22 May 2017

Cosas que toda Elite Zorrita debería escuchar todos los días

No, no sois las únicas que pensáis que se me va un poco la pinza. Sé que últimamente me da mucho por hacer un artículo y el contrario al poco después, pero es que creo que hay que decirnos las cosas un poco más clara y estas son cosas que toda Elite Zorrita debería escuchar si no es todo los días, ¡al menos casi todos!

Cuando dices que haces Crossfit y eres mujer, todo el mundo tiende a echarse las manos a la cabeza y entran en un estado de algo así como histeria colectiva y se deciden a hacerte comentarios que están completamente fuera de lugar. No es que no les guste que tú, en concreto como X lo practiques, sino que la gran mayoría de las personas de esta sociedad cree que una mujer no debe hacer deportes de fuerza y de alta intensidad. ¿Por qué? Pues supongo que es, simplemente, porque seguimos viviendo en una sociedad machista, retrógrada y misógina en la que el hombre es el único que puede tener “poder”.

¿Y qué es la fuerza si no es poder? Pues ahí está la cosa. Una mujer, por simplemente serlo, tiene que ser algo así como una miniprincesa, una flor delicada y que hay que cuidar para luego cultivar y emparejar, porque claro, si no eres como el resto acabarás sola y marchita. Por eso, se ha asumido socialmente que una mujer no puede tener fuerza, porque a ella le corresponde ser débil y sumisa y aunque no se piense así ya de forma directa –aunque muchos crean que no, sí que se hace-, nos hemos quedado con ese rastrojo de pensamiento. Y claro, así nos va a las mujeres que nos da por ponernos “tochas”, grandes y “marimachos”… ¡que no valemos pa’ na’! Y eso, por supuesto, nos lleva al hecho de que tanto mujeres como hombres se permiten el lujo de decirte, de criticar, de increparte y de comentar a tono de broma –por supuesto, nadie lo duda-, qué es lo que tienes que hacer.

Por eso, ha llegado el punto en el que es importante, no solo quererse y respetarse, sino querer y respetar a todas esas mujeres que hacen deporte y que lo dan todo, a pesar de que otros muchos se lo quieran quitar de cuajo.

lo que toda elite zorrita debería escuchar

10 cosas que toda Elite Zorrita debería escuchar

“Estás cañón”

No creas que te digo esto por complacerte, por motivarte o porque quiera motivarte. No soy de ese tipo de personas que va dando consejos motivacionales en plan “Tú lo vales”, “Cree en ti” y cosas de esas. La verdad es que si quieres cosas de ese estilo es mejor que dejes de leer este artículo porque no es lo que vas a encontrar. Lo que yo quiero decirte es muy diferente a lo que te estás planteando porque seguro que estás pensando “Esta tipa me está diciendo que estoy buena sin haberme visto, cuando me sobran/faltan X kilos, no quepo en una 36 y blablablá”. Y no, yo no voy por ahí, voy por otro camino. Desde siempre, el hecho de estar buena, de estar cañón se ha adjudicado a algo simplemente físico y no es así. Una Elite Zorrita está cañón no por cómo se ve, sino por lo que hace. Porque no importa que seas capaz de hacer un Snatch con 50kg, lo que cuenta es que te has decidido a cambiar y eso, querida, es lo que te hace tan jodidamente bella. Porque tú, frente a todo lo que te rodea, te has decidido a hacer algo que jamás creíste posible, has movido el culo y te has enfrentado a ti misma en muchas facetas que no te esperabas. Bienvenida al club de las buenorras, de esas mujeres que no tienen miedo, de esas que luchan por ser alguien, pero no para los demás, sino para ella misma.

