente bien, calentita pero… ¿en serio crees que las cosas van a desaparecer porque tú hayas decidido esconderte en tu cama? No. Así que saca la cabeza y mueve el culo, con decisión. Porque no importa lo que haya pasado, no importa lo que estés pensando. Lo que fue, fue y lo que tenga que ser, será. Y no, siento decirte que eso no va a desaparecer y que solo podrás combatir ese sentimiento moviéndote y cogiendo a la Kettlebell por el asa. Sí, así funcionan las cosas: o te mueves y reaccionas, o mueres en el intento. Y hasta donde yo sé, eres un Crossfitter, ¿no?

Déjame decirte que, en esos días de flojera, ir al Box puede ser lo mejor que te haya pasado. Sé que no te apetece, que no tienes ganas ni de coger la Dumbell de dos kilos pero… ¿desde cuándo se va al Box solo para entrenar? Que yo sepa eso es una parte del entrenamiento, pero hay mucho más allá. Entiendo que a veces puede costarte hacerte el ánimo. El miedo a no dar el callo porque no estás en lo que tienes que estar, el miedo a no poder levantar X peso, e, incluso, el miedo a que el Coach te riña porque estás en la parra y no te enteras de lo que está explicando puede llevarte a decir “Hoy paso”, ¿pero sabes qué pasa? Que luego será peor. Peor porque te sentirás vacía, te sentirás decepcionada contigo misma. Sé que muchas se sentirán culpables porque no han entrenado y no han quemado toda la porquería que se comieron el día anterior, pero no es eso lo de lo que yo te hablo. Yo te hablo de algo más profundo, de algo más intenso: de saber que podías y no lo has hecho porque no querías.

Dejarte llevar por los días de flojera solo hará que te decepciones a ti misma.

No importa lo que piensen los demás, ya os tengo dicho que los días tontos los tiene cualquiera, incluso una Zorranbrokn, pero ahí reside nuestra diferencia: que nosotras no nos dejamos vencer, por nada, y menos por nosotras mismas. Que no te importe la báscula, que no te importe lo que hayas comido, que no te importe lo que no has quemado… ¡lo que te tiene que importar es lo que te has decepcionado! Sé que un día sin entrenar puede parecer un día perdido y, sí, lo es. Pero solo si no dejas de entrenar por pereza, por flojera, no porque tu cuerpo o tu mente estén siendo sabios y te estén diciendo que es mejor hacer un Rest Day inesperado. Eso es de buen Crossfitter, dejarse llevar por la flojera no lo es. Si hay algo que marca la mente y el cuerpo de un Crossfitter es la disciplina y aunque a veces cuesta ser constante, vale la pena.

Lo creas o no, la disciplina que se te inculca en el Box es lo que, el día de mañana, te hará ser grande.

Así que, Zorranbrokn, hazte el ánimo y mueve el culo. Y como te digo, no lo hagas por el qué dirán, por lo que comas o no, por lo que quemes o no, hazlo por ti, por tu mente, por ser cada día mejor, por demostrar –y demostrarte- que con disciplina todo se puede conseguir. Hazlo, porque valdrá la pena. Quizás, el día de mañana tengas que ser el ejemplo de alguien, o a lo mejor ya lo eres. ¿Qué les estás enseñando a tus hijos dejando de hacer las cosas porque estás en uno de esos días de flojera? ¿Qué tipo de personas quieres que sean en un futuro? ¿Unos acomodados que esperen a que se lo den todo hecho o personas que sepan luchar por sí mismas y que sepan sacarse las castañas del fuego solos? Piénsalo. Demostrarte las cosas a ti misma, no decepcionarte e ir a entrenar pese a tener un día de flojera puede ser TODO para alguien. Puede ser todo lo bueno que quieras inculcarle a tu hijo, a tu hermano, a tu amiga… O puedes ser todo lo malo que nunca querrías que hiciese.

