29 Nov 2016

Los ejercicios de Crossfit que te marcarán de por vida

Creo que si hay algo que nos une a los Crossfitter es que estamos hechos de otra pasta –o queremos creer que lo estamos-. Es gracioso ver como, a pesar de todas las hostias que nos hemos llevado, de todo lo que sufrimos día a día y de la pasta que nos dejamos en esto del Crossfit sigamos ahí, al pie del cañón. Sí, poca gente lo entiende, pero está claro que cuando entras a ese “garaje” con olor a rancio y sudado, no puedes evitar sonreír. Y da igual por qué lo hagas, lo único que importa es que lo haces y ya está. Sonríes siempre, hasta en los día malos, porque ahí está tu Coach, tus compañeros y tú misma para hacer que todo lo demás desaparezca.

Sí, el Crossfit mola mucho porque te da muchos beneficios físicos, pero también te los da emocionales. Seguramente hayas acabado liada por una amiga que te dijo “¡Ven a probar que te va a encantar!” o simplemente antes eras una persona afincada en un gimnasio que, de pronto, se aburrió de levantar pesas y quiso encontrar algo que le motivase día tras días. Sea como sea, has llegado hasta aquí, a ser Crossfitter y a este artículo. No sé por qué, ni quiero hacerlo, pero sí sé lo que te han podido contar. Y es que el Crossfit es ese deporte que nos vuelve a todos locos, porque a pesar de hacernos sufrir día tras día, nos hace superarnos y sentirnos mejor con nosotros mismo.

ejercicios marcas

Y sí, es verdad pero, ¡¡OJO!! No todo es tan bonito como te lo pintan, ni siquiera es tan bonito como te lo pinto yo muchas veces. Lo cierto es que el Crossfit tiene un lado oscuro. Bueno, oscuros tiene muchos, pero sangrientos tiene uno en concreto. Sí, el Crossfit puede ser la leche o la muerte, todo depende de cuántas hostias te hayas metido y si ya te has marcado de por vida. Porque cuando hablo de que hay ejercicios de Crossfit que te marcarán para siempre, no lo digo en sentido retórico. ES LITERAL AL 100%. Sí, querida futura Zorra Crossfitter, bienvenida al mundo de la belleza real, pero de las Crossfitter y no la de Dove.

Los cuatro ejercicios de Crossfit que te marcarán de por vida

Box Jump

Estoy segurísima de que cuando habéis visto de qué va realmente el artículo, habéis pensado instantáneamente en los Box Jump y es que es, por supuesto, el ejercicio de Crossfit que más personas ha marcado. Algunos estaréis pensando “Eso a mi no me va a pasar. Llevo X meses en Crossfit y aún no me he dado”. ¡¡¡JÁ!!! Vuestras ganas, chavales. Llegará el día en el que, como buenos Crossfitter, os rebanéis una espinilla, aunque si tenéis suerte, os las rebanaréis las dos y así pasaréis el sufrimiento de una y listo. Aunque parece un ejercicio sin misterio ni ciencia de por medio, cuando vas aumentando de nivel, sí que empieza a tener y ese momento llega cuando empiezas a hacer los Plyo Box Jumps. A lo mejor el nombre no te suena mucho pero, ¿y si te digo que son esos saltos al cajón en los que no bajas poco a poco, sino que saltas arriba y rebotas al suelo? Pues esos SON LOS MALDITOS SALTOS DE LA MUERTE. Además, pensad que los Box Jumps no son solo un ejercicio para poner a prueba tu resistencia y tu cardio, sino que, además, pondrán a prueba tus piernas. Desde la punta de los pies hasta la cadera. Y por supuesto, tu Coach no va a ser tan misericordioso como para solo ponerte Box Jumps, sino que previamente te pondrá ejercicios que impliquen también las piernas, como run, Air Bike, burpees… Sí, cosas así. Eso, por supuesto, es el otro factor de riesgo que hay con los Box Jump: que cuando las piernas están cansadas, muchas veces no llegas arriba del cajón y ahí es cuando tus espinillas ven llegar la muerte entre terrible sufrimiento. La confianza de creer que puedes y no controlar muy bien cómo funcionan tus piernas en ese momento, es lo que hace que muchos Crossfitter se acaben marcando de por vida por culpa del Box Jump. Y sí, eso fue lo que me pasó a mi, ¡pero a mucha honra! Así que… Mucho ojo con los Box Jumps porque los carga el diablo. Si queréis evitaros sufrimientos –aunque no hay garantías, lo prometo-, lo mejor es que cuando os toquen Box Jump contéis con espinilleras buenas. Y si son de neopreno, ¡casi mejor!

Rope Climb

Aún recuerdo una de mis primeras veces haciendo Rope Climb, ¡como para olvidarla! Los Rope Climb también son de esos ejercicios de Crossfit que te marcarán de por vida. A priori, como los Box Jumps, te parecerá un ejercicio inofensivo, fácil de hacer porque estás aprendiendo la técnica y ves la soltura con la que lo hacen tus compañeros. No es uno de los más complicados, es cierto, pero sí es uno de los más peligrosos y no, no es porque te puedas caer desde arriba del todo. Cuando ves a esos tiarrones y tiarronas trepando la cuerda sin parar y sin descanso, todo parece genial y bonito porque lo hacen tan fácil que crees que lo que más cuesta es la subida. ¡¡JÁ!! No, bonita, lo que más cuesta no es la subida. ¿Es complicado subir? Sí, si no tienes técnica, como todo. ¿Es fácil la bajada? No, no lo es, sin duda. Seguramente muchos estén pensando “Si solo es dejarse caer” y, sí, es solo eso. Pero hay que ir con cuidado y seguramente muchos sepáis por qué lo digo. Una de las marcas más típicas también en los Crossfitter es que tienen una cicatriz en la espinilla o la parte externa del gemelo y no tiene nada que ver con el Box Jump. Esa cicatriz es la que te deja un buen deslizamiento en una de las bajadas del Rope Climb. Un buen quemazo que, como en mi caso, acabó siendo de segundo grado. Por eso, es súper importante que cuando os toquen los Rope Climb en un WOD o simplemente en la técnica, llevéis puestas vuestras calzas de Crossfit –o de superman como yo-. Esto, al menos, os protegerá las espinillas y hará que la rozadura no se convierta en una quemadura y en un sufrimiento eterno. Otra buena opción son las espinilleras de neopreno, aunque son un poco más incómodas para el Rope Climb.

rope-y-box

Double Unders

Seguro que muchos estáis pensando “¿Qué dice esta si los Double Unders no dejan marca de por vida?” ¿Qué no? Pues eso contádselo a mi espalda porque por culpa de un buen latigazo, tengo ahí una marca que da hasta miedo. Bueno más que miedo, es vergüenza, pero vamos, que se lleva relativamente bien. El caso es que hay insensatos que realmente piensan que los latigazos por culpa de la comba no duelen, pero sí que es uno de esos ejercicios que te dejará marcado de por vida –o al menos durante un tiempo-. Está claro que todo depende del grado del latigazo y del empeño que le estuvieses poniendo a tus saltos en ese momento, pero te puedo asegurar que un buen latigazo, además de picar, se queda para la posteridad. Ojalá que no porque queda un poco ridículo que te pregunten y tengas que decir que “esa herida de guerra es de saltar a la comba”. La gente normal parece creer que saltamos a la comba mientras cantamos Al Cocherito Leré o algo de eso. El caso es que todo depende también del cable que tenga tu comba en ese momento. Digamos que yo iba a pelo y claro… Entre que no llevaba la camiseta puesta –soy así de chula- y de estaba usando la comba de un compañero con cable de acero… creo que recogí todas las papeletas para que algo así me pasase. Por eso, es muy importante que tengáis en cuenta la comba que vais a usar y que sea buena, ajustándose a tus necesidades y, por supuesto, a tu nivel.

Si me permitís otro truquiconsejo para que los Double Unders no se conviertan en uno de esos ejercicios de Crossfit que te dejan marca para toda la vida, NUNCA SALTÉIS A LA COMBA SIN ZAPATILLAS. Tenéis todas las papeletas para que en un mal salto, la comba os pegue un latigazo en un dedo –por ejemplo, el godo- y os parta la uña, se os amorate el dedo y no podáis entrenar en un par de semanas hasta que os salga la nueva. En serio, es una de las mayores putadas que podéis pasar en vuestra vida –y no solo como Crossfitter-.

Sit Ups

Seguro que alguno que otro está pensando que estoy loca, que por qué digo que los Sit Ups también son uno de los ejercicios de Crossfit que te marcarán de por vida. O al menos lo harán conmigo y será que tengo un culito bonito pero delicado o algo. El caso es que no sé si es por las mallas, por entrenar con tanga o por la simple fricción del abmat y el material de las mallas, pero cuando tocan un porrón de Sit Ups en un WOD –sí, como por ejemplo un Annie- a mi se me hace herida en el culo. Sí, en las nalgas, lo que se conoce como dentro del culo, donde menos duele –es irónico, sí-. Lo peor no es solo la herida en sí misma, sino que encima, una vez curado se te queda ahí un borrón marrón que no pinta nada. Es como si me hubiese estado raspando con la piedra pómez por ahí, ¡¡y nada más lejos de la realidad!! Además, parece que es imposible curarse ese tipo de marcas y SIEMPRE que me paso con los Sit Ups vuelve a aparecer en mi vida. Es como la relación con un ex al que no quieres volver a ver, pero sois vecinos. Una mierda, vamos. Por eso, siempre tengo en mi neceser un tubo de crema reparadora y mejor si lleva antibiótico. De normal, siempre he usado la Blastoestimulina –también conocida como la crema del Crossfitter- pero Velites Sport tuvo el miramiento de mandarme una crema que hace magia. Sí, magia. Esto tiene que ser algo así como con los sntach pero en crema, porque en un par de días he conseguido que deje de arderme el culo –y no de agujetas, desgraciadamente- y poder sentarme sin morir en el intento. Así que, si sois de culito fino como yo, ¡¡tened siempre una buena crema reparadora a mano!! Y por Fraser… que no sea la de Nivea.

crema velites regeneradora


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. Buenísimo el artículo.
    Yo tengo todas esas marcas de las que habla.
    Verdaderamente el crossfit es durisimo pero engancha.
    A mi me encanta!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + 7 =