14 Oct 2016

Reaprende a disfrutar de las pequeñas cosas, Zorra C****f**ter

A lo mejor soy yo que últimamente está un poco condicionada, pero estoy venga a escuchar a mujeres y a hombres que andan agobiadísimos aún después de las vacaciones. Por lo visto no han perdido lo que tenían que perder y ven que las navidades están a la vuelta de la esquina y se agobian. Aunque yo también lo entiendo, con lo que nos pasamos en Navidad es normal que ya empiecen a haber agobios. Por cierto, ¿sabéis lo que vais a hacer en Nochevieja? Yo aún no tengo ni idea, pero si puedo iré a entrenar.

El caso es que, con todo lo que escucho, me he estado dando cuenta de que desde que soy Crossfitter he aprendido muchas cosas, pero he desaprendido muchas otras. Sí, desaprender. Una palabra que no usaría en absoluto para referirme al Crossfit, pero mira, es tan cierto como que si no te cuidas los callos, te saltan haciendo dominadas. ¿Qué a qué me refiero con desaprender? Pues a olvidarse del saber hacer las cosas cotidianas de la vida, como por ejemplo…

¿Cuándo fue la última vez que disfrutaste de las pequeñas cosas?

Sí, disfrutar, saborear, hacerlo con ganas, con empeño y luego, por supuesto, no sentir en absoluto remordimiento. Sí, muchos lo hacemos, pero muy de tanto en tanto, de poco en poco para no olvidar qué se siente, pero la realidad es que, inevitablemente después, vamos a agobiarnos por lo que hemos hecho. Sí, el Crossfit está presente en esos pensamientos y lo sabéis. Sí, a mi también me pasa y lo reconozco. ¿Qué hay de malo que me vuelva tan loca un deporte que no solo me da salud física sino que también estabilidad emocional? Creo que nada, a excepción de que muchas veces no me deja disfrutar como antes, ya no me deja ser yo, aunque ya no sea realmente yo.

Jackie Perez

El caso es que muchos –como yo- lo acabaréis pensando y os daréis cuenta de que por este entrenamiento, por estos movimientos, por x rendimiento o x situación, habéis dejado de disfrutar de las pequeñas cosas y sin daros cuenta del todo. No digo que os olvidéis de Crossfit o que no le deis prioridad, pero sí que no dejéis el resto de cosas de lado.

Disfruta de las pequeñas cosas, ¡¡de verdad!!

Disfruta de ese Rest Day que te ha dado la gana hacer. De descansar porque sí, sin encontrarte mal, sin ir a destajo, solo porque te apetece o, simplemente, el WOD no te motiva. Disfruta de ese día, de ese momento. Disfrútalo porque tu cuerpo lo está haciendo. Creo que una de las cosas que más hemos desaprendido TODOS es a descansar y es lo que más echa de menos el cuerpo, estoy segura.

Reaprende a disfrutar de que te apetece volver a ser una vaga, que se quiere tirar todo el día en el sofá viendo películas, ¡o no! Y solo quiere echarse una maxi siesta porque le apetece y se lo pide el cuerpo. ¿Qué pasa por que no vayas un día a entrenar? ¿Vas a dejar de ser Crossfitter? ¿Se te va a olvidar cómo se hace un snatch? ¡Venga ya, coño! Sabes que no, así que no te agobies porque no te apetezca, de vez en cuando, ir a entrenar. Si no te apetece la mayoría de los días puede ser más bien que te estés desmotivando.

El todo no tiene que ser incompatible con la nada. Quiero decir, que no por menos entrenar vas a ser un peor Crossfitter. De hecho, serás uno mejor porque podrás reflexionar en qué estás haciendo mal y qué es lo que haces bien, lo cual te permitirá avanzar. Mientras, si no descansas, paras y reaprendes a disfrutar del Crossfit… ¡te estancarás! Y eso, te puedo decir que es lo peor que te puede pasar como Crossfitter, porque llegados a ese punto… solo queda la desmotivación y salir de ahí sí que puede ser frustrante y complicado.

Reaprende a disfrutar del Crossfit como antes

Reaprende a poder disfrutar de la comida sin remordimiento. Si el día que no te apetece ir a entrenar te da por comer cual gorda, ¡hazlo! Un día es un día y si te lo piden el cuerpo y la mente, obséquiales. Para algo ellos están todos los días dando el callo para que tú consigas tus objetivos en cada WOD, ¿no? Pues hazlo. Disfruta de comerte unas pocas oreo, ¡o el puto paquete entero! Sí, llevan millones de grasas saturadas y no, eso no lo eliminan ni mil burpees, ¿pero y qué? Disfrutar de las guarrerías es lo que también te da vida.

Disfruta de las comidas trampa, Zorra Crossfitter. Sin remordimientos, sin calcular las calorías, sin contar cada trozo de pan o de patata frita que te llevas a la boca. Disfrútalo porque comer no siempre tiene que ser aburrido, no siempre tiene que ser por conseguir un objetivo. Comer es más un acto social, ¡así que disfrútalo aunque vayas a cenar a McDonald’s! Lo más divertido de la Cheat Meal no es la comida en sí, sino con quien compartes esa comida, ese momento. Con quien compartes las risas, las lágrimas o lo que quieras compartir ese día.