No dejarte llevar por los días de flojera no solo es demostrarle al mundo que estás ahí y que no te rindes, sino que te lo estás demostrando a ti misma. Quizás, hace unos meses fueses incapaz de sacar esa fuerza de voluntad adelante. Sí, el Crossfit puede cambiarte mucho a nivel mental y, por supuesto, esto es algo que hace contigo: hacerte más decidido, más valiente, invencible. Por eso es por lo que vale la pena luchar y no por el peso que estés moviendo, como si quieres hacer una sentadilla con 20kg, ¡¿qué más dará?! Lo que importa es la actitud con la que mueves ese peso, las ganas, la energía y la determinación que te han llevado a ponerte delante del Rack y decir “POR MIS COJONES”. Sí, has llegado más lejos de lo que jamás te hubieses imaginado y, por eso, no tienes que dejarte llevar por el mar de incertidumbre, aunque cueste ir al Box. Sabes que valdrá la pena.

Si te dejas llevar en los días de flojera, recuerda que no estás siendo el nuevo TU, sino esa antigua versión de ti misma que tan poco te gusta ya.

Deja de quejarte, deja de pensar que no tienes ganas y ves a entrenar porque te prometo que siempre va a valer la pena. Porque el Crossfit no solo se trata de entrenar, hay muchas más cosas, como por ejemplo una familia que va a estar ahí para animarte, para empujarte y para llamarte VAGA de mi parte. Es una familia que se va a preocupar por ti y que, perfectamente, va a entender tu flojera, porque todos la pasamos. Por esas pequeñas cosas vale la pena ir al Box aún en los días de flojera, porque siempre habrá alguien con quien puedas echarte unas risas entre serie y serie; siempre habrá alguien dispuesto a gritarte durante el WOD aunque a él le falte el aire; siempre tendrás a una persona apoyándote aunque las cosas no salgan como tú quieres; y, por supuesto, siempre tendrás a esa familia a la que no le importa quedarse un rato más contigo, riéndose y bebiéndose una cerveza. Porque el Crossfit no es solo una disciplina deportiva, es COMUNIDAD. Y la comunidad, siempre va a apoyar a esos miembros que flaquean, porque saben que cualquier día les puede tocar a ellos.

flojera chicas Crossfit La Jaula

Las chicas de Crossfit La Jaula

Mueve el culo y ves al Box en esos días de flojera máxima porque conseguirás mucho más que cualquier otro día. Ya sabes que el Crossfit no solo te va a dar beneficios físicos, sino que los mentales también son una parte esencial de cada WOD. Así que… ¿se te ocurre una forma mejor de poner en práctica toda esa teoría mental que has aprendido que en un día de flojera? A mi no y te aseguro que es el mejor día de todos para demostrarte de lo que eres capaz, de las barreras que puedes saltar. Sí, puede ser que no consigas un RM o que te salgan los Muscle Up pero, ¿y qué? Una Zorranbrokn no es Unbroken por las cosas que hace entrenando, sino por lo que demuestra día tras día en el Box, porque no le resulta tan fácil darse por vencida, porque siempre se volverá a poner de pie y lo dará todo, cueste lo que cueste.

No cuentes lo que hace falta para ser una Zorranbrokn, haz que ser una Zorranbrokn cuente.

No dejes que los días de flojera puedan contigo, te chupen el ánimo y el alma, porque esos días son los que más vale la pena plantarle cara a todo y demostrar que estás ahí, al pie del cañón. Son los días más complicados, son los días en los que más vas a aprender de todo, incluso de ti misma. Son esos días los que vas a poder contarles a tus hijos para que aprendan un valor nuevo, son esos días los que mirarás con más orgullo, son los días en los que más vas a conseguir conectar con tu familia del Box. Sí, esos días grises, que no tienen pinta de acabar nunca… Esos días son los que más merece la pena mover el culo e ir a entrenar, porque todo lo que puedas aprender en ellos, algún día, entenderás que es lo más valioso que te pudo dar el Crossfit.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 4 =