07 Nov 2016

No te enamores de un Crossfitter

No quiero ponerme renegona y empezar aquí a decir lo que tenéis y lo que no tenéis que hacer –aunque sé que lo hago mucho-, pero sí que quiero dejaros algo claro, Zorras Crossfitter: NO OS ENAMORÉIS DE UN CROSSFITTER.

Al igual que tampoco es buena idea enamorarse de una Zorra Crossfitter, hacerlo de uno, tampoco es tan ideal como crees. Créeme que no. Ojalá pudiese decirte que es lo mejor que te puede pasar en la vida, ojalá pueda decirte que será algo idílico y que no sufrirás en absoluto pero… siento ser yo la que rompa tus castillos de kettlebells, discos y dumbells pero nunca te enamores de un Crossfitter si quieres que las cosas sean fáciles. Porque no cariño, nunca lo serán aunque compartáis una afición, si lo que buscas es a un huevón, te has equivocado de persona. No te enamores de un Crossfitter si lo único que quieres es que agache la cabeza y asuma las cosas porque ellos no son así. Si tienen que enfrentarse a algo lo harán, porque son fuertes y decididos y porque, simplemente, no se achantan frente a las adversidades.

No te enamores de un Crossfitter

Pasa de largo de un Crossfitter si no sabes lo que es la palabra independecia. Muchas mujeres buscan a ese hombre que está ahí siempre para ellas, para rescatarlas, para salvarlas de las adversidades, de lo malo y lo bueno y siempre ir detrás de ellas. Un Crossfitter no es así porque simplemente sabe apreciar la independencia, el hecho de sentirse libre, poderoso y libre, como en cada WOD. Aunque entrene en familia, un buen Corssfitter sabe que está él contra el mundo entero o, en este caso, frente a los ejercicios que toquen ese día en la programación. Y quieras que no, ese le hace ser bastante independiente, aunque no lo haga de forma consciente, siempre buscará su espacio.

No te enamores de un Crossfitter si no quieres a una persona a tu lado que luche por y para sí misma, que siempre quiera darse lo mejor y mejorar día a día, sin importar lo que tenga que dejar de lado para ello. Si lo que buscas es a un tío que vaya detrás de ti sin importar el por qué, vas jodida. Un Crossfitter siempre se plantea las situaciones desde muchos ángulos diferentes y eso hace que sopese todas las opciones. Eso sí, nunca abandona nada de lo que se haya propuesto pero tampoco va a lo loco con nada en esta vida. Sabe lo importante que es hacer las cosas con cabeza y, a veces, eso de dejarse llevar no lo tiene muy controlado.

No te enamores de un Crossfitter si lo que buscas es un perrito faldero

no te enamores de un crossfitter

Olvídate de la idea de estar con un Crossfitter si eres de esas que va de princesa, que aparenta más que demuestra porque entonces, con un HOMBRE así no tienes nada que hacer. Un buen Crossfitter sabe lo mucho que cuesta construirse desde dentro porque ellos luchan a diario con su mente para que no les juegue una mala pasada. Eso los hace ser diferentes, más emocionales que visuales y valoran mucho –y más en una mujer- el hecho de que aprecie más lo que hay dentro que lo que hay fuera.

Jamás te enamores de un Crossfitter porque será un hombre, de esos que pocas veces se ven ya, de esos que tienen cabeza, que saben lo que quieren y que no paran hasta que lo consiguen. Son hombres que valoran lo que puede ofrecerles una mujer más allá de una simple percha. Son hombres que buscan una inteligencia, algo que les aporte más que unas simples risas o un buen sexo, son personas que buscan retos dentro de otras personas y eso los hace jodidamente atractivos. Los hace incluso genuinos tengan la edad que tengan. Porque el Crossfit te hace crecer, ya no solo físicamente, sino a nivel mental y eso se nota cuando conoces a un Crossfitter. Sabes qué valores tiene a la primera de cambio.

