12 Dic 2016

Lo que toda Zorra C****f**ter está HARTA de escuchar

Desde hace tiempo, el Box se ha convertido en un refugio para mi, en un lugar seguro en el que poder estar tranquila, desestresarme y desfogarme de todo lo que tengo dentro. Y, aunque muchos lo crean, esto no tiene nada que ver con que esté obsesionada con el Crossfit, con que mi vida se haya convertido en vivir por y para el entrenamiento o porque, como La Zorra, es donde vivo más experiencias. Ojalá fuese de verdad –y únicamente- por eso, pero lo triste es que no lo es. El Box es mi casa, mi hogar, mi refugio y no solo porque me encante practicar Crossfit, sino porque es en el único sitio en el que no me siento juzgada, en el que no tengo por qué defenderme de nada y de nadie, en el que no tengo que dar explicaciones o tengo que escuchar cosas que ya estoy harta de escuchar.

El Box es, para mi y para muchas otras Zorras C****f**ter, un lugar seguro en el que poder expresarse, en el que poder ser las personas nuevas que son, sin que nadie nos mire con cara de asombro, de asco o con burla. Porque sí, lo creáis o no, fuera del Box, somos algo así como monstruos, como unas locas deseosas de parecernos más a un hombre que a una mujer. Triste pero cierto, porque muy a mi pesar –aunque me duela en el alma- vivimos en un país patriarcal en el que aún se tiene la conciencia de que una mujer vale únicamente por lo delgada que está, los pechos grandes y tersos que tiene o, simplemente, lo sumisa que es. Gracias a Fraser, ¡ya no todos los hombres tienen esa concepción! Sin embargo, muchas otras personas siguen siendo MUY machistas y aquí, aunque os sorprenda, englobo también a muchas mujeres. Mujeres que siguen pensando que lo bonito, lo ideal y lo realmente femenino es lo que anuncian las revistas.

Y sí, esto es algo que toda Zorra C****f**ter está harta de escuchar porque siempre estamos sujetas a miradas inquisitivas, palabras hirientes y comentarios TOTALMENTE fuera de lugar. Y simplemente porque no nos ajustamos a los cánones de belleza estándar, a esos cánones que anuncian las revistas como el Hola, la Glamour o la Vogue. Porque no queremos parecernos más a un Ángel de Victoria’s Secret que a una Dottir. Porque no nos dejamos avasallar cuando nos dicen algo sobre nuestro cuerpo, fuerte y poderoso, que es lo que hacen muchas mujeres hoy en día. Y ojalá no estuviese que estar escribiendo este artículo, porque sé que a muchas Zorras C****f**ter les estoy metiendo el dedo en la llaga, pero también sé que con este artículo muchas de nosotras podremos dejar POR FIN las cosas claras.

Zorra Crossfitter harta de escuchar

Las 15 frases más típicas que toda Zorra C****f**ter está harta de escuchar

“Al final se te van a quedar unas piernas que ni un jamón de bellota”

Aunque en principio esto pueda parecer un piropazo que a toda Zorra C****f**ter le encantaría escuchar, lo cierto es que cuando un tío –tío de familia- me lo dijo no era para nada para halagarme o para motivarme más. Lo decía porque me rozan los muslos, porque tengo cuajas y no patitas de pollo, me lo dijo porque tengo unos MUSLACOS que da gusto verlos. Unas piernas que aguantan Heavy Clean, que aguantan carreras y 100 Box Jumps. Piernas bonitas, fuertes y jodidamente agradecidas. Porque tengo unas piernas que NO caben en una 32 y eso, por supuesto, es de gorda o de macho. Y yo, como hago Crossfit, soy una machota, una tía poco femenina porque no me da la puta gana dejarme dominar por lo que digan los diseñadores de alta costura. ¿Pero sabéis qué? Más de un deportista envidia estas cuajas, estas piernas que dan poder, que son BELLEZA PURA.