“Las tallas en tu ropa NO DICEN NADA DE TI”

Sé que el mundo espera de ti que siempre estés guapa, que vayas bien vestida, que vayas conjuntada, que lleves maquillaje, que no delates signos de madurez o de infancia, también esperan de ti que seas una mujer estándar. ¿Qué es eso? Pues esa mujer que es idéntica a las demás y por lo único que vale es por las tallas de su ropa. Si hay algo que toda Elite Zorrita debería escuchar es que NO PASA NADA por no cumplir esos estándares y mucho menos si eso implica embutirte en una talla que no es la tuya solo por complacer a personas que no son tú. Créeme cuando te digo que no importa la talla de tu sujetador, de vaquero o de camiseta que gastes, ¡a nadie le importan tus tallas! Sé que te han hecho creer que para estar buena tienes que ser un 90-60-90 o un 100-80-100, pero no es así. Estás perfecta conforme estás y el hecho de que tengas que usar más de una 36 en un vaquero no debería avergonzarte, sino enorgullecerte. Enorgullecerte porque te gustas, te sientes bien contigo misma. Y si no lo haces, ¡no pasa nada! Sé que como buena Elite Zorrita que eres, estarás poniendo de tu parte para remediarlo y sentirte bien contigo misma. Porque así somos las Crossfitter: mujeres que luchamos con nosotras mismas, que hacemos lo posible por querernos cada día un poco más y eso es lo que realmente debe hacernos sentir bien.

 

“No te has puesto grande, te has hecho VALIENTE”

La mayor pesadilla de toda Elite Zorrita es cuando a la gente le da por decir que se ha puesto grande, que tiene el cuerpo de un hombre, que así no es nada femenina. Pero eso es todo una mentira, una mentira que viene impuesta por una sociedad que cree que una mujer es sexy solo si no le rozan los muslos. Y a ti, como a mi, ¡nos rozan, qué coño! Y no es porque no nos cuidemos, porque llevemos una mala alimentación, sino porque hacemos deporte y porque nuestros músculos se han puesto fuertes. Y tú te has puesto fuerte, pero nunca grande. Ponerse grande no es la historia en todo esto, porque la gente que te diga que te has puesto grande no sabe lo grande que te has puesto de verdad, pero no por fuera, sino por dentro. Hacer deporte te agranda el alma porque te hace valiente, ¡joder! ¿Cuántas personas son capaces de enfrentarse a sí mismas día tras día? ¿Cuántas mujeres conoces que, día tras día, luchen por ser una mejor persona? Y lo haces entrenando y, muchas veces, poniendo tu integridad en riesgo y eso es lo más bonito de todo porque aunque te hayas musculado, aunque te hayas puesto “grande” para muchos, lo que nadie aprecia realmente es la mujer VALIENTE que ha renacido gracias al Crossfit.

“Cojones es lo que le echas TÚ a las cosas que haces en el Box”

Algo que toda Elite Zorrita debería escuchar es “BRAVO”. Bravo por empezar una nueva etapa de tu vida tengas la edad que tengas, bravo por tener agallas de enfrentarte a trepar una cuerda sin tener una colchoneta que te proteja de la caída, bravo por andar haciendo el pino sabiendo que algún día te puedes dejar los dientes en el suelo. La gente te va a felicitar solo porque eres una madre genial, ideal y una mujer perfecta porque tienes un tipazo. ¿Estamos locos? Una mujer no solo vale eso. Una mujer vale por lo que tiene en la cabeza, por lo que pesan sus ideas. El físico puede ser algo pasajero, puede ser algo momentáneo y no te va a definir nunca como persona, tampoco es –o debería ser- una carta de presentación. Atreverte a hacer lo que haces, echarle cojones a la vida es lo que te hace una mujer fuerte y decidida y no el hecho de que te ajustes a lo que la gente espera ver en ti. La gente te va a decir que por hacer el deporte que haces no te puedes haber hecho más valiente, pero esa gente no sabe lo que es poder aguantar una barra pesada por encima de su cabeza, tú sí.

