26 Oct 2016

El RM y el Crossfit

Estoy segura de que muchas –y muchos- me tenéis por una fuertaca de estas que miras y piensas “Joder, con la tía”. Pero la verdad es que no, ojalá. Aunque no lo creáis, soy una tía más haciendo Crossfit. Sí, puede que tenga un poco más de nivel que un novato, pero tampoco soy una RX propiamente dicha. Digamos que soy algo así como un principio de RX.

Pero sí, soy Crossfitter y a mucha honra. Y como a todo buen Crossfitter siempre tengo ahí una alarma constante en mi cerebro cuando mi Coach dice “día de RM”. Sea el que sea, para lo que sea y con lo que sea. A mi también me pasa que cuando alguien dice la palabra RM –o repetición máxima- me saltan todas las alarmas y empiezo a obsesionarme. Porque sí, todos nos hemos obsesionado en algún momento de nuestra vida con nuestro RM. Ya sea porque es muy bajo, porque no sube, porque nuestra compi va mejor, porque no sabéis si es por técnica o por fuerza… Da IGUAL. Siempre te vas a rallar con tu RM. Eso se debe a que el Crossfit, en sí mismo, es un deporte muy exigente y en eso es en lo que te conviertes –en unos aspectos más y en otros menos-, pero te haces una persona exigente que siempre busca lo mejor, la excelencia, los RM en cualquier aspecto de su vida.

Camille Leblanc-Basinet does Amanda at the CrossFit HQ gym.

Sin embargo, parece que aunque todos lo sabemos –nos lo dice una vocecilla interior- NO debemos obsesionarnos con el RM. Solo con googlear RM lo que más aparece es “¿Cómo mejorar tu RM de X?”. Joder, ¡qué pesadilla, de verdad! No es que diga que buscar el RM no sea bueno. Siempre supone un reto más en nuestra vida como Crossfitter y en nuestro entrenamiento diario, solo digo que vivimos más pendientes de conseguirlo que de disfrutarlo. Y es ahí donde estamos fallando todos.

Consejos para mejorar tu RM

Ya sabéis que tengo un Coach muy listo y muy majo, que siempre está ahí para darte consejos, aunque no siempre son los mejores. Sin embargo, he de decir que a mi me ha ayudado mucho a nivel personal y deportivo el hecho de que me dé consejos sobre el RM y el Crossfit. Estos son.

Tómatelo como un juego

Vais a pensar que estoy loca, porque muchos seguro que me queréis linchar porque pensáis y decís que el Crossfit es un deporte serio y que no hay que tomarse a la ligera. Estoy totalmente de acuerdo y parece mentira que no lo sepáis ya, con todo lo que hago, pero entiendo que os suene un poco raro. Cuanto más serias se ponen las cosas, más presión hay y nos autoimponemos, por eso, el Crossfit es una disciplina dura. Hay muchos ejercicios, muchos movimientos, mucha técnica que, inevitablemente, ejercen una presión sobre ti que pocos pueden controlar. Por eso, los que sí pueden, están en los Games queridos. Una vez leí que un adulto nunca debía dejar de jugar, simplemente tenía que aprender a cambiar sus juguetes y es una verdad como un templo. Si tú entrenas Crossfit, has encontrado nuevos juguetes, ¿por qué ya no los disfrutas como un scalextric o la Barbie de turno? No hay una diferencia tan abismal entre un juguete y otro, solo cambian la edad recomendada y el peso del propio juguete. Cuando aprendes a jugar, a divertirte y a no presionarte tanto, los RM llegan solos. Y es así como, además de volver a disfrutar del Crossfit, conseguirás mejorar, aunque sea más poco a poco de lo que te gustaría.

Técnica, técnica y más técnica

Ahora mismo me siento un poco mi Coach, no os voy a engañar. Pero si algo he aprendido en todo el tiempo que soy Crossfitter es que la técnica, en este deporte, lo es todo, pero todo, todo, todo. Sí, sin técnica no se llega a ningún lado. Está claro que si tienes fuerza podrás mover hasta X peso, pero eso no te asegura poder hacer el RM que quieres. La técnica y tener la cabeza en lo que hay que tenerla es lo único que, el día de mañana, te dará ese RM que tanto buscas. Y no, no es algo que te tenga que agobiar. Parece que una vez dejas la etapa de la pica queda feo y fatal que vuelvas a usarla, pero lo cierto es que la pica es la base de todo Crossfitter, la esencia de todo tipo de movimientos. Deja a un lado ese miedo tan terrible que le tienes, cógela y practica. Practica hasta que se te cansen los brazos y que no sea por el peso. Practica para que, mañana, al coger la barra, tanto ella como tú, seais uno solo. De nada te va a servir poder mover la barra si no sabes cómo moverla bien.