Un Crossfitter es un hombre y sabe lo que quiere, así que no te enamores de él si tú aún vas perdida por la vida

Tampoco te enamores de uno de ellos si no estás dispuesta a arriesgarte con todo, a afrontar tus miedos pero, sobre todo, a reconocerlos y a desnudarte al 100% delante de otra persona. Porque ellos, al igual que cualquier Zorra Crossfitter, se ha tenido que desnudar y asumir todos sus miedos e inquietudes para hacerse fuerte, o al menos empezar a construirse a sí mismo. Si eres una persona insegura que no está dispuesta a cambiar eso o que no puede hacerlo, lo mejor es que no te enamores de un Crossfitter porque, tarde o temprano, te arrastrará a ver todo eso que quieres esconder, para que lo veas, lo analices, lo descuartices y, poco a poco, lo superes. Pero SIEMPRE tú sola. Porque un Crossfitter se hace a sí mismo y no va a esperar menos de la otra persona.

No quiero decirte que no lo hagas, pero si eres incapaz de salir de tu zona de confort, lo mejor es que te olvides de ese Crossfitter porque, cielo, nunca va a estar a tu alcance. Un Crossfitter, independientemente de su sexo, SIEMPRE sale de su zona de confort ya sea mejorando con los pesos o mejorando en esos ejercicios con los que flojea. Sí, día tras día y WOD tras WOD lo intenta. Y como dicen, “quien la sigue la consigue”. Estoy segura de que un Crossfitter espera de ti eso mismo, que te atrevas, que luches y que pelees por ser mejor persona, profesional o lo que quiera que sea. No es una persona conformista y, por supuesto, no puede estar con una persona conformista porque eso sería un lastre en su vida.

No te enamores de un Crossfitter si tienes miedo de avanzar y mejorarte a ti misma.

No te enamores de un Crossfitter

No quieras querer a un Crossfitter si eres de ese tipo de personas que no es un culo inquieto, que no quiere moverse de casa ni del sofá. Un buen Crossfitter siempre quiere hacer cosas, aunque sean más tranquilas, pero siempre habrá algo por lo que atreverse a moverse. Por supuesto, esto también implica que si eres de esas personas que no hace ni un mínimo de ejercicio, es mejor que no caigas en sus redes, porque eso implicará que siempre te esté retando y arrastrando a su terreno. Siempre querrá lo mejor para ti y sabe que la salud va antes que nada, por eso intentará hacerte un culo de mal asiento para que busques un tipo de ejercicio que te motive y haga que cambies tus hábitos y tu vida a una mejor y mucho más sana.

Por supuesto, si eres adicta a la comida basura y a no llevar un control alimenticio, OLVÍDATE DE ÉL. No tienes nada que hacer. Un Crossfitter siempre va a tener entre sus prioridades la buena alimentación, lo que muchos confunden con dieta. Sí señora, es una persona sana, saludable y que no quiere echar por la borda meses de trabajo duro por unas cuantas cenas por ahí. Si eres de esas que no puede afrontar que su pareja prefiera cenar en casa, algo sano y recién hecho y prefiere siempre estar guarreando por ahí, un Crossfitter no está hecho para ti.

Déjame que te diga que, por supuesto, si tienes malos hábitos en cuanto a alimentación y a salud se refiere, va a intentar cambiarlos o, al menos, suavizarlos porque un Crossfitter siempre va a querer lo mejor para su pareja y sabe que la mayoría de las cosas que hacemos y que parecen buenas, NO lo son. Por eso, es mejor que no te enamores de un Crossfitter si no estás dispuesta a dejarte esos vicios que hacen que tu vida sea mucho menos saludable y que tu cuerpo se resienta mucho a la hora de hacer cualquier actividad física.

Olvídate de estar con un hombre que hace Crossfit si eres incapaz de llevar una vida saludable

OJO, porque esto sí que es importante: NO TE ENAMORES DE UN CROSSFITTER si eres celosa. Esto es muy importante porque parte de su familia son mujeres. Somos una comunidad muy grande y, cada vez más, somos más mujeres y muchas somos Zorras Crossfitter. Sí, eso quiere decir que estamos hechas de su misma pasta, compartimos algo muy especial, somos implacables y sí, en la mayoría de las ocasiones estaremos más buenas que tú. Pero te lo voy a explicar claro: somos familia. Si te has enamorado de un Crossfitter y te da miedo perderlo por una de nosotras, es que básicamente no estás hecha para él. Para un Crossfitter sus compañeras no son más que eso –al menos en la mayoría de las ocasiones- y si te ha elegido a ti es por algo. Claramente, no tienes de qué preocuparte.