“Te estás poniendo DEMASIADO grande”

¿Demasiado grande? ¿Qué coño es demasiado grande? ¿Ponerme como uno de esos gilipollas que va al gimnasio y se mete ciclos? ¿Demasiado grande es que no se me noten las costillas al respirar? ¿Que se me noten los abdominales sin hacer fuerza? ¿O “DEMASIADO grande” es simplemente más fuerte y sana que el resto de las mujeres? Es estúpido pensar que estoy “DEMASIADO grande” porque si a mi me gusta como estoy, ¿qué narices te importa a ti? ¿Eres mi pareja? ¿Te tengo que resultar atractiva por algo en concreto? ¿Tengo que entrar dentro de TU canon de belleza? Porque creo que cuando decís este tipo de gilipolleces, en ningún momento os planteáis que, a lo mejor, a nosotras NOS GUSTA cómo nos vemos. Nos gusta una espalda grande y fuerte, unos tríceps definidos para que cada vez que saludemos no se nos agite un colgajo de PURA GRASA, o un culo que ni un cura podría evitar mirar. A MI, que es la que se soporta TODOS los días, la que se mira y la que se seduce TODOS LO MALDITOS DÍAS, no solo me gusta, SINO QUE ME ENCANTA. ¿A caso yo te digo lo gordo que estás? ¿Comento lo caído que tienes el culo? No. Porque supongo que tú te gustas así y yo no tengo por qué negártelo o hacerte sentir mal por ello.

“Se te va a poner cuerpo de tío”

Ojalá fuese eso verdad… el problema es que el cuerpo de tío al que tú te refieres solo representa al 10% de la gente normal. El resto o está obeso, es un esmirriado, tiene más barriga que una embarazada a punto de parir o se pone detrás de mi y desaparece. Dime exactamente a qué tipo de tío te refieres. ¿Al que va de machito y todo poderoso con sus colegas del bar mientras se hace una tapita? ¿O al que se pasa el día sin mover una mierda de peso y no puede ni con la compra? Además, creo que lo ÚNICO que da sexualidad en esta vida –sin ofender al colectivo transgénero- es tu aparato reproductor: el pene es de hombre y la vagina de mujer. Al seguir teniendo glándulas mamarias, producir estrógenos y progesterona y tener VAGINA, sigo siendo MUJER.

“A este ritmo, te van a desaparecer las tetas”

Ya sé que vivimos en una sociedad en la que lo único que cuenta PARA todo –para ser sexy, conseguir un curro, ser femenina…- es el tamaño de tu canalillo y el de tus tetas. Sí, así de triste es España y la concepción de la mujer. Pero dime, ¿a cuántas niñas conoces que no tienen pecho porque SU DESARROLLO se ha estando? ¿A cuántas mujeres ves que, aún teniendo pechos pequeños, están orgullosas de sí mismas y se sienten jodidamente sexys? Yo conozco a muchas y tengo el honor de entrenar con ellas. Sí, me importa una puta mierda el tamaño de mis pechos, porque ellos no dictaminan el tamaño de mi cerebro, ni el número de neuronas que tengo. Sin embargo, las tonterías que dices y no tiene harta a cualquier Zorra C****f**ter, sí lo hace.

“Entrenar tanto no es bueno”

¿Y qué narices es bueno en esta vida? Hasta donde yo sé tampoco lo es inflarse a papas, comida basura, alcohol del barato y a drogas y la gran mayoría lo hace. Incluso tú, que te dignas a decirme a mi lo que es sano. Cada quien desgasta su cuerpo como quiere. Yo he decidido entrenar duro, ser Crossfitter y no dejar que la diabetes acabe conmigo. Ojalá tú pudieses decir un tercio de lo que yo digo actualmente sobre mi salud, mi acondicionamiento físico y mi estabilidad mental.

“Esos brazos no son de mujer”

No, no son de mujer, es verdad. El otro día decidí intercambiarme los brazos con uno de mis compañeros para ver qué se experimenta sin tener un colgajo de grasa moviéndose más que la barriga de Homer cada vez que me muevo. ¡¡POR SUPUESTO QUE SON DE MUJER, GILIPOLLAS!! Lo son porque, como cualquier ser humano, tengo músculos y, como cualquier músculo, cuando lo activas/entrenas SE DESARROLLA. Sí, puede ser que no sean los típicos brazos de princesa adorable y delicada pero, el día de mañana, cuando tenga que cargar con una persona que se ha desmayado en el suelo, cuando tenga que cargar YO SOLA con la compra hasta casa, cuando tenga que coger una rueda y cambiársela a mi coche, o cuando tenga que cargar con mi hijo durante horas en brazos, ¡SÍ PODRÉ HACERLO!