¡EH! Basta ya de agobiarse por las calorías vacías que tiene una copa o una cerveza. ¿Te apetece hacértela y no estás en tu Cheat Meal? ¡HAZLO JODER! Porque no importan las calorías en la vida, no vas a ser ni mejor ni peor persona por pasarte de calorías una semana, o dos. Tampoco vas a ser una Crossfitter que no valga ni para remendar una comba. ¡NO! Vas a seguir siendo la misma, pero vas a disfrutar más. Cuando reaprendes a disfrutar de las pequeñas cosas, tu cuerpo y tu mente están más relajados y serás mejor en todo lo que te propongas. Así que deja de mirar mal ese Gin Tonic, esa cerveza o ese Ron, ¡y disfrútalo si te apetece!

La vida no está hecha para contar calorías, dice Ligeresa

Reeducarse y disfrutar de las pequeñas cosas también implica volver a ver el Crossfit desde otra perspectiva. Sé que a veces es complicado no sentirse bajo mucha presión. Es normal, ves a las Dottir y piensas… “¿Qué coño estoy haciendo mal en mis entrenamientos?” Pues nada, nena, ¡no haces nada mal! Es normal que tengas altibajos, que hayan días mejores y peores. Que hayan meses en los que le quitas el hipo a cualquiera y, otros meses, que ni pasando medio desnuda por debajo de una obra te miran. Es así. Todo dependerá de tu actitud. Por eso, reaprende a disfrutar del Crossfit como el primer mes en el que empezaste a entrenar. Cuando las agujetas te mataban pero te encantaba porque habías aprendido algo nuevo.

Disfrutar de las pequeñas cosas de cada WOD también es importante para tener una mente sana en Crossfit. Por eso, ¡deja de pensar que ya sabes hacerlo todo! O al menos que ya sabes hacer perfectamente todos los ejercicios que te salen. No sabes, siento decírtelo, pero es así. Siempre habrá algo que debas y puedas corregir, algo que tengas que mejorar, algo que tengas que pulir. Pero, ¡eh! Disfrutar de esas pequeñas cosas también mola mucho, aunque en el momento te joda la vida y te sientas bastante inútil.

Disfruta de los WOD malos porque son los que realmente te van a hacer fuerte. Los WOD buenos lo único que hacen es subirte el ego, hacer que te sientas extasiada y que te equivoques y creas que lo puedes todo. Pero no es así, cari. Realmente, los WOD malos son los que te van a enseñar las cosas: tus debilidades, tus fortalezas, quién eres o quién eras. Disfrutar de esas pequeñas cosas es lo que te hace ser mejor Crossfitter y no hacer un Mucle Up. Cualquiera puede hacerlo en verdad, pero aprender de sus errores no todo el mundo sabe.

Reaprender a disfrutar de las pequeñas cosas negativas es más beneficioso que nada en el mundo

¿Sabes qué otra cosa se nos ha olvidado disfrutar a los Crossfitter? Del michelín ese que nos sale por encima del pantalón. Sí, de ese que a veces te avergüenzas tanto que te subes las mallas hasta el sobaquillo solo para que no se note. Pero, ¿sabes qué? Ese michelín no quiere decir otra cosa mas que estás viva. Sí, que estás viva y eres mujer. Por desgracia, nuestra genética es así y almacena la grasa en las caderas. Tenerla quiere decir que estás viva y que puedes dar vida. Así que reaprende a mirarte, verlo y decir “lo buena que estoy con michelín incluido”. Es así. Amar a tu michelín forma parte de reaprender a disfrutar las pequeñas cosas.

¡Y qué coño! Aprende a disfrutar de que la ropa vieja no te quepa. Sí, disfrútalo porque aunque tu tarjeta de crédito tiemble cada vez que ve que unos pantalones no te suben por los cuádriceps, siempre querrá decir una sola cosa: que estás haciendo las cosas bien. Así que no te deprimas por ver que “tu talla” ya no te entra. Esa YA no es tu talla. Sí, ahora usarás una más pero, maja, ¿a quién conoces que pueda decir sin miedo “tengo unas cuajas y un culo tan perfectos que no me caben en los pantalones”? Pues eso. Disfrutar de las pequeñas cosas así es lo que te va a dar energía y motivación para seguir entrenando. ¿O acaso crees que si fuese al revés te gustaría más? No lo haría si fueses una Zorra Crossfitter de verdad.

Pero sobre todo, reaprende a disfrutar todas esas pequeñas cosas porque te harán ver que has cambiado, sí, pero también te enseñarán a ver que ha sido para mejor. Porque apuestas por ti, por tu salud, por tu estado emocional y por tu desarrollo personal. ¿Cuántas personas pueden decir lo mismo? Y que no hagan Crossfit, claro. ¡POCAS! Y eso es así. Pero recuerda: no pierdas la perspectiva y no te olvides de disfrutar de las pequeñas cosas porque son las que realmente te darán vida.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 − cuatro =