31 Mar 2016

La emociones que te marcarán como Crossfitter

El CrossFit te cambia a mucho niveles, o al menos eso hizo conmigo, y uno de ellos son las emociones. Es una forma increíble de conocerse, pero también es dura de cojones. Cuando veo a mis compañeros, o a mi misma sin ir más lejos, a veces me pregunto cómo podemos estar tan cuerdos –dentro de lo que cabe- y ser tan emocionalmente estables aún siendo tan bipolares.

Sí, porque cuando eres Crossfitter –y peor me lo pones si eres una Zorra Crossfitter- nunca vas a ser emocionalmente estable un solo día en el Box. Parece estúpido, pero así es. Las emociones te colapsarán la mayoría de días, pero lo creas o no eso será lo que te haga ser estable fuera de tus entrenamientos de CrossFit.

Si llevas mucho tiempo siendo Crossfitter, entenderás a la primera de lo que hablo, si llevas poco tiempo practicando este deporte, lo entenderás en cuanto acabes de leer este artículo.

emociones como crossfitter

Las ocho emociones que todo Crossfitter experimenta en el Box

Alegría

Lo creas o no, hay poco días marcados por la alegría. El CrossFit nos hace ser demasiado exigentes con nosotros mismos y esto acaba consiguiendo que dudemos de nuestro esfuerzo, de nuestro ímpetu y de nuestras capacidades. Aún así, existen esos días en los que te llevas una sorpresa consiguiendo un nuevo RM, acabando un WOD interminable o porque, simplemente, has mejorado tus tiempos.

Agotamiento

Yo no sé tú, pero yo cada vez que salgo del Box estoy embotada. Tengo hasta las neuronas cansadas –incluso a veces me pasa solo con ver la pizarra-. El agotamiento es una de las emociones más típicas de un Crossfitter. Física y mental. Físico cuando acabas de hacer un ejercicio que tenías atragantado y te has superado, mental por culpa de algún WOD demasiado repetitivo –un AMRAP o un 21/15/9-.

Desesperación

Creo que es la peor de todas. Esta es la emoción que más puede conmigo y me hace sentir una mezcla de todas y cada una de las emociones que os explico. Sí, porque la desesperación me hace acumular rabia al ver que no consigo mejorar, porque no levanto más peso, porque me sigue matando el RUN o porque veo a mis compañeros y, sin querer, me comparo con sus marcas o progresos. Recuerda: la desesperación no es mala, al menos dosificada. Es la emoción que te llevará a superarte TODOS los días. Sea dentro o fuera del Box.

Dolor

No hace falta ni que la explique, ¿verdad? No hay que ser un erudito para saber que tener las manos como lijas, con callos –y más si se abren-, agujetas diarias y un desasosiego al ver que no has conseguido al RM que te habías planteado, duele. Y mucho. Te desmotiva, pero a la vez te motiva a querer ser mejor, a querer dar un poco más de ti, de lo que eres ahora el siguiente día y el siguiente.

Euforia

Una de las emociones más complicadas de canalizar, ¡¡POR DIOS!! Hay días en los que, sin motivo aparente, podrás conseguir un MU, una Butterfly o un Snatch con un peso de bestia parda. Esos días sentirás euforia, pero no solo tú, sino tu Coach y tus compañeros. Porque, aunque hay que moderarse, la euforia se transmite y eso hará que todos deis un poco más en el WOD y que os mantengáis siempre unidos.

Impotencia

¿Alguna vez has visto a alguien mirar la barra fijamente como si se fuese a echar a llorar? Bien, pues esa es la impotencia. Una de las emociones más jodidas. Saber que quieres y que no puedes acaba contigo. Te derrumba y a veces no te deja ni avanzar. Te obsesiona, te absorbe y lo peor es que viene sin previo aviso. A lo mejor, un día ya no sabes hacer DU o algo tan sencillo como Kipping Pull Ups y es cuando te entrará la impotencia. Impotencia al saberte estúpida, al ver que aún sabiendo no puedes y, lo peor, impotencia al ver que tus compañeros te están dejando atrás.

Liberación

Una de las emociones más mágicas de un Crossfitter y siempre es al acabar el WOD. Sientes que algo dentro de ti se rompe, pero que algo nuevo se forma. Te sientes libre, porque has descargado el dolor, la rabia, el estrés, etc. Libre porque es tu momento. El momento en el día en el que te puedes preocupar de ti y solo de ti sin que la gente se ofenda. Te sientes libre porque de pronto se te olvida todo lo malo, nada duele y solo sientes paz. Hasta que te levantas y empiezas a sentir cincuenta mil emociones más que te joden esa.

Rabia

Otra de las emociones que más se va a repetir en tu vida. Sí. Aunque no quieras te van a dar rabia muchas cosas, primero tus compañeros. Los celos no son buenos y nunca te puedes comparar con nadie, pero es verdad que siempre te va a dar rabia escuchar a un compañero quejarse de X o Y en algún ejercicio cuando tú lo llevas fatal. También te vas a enrabiar cuando tengas un mal día sin un motivo aparente, o porque se te atragante un ejercicio o el WOD entero –que es peor-.

 

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 2 =