09 Sep 2016

Disfrutar al máximo de la Cheat Meal

Ya sé que me estoy poniendo un poquitín pesadita con esto de la vuelta a la rutina, ¡¡pero es que lo estoy pasando muy mal!! Y como dicen que las penas, si las compartes, saben mejor pues… Las comparto con vosotros.

El caso es que, como a todos, el verano a mi también me ha pasado factura –ya sabéis que no soy perfecta– y me he vuelto a casa con mis dos kilitos de más por culpa de tanto heladito y tanto picoteo. Por supuesto, la cuesta de septiembre para cualquier Crossfitter se traduce en volver a entrenar y morir a causa de las agujetas, y en volver a retomar la dieta deseando que llegue la tan ansiada Cheat Meal.

Sí, yo también he muerto de antojos esta semana sabiendo que tenía que volver a controlar la ingesta de alimentos, pero lo he superado y ahora espero con ansia a que llegue mi comida trampa. El mayor problema al que nos vamos a enfrentar ahora es que vamos a querer comer hasta reventar y, seguramente, la Cheat Meal pase a ser Cheat Weekend. ¡¡ERROR!! Ya os hablé de la Cheat Meal anteriormente y de sus beneficios pero, a veces, cuesta mucho controlarse, lo sé.

Como también sé el remordimiento que puede causar pasarse hasta en la comida trampa, os dejo algunos truquiconsejos de Zorra Crossfitter para que puedas disfrutar la máximo de tu Cheat Meal.

cheat-meal-happy

5 cosas a tener en cuenta para disfrutar al máximo de la Cheat Meal

Entrena antes

En general, la mayoría de nosotros disfrutamos de las comidas trampa los sábados o los domingos –al menos yo-. Sin embargo, me siento peor ya que esos días me los suelo tomar libres de entrenamiento y, claro, la Cheat Meal no sabe igual. Para disfrutar al máximo de la Cheat Meal, intenta moverte antes de su ingesta. Tampoco te digo que corras una maratón o te prendas fuego entrenando o, peor, que te limites a hacer la Cheat Meal el día que entrenes. Solo digo que, si haces algo de ejercicio, aunque sea salir a hacer un poco de cardio moderado, todo te sabrá mejor y los remordimientos serán mucho menores.

No te llenes hasta reventar

Muchos –en los cuales me incluyo- tendemos a creer que si nos atiborramos hasta reventar NO PASA NADA porque nos lo merecemos ya que estamos en la Cheat Meal. ¡¡FALSO!! Atiborrarse no trae nada bueno, básicamente porque luego los remordimientos y el dolor de barriga van a ser terribles. La idea es que hagáis una comida trampa no que asaltéis un buffet. En ella, va incluida la bebida y el postre además de lo que comáis. Llevar un cierto control a la hora de comer en la Cheat Meal hará que, luego, los antojos sean menores y que no pequéis el resto de días del fin de semana.

Lo menos grasienta posible

No digo que esté mal comer comida hipergrasienta, ¡a mi también es lo que más me gusta en la Cheat Meal! Pero sí que es cierto que cuanto menos grasa sea la comida que ingiramos, menor van a ser las ansias de nuestro cuerpo por repetir. Esto implica que, cuanto menos frito, rebozado y untado en aceite esté lo que nos vayamos a comer, mejor que mejor. Intenta que haya más bien una compensación entre proteínas y carbohidratos, aunque seguramente la cantidad de carbos será mucho más alta. Aún así, intenta que la proteína esté presente en tu comida y que, al menos, sea de calidad –no como la carne del McDonald’s-.

Bebe agua

Of course, esto es algo que tenemos que hacer todos los días de nuestra vida como buenos deportistas que somos. Sin embargo, beber agua durante el día de nuestra Cheat Meal, nos ayudará mucho y bastante a sentirnos saciados. Entiendo, a la perfección, que muchos no queráis ni verla durante la comida porque preferís un vinito o una Coca-Cola, sin embargo –y si podéis y queréis-, yo os recomiendo que, antes incluso de pedir otra bebida os toméis como mínimo un vaso de agua. Por lo general, si acompañamos la comida trampa de vino o bebidas gaseosas, nuestro cuerpo tiende a deshidratarse con mayor rapidez, por eso, beberse un vaso de agua os beneficiará y hará que podáis disfrutar al máximo de la Cheat Meal.

Innovar

Innovar es una de mis opciones favoritas a la hora de hacer la Cheat Meal. La verdad es que soy una gorda atrapada en el cuerpo de una Crossfitter –¡gracias a dios!- y disfruto mucho comiendo cosas y descubriendo nuevos platos. La idea es que, para que podáis disfrutar al máximo de la Cheat Meal, no os obcequéis en solo ir a un sitio a cenar todas las santas comidas trampas. Además de porque variar ayudará a tu cuerpo a asimilar el glucógeno de forma más positiva, hará que tú, mentalmente, no te canses hasta de la Cheat Meal. Mi consejo es que vayáis pasando de cadenas de comida a restaurantes más de casa y mezcléis comidas más heavy con comidas más light en vuestra comida trampa. Aunque os estaréis saltando la dieta, ¡no siempre será tan malo!

Recordad que, la dieta, la seguís porque a VOSOTRAS OS APETECE y queréis veros mejor, no por lo que os digan o piensen los demás. Por eso, ¡disfrutar al máximo de la Cheat Meal es tan importante! Salte de la dieta y vive, JODER.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × cuatro =