“Como sigas comiendo así, el día que dejes de entrenar… ¡ya verás cómo te pones!”

Esta es una afirmación que cualquier Zorra C****f**ter está harta de escuchar. Sí, comemos como limas, como un hombre, ¿y qué? Solo seguimos a nuestro cuerpo, obedecemos a la máquina que nos da la vida, que nos hace sentir vivos. Por suerte o por desgracia, cuando entrenas deportes de alta intensidad –aunque realmente cuando entrenas, básicamente- tu metabolismo se acelera y, por eso, demanda tantísimas calorías, ¡porque sino le falta energía! Y no solo le falta energía para entrenar, sino que le falta energía para vivir, para reír, para salir a tomar algo, ¡le falta para todo! Si como tanto es porque mi cuerpo lo necesita. El día que deje de entrenar tanto, mi cuerpo no necesitará tanto aporte calórico, por lo que comeré menos, no te preocupes.

“Pobrecillo al que se la agarres con esas mano”

¡¡Pobrecillo al que no se la agarre!! Déjame decirte que esto tiene harta a toda Zorra C****f**ter simplemente por una razón: CONOCEMOS LO QUE ES LA HIGIENE. Sí, sé que los callos, a primera vista impactan. Sé que puede quedar feo o de campesina tener estos callos pero estos callos son los que a mi me dicen hasta dónde he llegado, qué he conseguido y lo mucho que me ha costado. A pesar de sentirme orgullosa de tenerlos, sé que es importante cuidárselos y no por el qué dirán sino por necesidad y gusto. Además, te digo ya que JAMÁS le tocaría nada a un SUBNORMAL que me juzgase por los callos que tengo.

“Normal que estés así de fuerte, ¡con el dopaje que te metes!”

Queridas personas del mundo: el doping es drogarse con sustancias I LE GA LES. Yo tomo batidos de proteína, glutamina y BCAA, micro y macronutrientes que mi cuerpo YA tiene y que existen en TODOS los alimentos. Si me suplemento es, básicamente, porque mi cuerpo necesita de dosis más elevadas que el tuyo, algo que solo con la alimentación no he podido conseguir.

“Empiezas a no ser femenina”

Es la frase más típica y que más harta tiene a todas las Zorras C****f**ter. ¿Qué es ser femenina? ¿Ser dulce, adorable, frágil e indefensa me convierte en mujer? ¿Ser asertiva, sumisa y domesticada? Porque si es así, Belén Esteban tiene una mierda de eso y no veo que muchos digan que no es femenina. Le dirán lo que queráis, pero no que no es mujer.

¿U os referíais a que tenga músculos marcados? Porque muchas chicas que van al gimnasio también los tienen y bien que os las follaríais o son vuestro ejemplo a seguir en las redes sociales. ¿Esas son más femeninas que yo? ¿Por qué? ¿Porque solo cogen mancuernas de 2,5kg o solo hacen sentadillas con 20kg?

“Te estás obsesionando con el Crossfit ese”

Sí, puede ser que, a veces, me pase hablando de él. Puede ser que a veces, de lo único que os hable es de lo que me pasa en el Box, de lo que he conseguido en el Box o de lo que me ha dicho X compañero del Box. Sí. Pero quizás no es porque esté obsesionada con el Crossfit, quizás es porque en el resto de mi vida, no hay novedades. También puedo hablaros del trabajo, pero estoy segura de que eso también os agotaría. Por eso, que nos digáis que estamos obsesionadas, es lo que hace que toda Zorra C****f**ter se harta de las tonterías que podéis llegar a decir. En Crossfit me transformo en una persona mejor, os guste más o menos, deberíais enorgulleceros por el simple hecho de que quiera compartir estas cosas con vosotros.