Ten paciencia

Si hay algo que tienes que aprender si has decidido convertirte en Crossfitter es que la paciencia es la madre de la ciencia, o al menos de nuestro deporte. Admito que, como todos, me he estresado al ver que pasaban las semanas y no aumentaba mi RM, ¡¡pero es totalmente normal!! Buscar un RM nuevo –en el mismo ejercicio o derivados- cada semana no te va a asegurar el éxito, eso tenlo claro. El proceso de un RM tiene un secreto: el peso y la condición física. No vas a poder aumentar tu peso si sigues igual que hace una semana, es obvio. Pero parece que muchos no lo tenemos presente cuando nos toca enfrentarnos a nuestros RM y más si son de Clean and Jerk o de Snatch. Ojalá todo fuese más sencillo, estoy de acuerdo. Ojalá no costase tanto llegar a tener un buen RM de lo que sea, ojalá todos pudiésemos ser Rich Froning, ¡¡¡PERO NO LO SOMOS, JODER!!! Seamos de la categoría que seamos, la mayoría de nosotros somos amateur, no nos dedicamos a esto de forma profesional y la historia es así y los RM son algo difícil de conseguir. Si le añades la paciencia a los dos consejos anteriores, te aseguro de que antes de que te des cuenta, tienes tu nuevo RM. Porque normalmente es así: aparecen cuando menos te lo esperas.

Pide ayuda

Hay un momento en la vida de todo Crossfitter en el que, de pronto, mamá o papá pato –tu Coach de turno- te deja solo y ya no te da de comer ni te cuida. Te deja a tu aire, para que tú solo aprendas. Y ese momento mola, porque te sientes fuerte, confiando y, la mayoría de las veces, te comerías el mundo. Pero hay muchos Crossfitter que confunden eso con estar preparados para lo que sea y no necesitar consejos de nada ni de nadie y eso no es así. Si tu Coach te suelta la mano y te da libertad es simplemente porque considera que vas a saber hacer las cosas con cabeza, que tienes cierta técnica y que puedes seguir aprendiendo más o menos por tu cuenta. ESO ES LO ÚNICO QUE QUIERE DECIR. Nada tiene que ver con que puedas ser el siguiente Frases o Ohlsen, por ejemplo. Por eso, si ves que te has estancado, habla con tu Coach y pídele ayuda. Seguramente, ese estancamiento que estás teniendo con tu RM tiene más que ver con la técnica que con cualquier otra cosa y aunque creas que lo estás haciendo todo exactamente igual, puede que solo por el simple hecho de levantar el culo un pelín antes de lo que debes, ya no puedas mover ese peso. Y es ahí donde entran los Coach y su gran y maravillosa sabiduría.

No te obsesiones

Si hay algo malo, malísimo cuando practicas Crossfit es el agobio, el estrés y la obsesión por que te salga un ejercicio. Sí, todos hemos pasado por ahí en gimnásticos y halterofilia. Es normal que a todo el mundo no le salgan los ejercicios, como ya he dicho hay demasiadas cosas en las que pensar y con las que quedarse, así que es normal que no nos salga todo y mucho menos a la velocidad que queremos que nos salga. El tema es que esto conlleva que nos fijemos en el resto de compañeros, por lo que al final acabamos más mirando los progresos y los avances de los demás que los nuestros propios, lo cual es un error. Eso te lleva a pensar que no vales para eso y claro, te obsesionas. Te obsesionas al principio de una forma sana porque quieres conseguir ese nuevo RM, pero luego… las cosas van cambiando. Van pasando las semanas y no lo consigues, pasan los entrenamientos de fuerza y nada de nada. Por supuesto, esto hace que vayan apareciendo las dudas, las preguntas, los “Odio el X” o incluso que dejes de practicar ese ejercicio que tanto se te atraganta. ¡¡NO LO HAGAS!! Practica el ejercicio, concédete un Open Box una vez por semana o cada 15 días y entrena, practica, céntrate en la pica, en el movimiento y no solo levantar peso. Sí, sé que eso de no hacer un WOD un solo día nos hace volvernos locos y preguntarnos si hemos hecho las cosas bien o no, porque no estamos cansadísimos como de normal, pero entrenar la técnica y la fuerza es ESENCIAL.

Si quieres conseguir un RM todo es cuestión de práctica y de confianza. Confiar en ti y en que algún día seguro que llega, hará que tengas ese dichoso y preciado RM antes de lo que te esperas. El Crossfit es así, le pese a quien le pese y te guste más o menos. La paciencia siempre tiene que ir por delante, así que deja de agobiarte por los RM y el Crossfit y empieza a disfrutar más de tus entrenamientos.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + dieciseis =