“No hace falta que tengas un six pack para estar en forma. Y menos para ser feliz”

Como deportistas, todas –y todos, he de decirte- estamos sujetos a los imaginarios del resto del mundo. Cuando le dices a alguien que haces deporte lo primero que asumen es que tienes un six pack cojonudo porque claro, haces deporte y debería notarse. Pues no tiene por qué y no pasa nada por no tenerlo, hazme caso. Yo soy la primera que no tiene un six pack. ¿Que me gustaría? Claro, pero si hay algo que toda Elite Zorrita debería escuchar es esto: “Recuerda que no estás apostando por algo estético, sino por algo saludable”. El fitness es una práctica deportiva que busca –básicamente- resultados estéticos, pero el Crossfit no. Por eso, tu alimentación no tiene nada que ver con la que puede llevar una chica de gimnasio. Tú, para rendir, tienes que ALIMENTARTE y no hacer tonterías con la comida. Tu dieta debe incluir de todo, incluso carbo hidratos aunque al principio la idea no te haga ninguna gracia. Un six pack no te garantiza estar en mejor forma, poder correr cual gacela en celo cuando pierdes el autobús y asegurarte el éxito y sino mira a muchas de esas fitinfluencers que no son ni capaces de entrenar con una kettlebell de 8kg porque se desfondan. Y, por supuesto, recuerda que el six pack no te va a hacer más feliz porque tal como viene se irá y si aprendes a quererte y a asumirte TAL Y COMO ERES, ¡eso perdurará para siempre!

“El respeto no se gana frente a los demás, sino frente a uno mismo”

Asúmelo: todo el mundo se va a permitir el lujo de criticarte porque haces Crossfit. Ya sea porque no deberías hacer deportes tan de fuerza, ya sea porque estás muy “grande”, porque pasas mucho tiempo en el Box… Por lo que sea. ¿Pero sabes qué? Que eso debe darte igual. Al fin y al cabo, a todos nos llega nuestro San Martín –creo que era ese, ¿no?- y el tiempo nos pone en nuestro lugar. A las mujeres se nos ha enseñado que debemos obedecer a las órdenes de los demás porque por nosotras mismas no nos valemos y lo más triste de esto es que muchas perdemos el respeto propio. Queremos encajar en unos ideales, en unas formas de ver la vida que no son ciertas y que no son así porque lo haga la mayoría. Que algo esté socialmente aceptado no lo convierte en bueno y sino mira la comida basura. Sé que quieres que el resto del mundo te respete, que te acepte tal y como eres pero eso es algo que no va a llegar nunca. No va a llegar porque vivimos en una sociedad intransigente, egoísta y ególatra donde es más importante la pelusilla que tenemos en el ombligo que el apoyo a los demás. Por eso, algo que debería escuchar una Elite Zorrita es: “Respétate tú que ya estás haciendo suficiente para el mundo”. Lucha por ti, por lo que TÚ quieres y fin.

“¿Que no debes levantar ese peso? ¡¡NO NI NA’!!”

Desde bien pequeñas se nos dice que somos princesas, débiles y que necesitamos a un hombre a nuestro lado para ser salvadas, pero eso no es así y lo aprendemos cuando somos adolecentes. Pero esto no se acaba ahí, ¡ojalá! En el momento en el que empiezas a entrenar Crossfit, la gente te va a llamar loca porque, claro, ¿qué coño hace una mujer levantando pesas? ¿Estamos locos? Te van a decir que no debes levantar peso, que no es sano para la salud y –sintiéndolo en el alma- volverán a eso de “Te vas a poner grande, como un tío”. Levantar pesos es sano y no solo porque nos ayuda físicamente, sino que nos ayudar mentalmente porque nos hace asumir riesgos, enfrentarnos a retos inesperados y a cambiar la forma que tenemos de ver las cosas. Si en algún momento no debes levanta “ese” peso, es cuando estés lesionada o tengas algún problema de salud y SOLO porque te lo haya dicho un médico. El resto del mundo te la tiene que sudar, pero largo y ancho, como Castilla. Levanta ese peso, demuéstrate lo que vales, visualiza de lo que eres capaz, experimenta la vida POR Y PARA TI.