“Al final te vas a hacer culturista”

Estoy segura de que sí, de que algún día acabaré en un escenario haciendo posturas de flamenco aletargado para lucir un cuerpo deforme. Esto tiene harta a toda Zorra C****f**ter por el simple hecho de que no entrenamos por una belleza estética como sí hacen las culturistas. Como en cualquier otro deporte, se entrena porque te gusta, porque te hace sentir bien y porque te gusta los beneficios que te da. Ser culturista no te da ningún beneficio de salud ni físico, así que no me confundáis con esa gente, por favor. Porque lo que yo hago me da rendimiento, me da fuerza y no solo algo estético.

“Cuando me pelee con alguien te llamaré para que te pegues tú por mi, ¡que con lo fuerte que estás seguro que ganas!”

Ante todo, gracias. Gracias por tratarme como un triste objeto, gracias por no ver en mi que hay algo más que un bíceps o una espalda, gracias por pensar que soy solo algo que usar cuando las cosas vayan mal. Pero sobre todo, gracias por demostrarme el tipo de persona que eres. Porque sí, no tienes que ser de lo mejor, si lo único que quieres de mi es protección y, te recuero, que no hago Judo, Haikido, o cualquier otro tipo de arte marcial o deporte de lucha. Hago Crossfit, un deporte para mejorar tu cuerpo y tu rendimiento, no para aprender a pegarme. Estar fuerte NO es sinónimo de saber pegar, así que seguro que, como yo, muchas Zorras C****f**ter agradecen que dejéis de decir tonterías así.

“En el Box ese te tienes que hartar a ligar”

Como dato importante: ningún Crossfitter de verdad va al Box para ligar. Si se liga es un daño colateral. Pero un buen Crossfitter, os aseguro que es lo último que busca dentro del Box. Además, entre nosotros, ponemos en práctica una palabra que, por lo visto, muy pocas personas conocen: RESPETO. En el Box, todos somos compañeros, no como en un gimnasio que todos son carnaza para todos y todo. En un Box, nos cuidamos, nos mimamos, nos apoyamos, nos alegramos la vida –y sí, las vistas- y nos protegemos. Es absurdo creer que, cuando una Zorra va a entrenar, lo hace porque quiere ligar. Y esto, tiene harta a una Zorra C****f**ter porque ni esperamos ni buscamos nada, ¡y menos un hombre!

“Si sigues comportándote así, nunca te vas a echar novio”

¿Así cómo? ¿Autosuficiente? ¿Madura? ¿Independiente? ¿Fuerte? ¿Altruista? ¿Chula? Se me olvida que la gente corriente, la gente que es incapaz de pensar por si misma, no sabe lo que es vivir sola, con tus miedos, inseguridades y problemas para ti. Se me olvidaba que, para ser una mujer de verdad, una de esas que vale la pena, tienes que serlo porque eres la extensión de un hombre, porque los hombres son los que mandan. Estar soltera es malo, es una desgracia y un futuro horrible para una mujer. Sí, puede que ese destino sea terrorífico para cualquier mujer, pero no para mi. Prefiero estar sola a mal acompañada. Prefiero seguir estando soltera a tener que soportar a una persona que no asume cómo soy, cuáles son mis valores o que se atreve a decirme cómo debo ser, qué debo hacer y qué pensar.

BONUS para las emparejadas: “En casa llevas tú los pantalones, ¿no? Porque con lo grande que estás cualquiera te contradice…”

No. En casa ninguno lleva los putos pantalones. En casa NO hay faldas y pantalones. Hay ROPA, sencillamente. Ninguno manda más que el otro, somos compañeros, nos apoyamos, confiamos el uno en el otro, nos animamos y ayudamos en todo lo posible. En casa, en el trabajo, en el entrenamiento y fuera de todo esto. Somos más que un pantalón y una falda. Somos una pareja que se ama, se desea y se apoya. Por suerte, no somos la típica pareja en la que se machacan, se dan de hostias, se atraen y ni se tocan. Por suerte, no somos esa clase de pareja en la cual uno domina al otro y se cree más que el otro.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =