31 Ago 2016

No pasa nada por no ser perfecta

No es que suela compartir lo que pienso sobre mi cuerpo con mucha gente, la verdad. Como mucho mi familia –sí también incluyo a la de sudor- pero hay veces que te sientes en confianza y lo haces. Lo creáis o no, a veces hablar las cosas con desconocidos te da una visión completamente diferente. Incluso tú misma te das cuenta de que con todo lo que te dices frente al espejo, luego no piensas ni la mitad.

Eso sí, cuando te miras, desnuda frente al espejo, todas las imperfecciones parecen estar dándote collejas y bofetones desde todos los ángulos. Que si la barriguita, las cartucheras, las estrías, la celulitis, la chichilla esa que parece estar de más, que si el culo está más bajo de lo que quieres… y sí, así te puedes pasar la vida entera.

Pero, ¿sabéis qué? Que me DA IGUAL. ¿Quién coño es perfecto en esta vida? ¿Quién tiene ese cuerpo que siempre ha soñado? Jamás nadie va a estar conforme con lo que tiene y menos si hablamos de mujeres. Con nosotros mismos siempre somos más exigentes que con el resto y, claro, eso nos hace no conformarnos nunca. A veces, como Crossfitter, tiene su lado positivo y otras… es una verdadera tortura.

Que tú misma te eches por tierra no te va a ayudar a nada. Que te mires y te compares con fitinfluencers no te va a hacer mejor, ni peor, ni te va a ayudar a ser menos exigente. Simplemente te hará sentirte vacía y perdida.

Las personas perfectas no existen, ya me lo decía mi madre.

¿Quién decís que son perfectas? ¿Las que se pinchan botox, vitaminas, bronceador? ¿Las que se hacen tratamientos para parecer lo que no son? Tendrán un cuerpo de infarto pero, ¿es eso lo que realmente quieres? Yo, si os soy sincera, prefiero ser eficiente, sentirme saludable, fuerte y viva. Sobre todo VIVA. Acabar haciendo ese tipo de cosas no es otra cosa que una dependencia más. Que sí, que por eso cobran lo que cobran y están expuestas a la crítica en general pero.. ¿y tú? ¿Lo estás? ¿Crees de verdad que eres el centro de atención de todo el mundo?

ser perfecta

Yo no soy perfecta. Sí, lo digo así, en abierto y sin tapujos. Seguro que muchas pensáis que es una gilipollez porque tengo que estar muy buena, pero no Zorras. No es así. Quizás para unas más que para otras y ya está. Pero no soy perfecta. No soy una Dottir, por ejemplo. Pero no me avergüenza no saber hacer un solo Muscle Up. No mola, pero no tengo por qué avergonzarme. Tampoco soy una tía con un cuerpo 10, tengo mis cosas buenas y mis cosas malas, creedme.

Soy una mujer más, con un cuerpo normal. Un cuerpo de MUJER. Con sus reservas de grasa, más o menos localizadas. Pero con ellas. Porque una mujer, no puede ser MUJER sin reservas de grasa. La cara oculta de la moneda de la belleza es que no te dicen que con menos de un 16% de grasa no puedes ser mujer al 100%. Exacto, no podrás ser madre, tu regla será irregular o inexistente. Y sí, chicas, tengo grasa. Grasa de esa que NO QUIERE irse. Pero de nada vale lamentarse porque la naturaleza es ASÍ.

Elige siempre ser una mujer de pleno derecho, con lo bueno y lo malo.

No soy perfecta porque tengo celulitis. Sí. Eso que hasta hace algunos meses no sabía ni que me podía pasar. ¡A mi! A una tía que siempre está moviéndose, que es un culo de mal asiento. Pero sí, tengo celulitis. ¿Y qué? ¿Por eso soy más mujer? ¿Menos? ¿Estoy más buena? ¿Menos? ¡¡NO!! Simplemente soy una persona perfectamente imperfecta y no por eso ando escondiéndome de los demás llevando pantalones largos en verano, bañador-pantalón a la playa, o no quitándome el pareo en la playa. Es celulitis, algo completamente natural.