“Tu felicidad solo debería estar en tus manos y no es la de cualquiera. ¡Estar soltera NO es malo!”

Si hay una frase que me encanta es esa de “Como sigas así no vas a encontrar novio en la vida”. Me río en su cara, de verdad. Cuando te digo que no te has puesto grande físicamente, sino que tu alma se ha hecho más grande y te has puesto valiente, también me refiero a que se te han puesto los ovarios en el sitio. Algo que debería escuchar toda Elite Zorrita es que es más bonito hacerse feliz a una misma que ser feliz porque alguien te hace sentir bien momentáneamente. Está claro que la vida compartida es más, pero no por eso debes dejar que tu amor propio, tu felicidad y tu vida dependan de una pareja –y me da igual si tiene pene o vagina-, porque eso lo único que va a hacer es que tú no te encuentres a ti misma. Lucha por ti, crece para ti y demuéstrate a ti misma de lo que eres capaz. Creer en ti te hace grande y eso puede asustar a mucha gente porque no es lo habitual que una mujer sea así de segura. Aunque ahora no me quieras creer, los hombres no quieren a una mujer a su sombra y menos si son Crossfitter, quieren una compañera, una mujer que se valga por sí misma pero que quiera compartir su vida. Y te digo una cosa: si no es así, ¡no tengas nada porque no vale la pena perder tu tiempo!

“Eres un GRAN ejemplo”

No sé cuántas Elite Zorritas que estén leyendo este artículo serán mamás, pero sé que todas somos hijas, hermanas, primas, sobrinas, novias o mujeres de alguien y eso es lo que importa. Sé que mucha gente te va a decir que “Menudos valores le estás enseñando a tu hijo/a” porque te lo llevarás al Box y dejarás que haga un deporte que no es el fútbol o la gimnasia rítmica y eso la gente no lo ve con buenos ojos porque no es lo típico. Lo que no saben es que tú, gracias al Crossfit estás conociendo unos valores que –quizás- antes no conocías, o al menos de la forma en la que lo haces ahora. Sabes lo que es el respeto, el apoyo, el amor, la comunidad, el valor, la perseverancia y el trabajo duro. Y lo sabes porque todos los días te enfrentas a cosas que se salen de tu zona de confort y lo haces de una forma jodidamente espectacular. Si hay algo que una Elite Zorrita debería escuchar es que le digan lo que le digan está siendo un ejemplo CO JO NU DO para alguien y que solo por eso debería enorgullecerse.

“TE ADMIRO”

Sí, te admiro y mucho. Mucho porque sé que si estás aquí eres una Elite Zorrita, de las de verdad. Eres una mujer que se quiere, que se cuida, que se respeta, que se enorgullece de lo que hace, que no tiene miedo a enfrentarse a cosas que no conoce, que pese a lo que tiene alrededor se toma SU tiempo y hace lo que a ELLA le gusta. Sí, esto debería escucharlo cualquier Elite Zorrita porque una mujer así no solo se merece todo el respeto del mundo, sino que la admiración debe ser algo te haga pararte a mirarla y quedarte embobado/a mirándola. Te admiro, Elite Zorrita porque eres alguien especial, no solo por lo que hace, sino por cómo lo hace. Porque además de conocer el respeto, el apoyo, etc. sabes lo que es la pasión, el coraje y el amor por algo que te hace pelearte contigo misma día tras día. Te admiro porque has llegado lejos, mucho más lejos de lo que nunca jamás imaginaste. Te admiro por el simple hecho de que eres una mujer que cree en ella misma y que lo da todo por quererse, respetarse y entusiasmarse como si no hubiese mañana y sin importar lo que la gente le diga.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 2 =