26 Jul 2016

Las dietas más absurdas que puedes hacer

Sé que eso de volver de vacaciones implica mirarse como quinientas veces al espejo. Que si chichilla por aquí, que si pancita por allá… ¡Uy, mira, un michelín! Pero es que eso no es malo, no es insano. Sin embargo, entiendo que muchas nos rallamos simplemente por no tener la apariencia de una modelo de revista o, sin irnos tan lejos –porque las revistas ya no las lee ni el tato-, nuestra Fit Ejemplos de Instagram.

La realidad es que CUALQUIER mujer –y digo mujer, con la cabeza relativamente bien amueblada- tiene sus grasitas. ¿Por qué? PORQUE ES INEVITABLE. Sí, la mujer, por definición tiene depósitos de grasa. Y sí, quieras o no ser madre te lo tienes que comer, porque la vida es así de puta. Desde que te baja el período, tu cuerpo acumula grasa para que el día de mañana tu bebé no muera por malnutrición mientras se forma en tu útero. Por eso, tenemos más acumulación de grasa en zonas más localizadas como las cartucheras, el vientre o las piernas en sí. Una miera, sí pero es así de simple.

Sin embargo, me estoy dando cuenta –gracias a mis compis del Box- de que las mujeres realmente estamos torradas de la cabeza. Que sí, que yo entiendo que se quiera estar increíble y con un cuerpo 10 que quite el hipo pero, ¿de verdad eso es más importante que estar saludable? Yo considero que no aunque seguramente muchas me quieran estampar una silla en la espalda y dejarme K.O por decir algo así.

dietas absurdas

Las 4 dietas más absurdas que he visto hacer a Zorras Crossfitter

La dieta de la Uva

El otro día, una compañera comentaba en el vestuario que estaba haciendo una dieta que era durísima, que le estaba costando la vida y que en el WOD casi le daba una pájara. Instintivamente puse la parabólica y me enteré de que estaba haciendo la llamada Dieta de la Uva. Casi me desmayo yo cuando escuché qué es lo que podía comer. ¡¡SOLO uvas e infusiones durante ocho días!! Que ya no está solo el tema de que apartes los hidratos, las grasas y las proteínas de tu dieta –algo fundamental para que a tu cuerpo no le dé por colapsar y quedarse en el sitio-, sino que encima estaba consumiendo un promedio de entre 700 y 1000 calorías diarias. Obviamente, es un aporte calórico muy por debajo de lo recomendado y más si haces CrossFit o cualquier tipo de entrenamiento de alta intensidad. Olvídate de esta dieta.

La Dieta de la Luna

No voy a negar que yo las cosas estas místicas las acepto y, a veces, puede que les dé un poquitín de razón ya que es muy lógico que la naturaleza nos afecte pero, de ahí a que el ciclo lunar te ayude a adelgazar… ¡hay una media maratón de por medio! Existe la –ridícula idea- de que, durante el ciclo luna llena y luna nueva se debe ayunar. O sea, te tienes que tirar 25h sin comer y por supuesto, ¡ni se te ocurra hacer algo porque te da la pájara del siglo! Pero ojo, que sigue. Durante las fases de luna creciente y menguante se debe hacer un semi-ayuno. O sea, saltarse algunas comidas. Yo estoy a favor del ayuno intermitente pero solo en una de las comidas: desayuno o cena. ¡Y como mucho un par de veces a la semana! Vale que eso de ayunar es efectivo para evitar la inflamación y bajar líquidos pero es que, ¡el efecto rebote es peor que no hacerlo! Por eso, mucho ojo con esta dieta. Y además, he de deciros que NO HAY UN SOLO ESTUDIO que avale este tipo de cosas. De verdad.

La Dieta del Potito

Con esta sí que me río yo. Me recuerda a mis años mozos de universitaria en los que muchas veces acababa alimentándome a base de potitos por la simple perrería de no querer cocinar. ¡Y resulta que ahora es una moda que hacen las celebrities! Ya hay que estar loco. El caso es que con esta dieta hipocalórica, lo que se pretende es consumir un promedio de 14000 cal diarias, algo MUY por debajo de lo que necesita una Crossfitter en su día a día. Por supuesto, cada comida debe reemplazarse por dos o tres potitos de bebé o, si se prefiere, una papilla de verduras –pero nada de cremas de verdura que eso contiene leches y cosas raras que no están permitidas en la dieta-. No hagáis muchas tonterías por favor, y eliminad esta dieta de vuestra lista.

La Dieta de la Cerveza

Sé que a algunas –pero sobre todo a algunos- les va a encantar esta dieta porque está hecha para los amantes de la cerveza. La idea que sostiene esta dieta es que puedes comer LO QUE QUIERAS y CUANTO QUIERAS siempre y cuando bebas cerveza helada TODO el rato. La teoría es que cuanto más calor se le dé al cuerpo, más grasa quema. Pero creo que lo que se han perdido en esta dieta son las calorías vacías que tiene el alcohol de la cerveza, las calorías, las grasas –que no pocas- y los hidratos de “COME LO QUE QUIERAS MIENTRAS BEBAS CERVEZA FRÍA”. No me da ninguna buena espina esta dieta así que mejor evitadla. No, mejor huid.

Os recuerdo que yo no soy nutricionista –ni me las quiero dar- pero sí que pongo a funcionar, aunque sea de vez en cuando, mi cerebro y mi lógica. Si tú también tienes de eso, te darás cuenta solita de que estas dietas son una mierda y que es mejor acudir a un profesional.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 17 =