02 Jun 2017

La energía en el cuerpo de un Crossfitter

Llega verano y estamos todos –aunque mucho más todas, lo sé- que si “mira esta lorci de aquí”, “mira esto de acá”, que si “en vez de bajar peso no hago más que subir” y diversas patochadas más. La verdad es que no sé cómo haciendo el deporte que hacéis aún os sobra energía como para poder quejaros. De verdad que yo alucino la de veces que me habrán escrito este mes solo para preguntarme cómo bajar esa grasa que está ahí, colgando por encima del pantalón.

Como ya os he dicho innumerables veces, una mala dieta no se entrena. Esto básicamente quiere decir que si os hincháis a entrenar pero también a cervezas y tapitas del bar lo único que vais a conseguir va a ser almacenar cantidad ingente de grasa y sobreentrenaros. ¿Qué pasa con esto? Pues que vuestro cuerpo va más lento, como vuestro metabolismo y entonces no vais a conseguir ni 1/3 de lo que lleváis años proponiéndoos. Sí, la vida es muy puta y yo demasiado zorra como para seguir engañándoos.

Además de esto, es la época en la que más mujeres se echan a los brazos de dietas locas y absurdas en busca de ese tipín de las fitinfluencers sin tener en cuenta, muchas veces, que su deporte y el de ellas no es el mismo y que el gasto energético en Crossfit demanda una serie de cosas que el fitness no requiere. Sin emabrgo, ahí están. Dándose cabezazos contra una pared invisible, pasando más hambre que el perro de un ciego y encima sin conseguir los resultados que quieren. Otros muchos, se lanzarán a los brazos de la dieta paleo. La dieta de todos los Crossfitter o eso dicen, ¿no? Pero la harán en el momento en el que no se estén inflando a pizza, a batidos, a perritos calientes, a carne roja todo el rato… Digo yo, que tampoco lo sé, ¡eh! Aún así, mucha gente seguirá una dieta “paleo” o eso se creerán porque la dieta paleo se sigue DE VERDAD solo por 1 de 10 personas que la siguen. El resto del mundo, lo único que hace es aumentar la ingesta de carnes –sobre todo rojas- y eliminar los cereales de su dieta. UNA COMPLETA GILIPOLLEZ pero cada loco con su tema.

Y esto, queridos míos, pasa porque todos los aquí reunidos –o la gran mayoría, pero sobre todo los que recomiendan Herbalife- no tenemos ni puta idea de dónde cojones extrae nuestro cuerpo la energía. Está claro que todos, así como nivel amateur, sabemos que la energía proviene de los Hidratos de Carbono y, por lo tanto, de las grasas que ha generado nuestro cuerpo. Sin embargo, en ningún momento nos hemos llegado a plantear que el cuerpo tenga diferentes vías de extraer la energía cada vez que entrenamos porque eso es como demasiado caótico y no nos lo podemos permitir, claro. Es mucho más fácil pensar que si hacemos deporte, todo lo que gastemos saldrá de nuestros depósitos de grasa, ¿no? Pues esto no siempre es así y debéis saberlo para no empezar a hacer locuras y creer que le debéis algo al mundo que no le debéis.

energia de un Crossfitter

Las 3 rutas para producir energía durante el entrenamiento

Por supuesto, el cuerpo reacciona exactamente igual practiquemos el deporte que practiquemos, solo que en Crossfit se combinan tantos tipos de ejercicio y de entrenamiento que el cuerpo suele acabar usando las 3 rutas de producción de energía más que si simplemente corremos o hacemos ejercicios de fuerza. Por eso, este es uno de los deportes más completos que hay, porque además de hacer que todo tu cuerpo entrene TODOS los días, hace que tu cuerpo use energía de formas distintas, haciendo que tu metabolismo esté mucho más activo y receptivo. Básicamente el Crossfit hace que no siempre funciones igual. Las vías de uso de energía que tiene nuestro cuerpo solo dependerán de la intensidad y la duración de nuestro ejercicio, nada más. Básicamente, nunca usaremos la misma vía si vamos a hacer un AMRAP, un EMOM o buscamos el RM de algún ejercicio.

Por supuesto -y antes de que nadie haga hincapié en el tema- aunque existan tres vías de energía para el cuerpo, esto no quiere decir que nuestro cuerpo SOLO use una, sino que va combinándolas entre sí para poder darle el mejor aporte energético a nuestro cuerpo y que no nos quedemos sin gasolina a la primera de cambio. Sin embargo –y obviamente- sí que es cierto que una de estas vías será la principal y por lo tanto de la que más dependa la “alimentación” de nuestro cuerpo.

Vía de los fosfágenos

Por explicarlo de forma fácil, esta es la primera vía de uso de la energía que toma nuestro cuerpo. Esto se debe a que es la que hace que nuestro cuerpo se active y reaccione frente al estímulo deportivo. De este modo, nuestro cuerpo reacciona “activando” el uso de creatina, la cual es un ácido almacenada en nuestros músculos y el encargado de hacerlos crecer y desarrollarse. Usar la creatina como primera vía de energía para el cuerpo no quiere decir nada más que esto se debe a que nuestro cuerpo se está activando.