¿Estrías? Las que queráis. No pasa nada por no ser perfecta, por tener estrías. Son una marca más de guerra. Una que te recuerda de dónde vienes y te va a guiar para que sigas adelante en el camino que te has propuesto. ¿Quieres adelgazar? Hazlo sin dudar, pero sin jugar con tu cuerpo. Sé lo suficientemente inteligente para elegir salud y fuerza, antes que delgadez y estupidez. Siéntete igual de orgullosa de tus estrías que de tus callos o marcas con la comba.

Tu cuerpo se encargará de recordarte de dónde vienes. Limítate a saber dónde quieres llegar.

Conozco a muchas compañeras que se quejan mucho de sus pechos, de lo pequeños que son. Yo también los tengo pequeños, pero no por eso no soy perfecta. Que sí, que puede que se aprecien menos conforme se te va a haciendo un cuerpo más de Crossfiter pero, ¿y qué? Tienen más ventajas que inconvenientes, eso recuérdalo siempre. Al menos para mi, unos pechos pequeños, son mucho más bonitos que algo falso y lleno de silicona. Quedarán mejor o peor con según qué prendas pero recuerda que tú siempre podrás ir en modo tetitasfree. Una gran ventaja para los escotes en la espalda, por ejemplo

No pasa nada por no ser perfecta, por no tener el cuerpo ese que ves que tienen muchas competidoras de fitness. Recuerda que tú no puedes competir con ellas porque el CrossFit no es la misma disciplina, sencillamente. Tú, además de trabajar tus músculos más visibles, vas a trabajarlos desde dentro. Y eso te ayudará a trabajarte a ti también desde dentro. La mente es lo más importante para estar realmente sana, no importa la cantidad de fruta y verdura que comas, lo que importa realmente es lo bien que te sientas con ello.

Las comparaciones son odiosas, así que deja de hacerlo. Aprende a mirarte y a quererte aunque no creas ser perfecta. A decir y cumplir eso de “el resto del mundo me da igual”. Enfúndate tus shorts y vive. La vida no va a estar esperando a que tú encuentres el momento perfecto para sentirte bien y ser feliz. No pasa nada por no ser perfecta porque la perfección no existe. Tan solo es un ojo que opina bajo una visión totalmente subjetiva. A mi Dalí no me gusta y no por eso sus cuadros son una mierda, ¿me entiendes? Cada lienzo, cada cuadro, cada pieza tendrá un crítico que la aprecie y que la valore pero el autor tiene que ser el primero en amarla. Ámate como nadie lo hará jamás.

Quiérete todos los días porque nadie te querrá como lo harás tú.

Hazme caso, Zorra Crossfitter, yo no soy perfecta y tampoco quiero serlo. Ya no. El Crossfit me ha enseñado que la paciencia es la madre de las virtudes y que sin ella, no somos nadie. Conciénciate de qué es lo que quieres y ve por ello. Pero sin mirar hacia los lados porque mirar hacia los lados solo te hará ver que cometes errores. Y los errores no son otra cosa que una lección más en tu camino.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. Hola,

    Tan sólo, como opinión y dato, aportar que una mujer con un porcentaje de grasa corporal inferior al 16 % sí ha sido madre, y puede serlo, perfectamente, sin ningún tipo de problema hormonal.

    También, por el contrario, he conocido clientas que a un 16 % tenían problemas y desajustes hormonales, incluso con porcentajes superiores al citado.

    Esa afirmación es totalmente errónea, sin más.

    Por lo demás, de acuerdo en que la búsqueda de la perfección no existe, siempre se debería de tratar sacar nuestras mejores versiones, sin más, cada uno la suya, pero sin ningún tipo de canon establecido, cada uno es único e inigualable.

    Saludos!

  2. Que comentario dejar?.. si lo has dicho todo tal cual es… La pena es que muuuchas veces caemos en esos estúpidos pensamientos que nos limitan y no nos dejan VIVIR.
    Voy a guardar tus palabras y cada vez que venga un bajón las leeré…. Has estado simplemente GENIAL.

    • Zorra Crossfitter dice: noviembre 2, 2016 at 11:41 am

      GRA CIAS Mery, de verdad que estas pequeñas cosas, estos detalles que tenéis conmigo son lo que me da fuerza para seguir adelante con este proyecto. Ojalá pueda seguir adelante mucho más tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 7 =