Créeme, no te enamores de él si en algún momento te va a dar por darle a elegir entre nosotras o tú porque nosotras SIEMPRE le vamos a apoyar y tú, al ponerlo entre la espada y la pared, le vas a demostrar que lo que quieres es atarlo en corto y no ser una parte activa de su vida. Olvídate de enamorarte de una persona que hace Crossfit si vas a acabar exigiéndole que deje una parte de su vida, una parte de él y, por supuesto, a una parte de su familia que, día a día, está ahí para apoyarle.

Si eres celosa o insegura, mejor aléjate de un Crossfitter

no te enamores

El Crosssfit es algo que nos une a todos, que nos hace ser una gran familia por lo que es mejor que sigas mi consejo y no te enamores de alguien que practica este deporte si no vas a poder llevar bien que siempre vaya antes que tú. Sí, siento ser yo la que te lo diga pero estos hombres están un poco locos. Nunca te enamores de uno de ellos si no vas a poder soportar la frase de “No puedo quedar porque tengo que ir al Box a entrenar” más de una vez. Sí, así somos. El Crossfit para nosotros es vida porque es NUESTRO MOMENTO y eso lo convierte en algo especial y que vale la pena reservarse. Así que sí, seguramente anteponga sus entrenamientos a veros un rato.

Por supuesto, un buen Crossfitter siempre te hablará de sus hazañas en el Box, de lo que hizo este o aquel, de lo orgulloso que se siente por su compañera o de la fiesta que le espera porque por fin sale con todo su grupo. Déjalo marchar si te vas a cabrear cada vez que abra la boca y te cuente algo sobre el tema porque todos somos así. El Crossfit acaba convirtióndose en nuestra religión, en algo de lo que hablamos día a día y de lo que nos sentimos jodidamente orgullosos. No es nada personal, hazme caso, estamos todos igual de locos. Pero ahórrate la experiencia mejor si crees de verdad no vas a poder con ello.

Olvídate de un Crossfitter si no quieres oír ni hablar del Crossfit

Hazme caso, no te enamores de un Crossfitter si vas a ser incapaz de apreciar todo esto que le caracteriza, si no vas a poder saber ver y entender lo que tiene para ofrecerte día a día. Y sí, ahora te lo digo muy en serio. No te enamores de uno de ellos si no vas a poder APRECIARLO y RESPETARLO, porque seguramente tenga a una Zorra Crossfitter como compañera y te puedo asegurar que joder a un Crossfitter es joder a su compañera y no quieres a una de nosotras en tu contra, ¿verdad? Entonces no marees y no agobies.

Y como último dato, dejarte claro que si eres incapaz de ver la belleza que se esconde tras sus cuerpos musculados y definidos, sus cabezas bien amuebladas, sus valores seguros y claros… no vengas a tocarnos los huevos a las Zorras Crossfitter que SÍ sabemos hacerlo. No lo hagas porque lo único que vas a conseguir es cagarla y joder a una de nosotras. Y no, no es lo mejor que puedes hacer porque tocarle los huevos a una Zorra Crossfitter, quitarle a un hombre que sí que vale la pena por pasártelo bien una temporada, ¡es de ser retrasada!

No te enamores de un Crossfitter si no vas a saber apreciarlo porque nosotras SÍ sabemos hacerlo y queremos hacerlo


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. ánimo zorra, omitiré la palabra crosfit no vaya ser que me denuncien a mi xD . No tienen ni idea de gestionar una marca, eso es porque te estas posicionando bien . saludos y a continuar zorreando. Zorra y mala buen post

  2. Antonio del Coso dice: noviembre 9, 2016 at 8:01 am

    MAGNÍFICO post.

  3. Me encanta!!! Lo has clavao!!!

  4. Me encantaaaa!!! Lo has bordao!!!

  5. Sublime como siempre, zorra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × uno =