Por lo tanto, los tipos de ejercicio o entrenamientos en los que nuestro cuerpo usa, principalmente, esta vía de energía son los deportes o ejercicios de fuerza pura. Esto se debe a que el cuerpo solo usa esta vía durante los 10 primeros segundos. Como ya os he dicho, esto es para activar el cuerpo. Sin embargo, un powerliftter –por ejemplo- es más probable que use solo esta vía ya que suelen hacer trabajos de muy corta duración pero muy intensos. Los levantamientos de peso, sobre todo aquellos en los que se busca un RM o un 3RM –sin llegar a 5, más bien- son en los que la creatina es el principal sustento de la energía.

Vía glucolítica

Como bien podéis imaginaros, esta es la segunda vía de energía para el cuerpo y entra en juego inmediatamente después de pasados los 10 segundos de la primera vía, donde la creatina deja paso al lactato. No hace mucho, ya os expliqué que el lactato aumenta en nuestro cuerpo cuando la demanda de energía en tejidos –sobre todo los musculares- sobre pasa la disponibilidad de oxígeno en sangre. Esto se debe a que –en facilito- el cuerpo no consigue eliminar del todo el lactato, por lo que empieza a almacenarse y tan solo se transformará de nuevo en glucosa cuando llegue al corazón o al hígado. Es en este momento, cuando el lactato es glucosa cuando nuestro cuerpo lo usa.

La vía glucolítica es la vía de energía que se usa en los ejercicios de alta intensidad pero de corta duración. Básicamente en los que son de tipo EMOM, AFAP –pero no hablo de un Murph- o un TABATA. Este tipo de ejercicios demanda el uso de una de las fuentes de energía primaria y que es realmente un “combustible” eficaz para nuestro cuerpo. Sí, en esta vía energética, nuestro cuerpo tira de hidratos de carbono. Por eso, si estás acudiendo a un nutricionista y aunque estés en la parte de pérdida de peso, lo más seguro es que TODOS –o la gran mayoría- de los hidratos que comes al cabo del día esté reunidos en las horas previas a tu entrenamiento, reduciéndose después del mismo. En esta fase, se produce una mayor cantidad de Beta-Alanina, lo cual permite aumentar la resistencia muscular y hace que el cuerpo siga rindiendo al mismo nivel aunque vayamos gastando los hidratos de carbono de forma constante y rápida.

Vía de fosforilación oxidativa

Aunque los Crossfitter no entramos realmente en esta vía –a no ser que tengamos que hacer un Hero realmente largo y bastante constante en ritmo- lo cierto es que la gran mayoría de los deportistas sí lo hacen, sobre todo los de larga duración/distancia. Esta vía de energía para el cuerpo es la que entra en último lugar, sobre todo cuando ya se están prolongando los entrenamientos. Esta es la principal vía de gasto que tienen por ejemplo los triatletas, los maratonianos o los ciclistas. Esto se debe a que esta fase es la que implica un ejercicio de larga duración pero de una intensidad moderada o baja. Tras pasar por las vías de energía anteriores, este es el momento en el que nuestro cuerpo se estabiliza o se centra y usa como principal fuente de energía las grasas –ahora sí-. Aunque tienen mucha más energía que los hidratos, es una energía mucho más lenta de absorber por el cuerpo, por eso tardamos tanto en llegar a este punto.

Esta fase es en esa en la que todos vacilamos y queremos abandonar ya que nuestro cuerpo no solo ha hecho un gasto calórico importante, sino que el glucógeno empieza a descender drásticamente porque los hidratos ya no son la principal fuente de alimentación para el cuerpo y las grasas son mucho más lentas de transformar. Los runners la conocen más como el muro maratoniano y se da –por lo general- en el kilómetro 30. La falta de glucógeno, les lleva a una fatiga muscular casi extrema, sobre todo de las piernas.

La forma en la que el cuerpo crea energía para que nosotros podamos trabajar y entrenar, es esencial conocerla ya que de ella dependerá REALMENTE nuestra dieta. Está claro que si somos de entrenar SOLO fuerza, buscaremos más una dieta que nos permita usar más creatina. Sin embargo, siendo Crossfitter y teniendo en cuenta que hay que trabajar de forma intensa en breve tiempo y que, por supuesto, hacemos muchos ejercicios de alta intensidad pero de duración limitada, es IMPORTANTÍSIMO que en nuestra dieta estén MUY pero que MUY presentes los carbohidratos y muchas dietas –las protéicas o las que se están poniendo de moda ahora mismo- si se hacen como se deberían hacer, no cumplen ni 1/3 de nuestras necesidades. Recordad que ponerse en manos de un buen nutricionista que no solo conozca el campo de la alimentación, sino que también conozca el del deporte –y más concretamente el Crossfit- es esencial para poder mejorar como atletas y no acabar desmotivándonos.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × 5 =