17 Oct 2016

No te rindas, Elite Zorrita

Sé que este artículo suena a “¡Hola, zorrita! Voy a motivarte en cuestión de CrossFit para que tengas un buen día.” pero no es así. Lo siento. Quizás venías buscando frases motivacionales o que te dijese que vas a tener el cuerpo 10 en cuestión de semanas. Tampoco es un artículo de esos.

Vengo a hablarte desde lo más profundo de mi corazón porque a veces, las ganas pueden contigo, lo sé. A mi me pasa a diario pero no te rindas, no puedes. No por el qué dirán, por lo que pensarán o por lo que te rondarán, morena. No. Tienes que hacerlo por ti. Por lo que pensarás tú, por lo que dirás tú y por lo que te rondarás tú.

No te rindas porque nunca es tarde para empezar.

Me da igual qué edad tengas, no me importa. 18 o 56, ¿qué más da? A mi la verdad es que me da igual, ya no veo números, ni cuerpos, ni complejos… veo personas. Y la persona es la que decide moverse y hacer las cosas, no la edad. Quizás tengas 56 pero una mentalidad de 18 y tengas los mismos complejos que una púber, o quizás tengas 18 y una cabeza tan bien amueblada que parece que tienes 56. No me importa porque no te puedes fijar en la edad de una persona para valorar si es o no capaz de algo. Lo de “Es que estoy muy mayor para eso” en CrossFit no existe y lo sabes. Eres capaz de lo que te propongas, de lo que dejes a tu mente pensar. Si todos hubiésemos dicho algo así, no estaríamos donde estamos y, ¡mira dónde has llegado!

No te rindas aunque creas que te falta mucho para llegar donde están los demás. Quizás sea cierto o no, pero no te tienes que preocupar por eso. Tú estás donde estás, pero lo importante es que estás. Mirar al resto de tus compañeros no te va a llevar a ningún sitio, bueno sí, a desanimarte y desmotivarte. Ponte objetivos reales, a largo plazo o, simplemente no te pongas objetivos y deja que las cosas vayan saliendo, ¡pero no te rindas!

No te rindas a pesar de los números que veas en la báscula.

Sé que el tema del peso es muy difícil para algunas. He visto a muchas compañeras abandonar porque no hacían más que ver que la báscula subía y subía. Incluso yo misma estuve a punto de hacerlo pero seguí porque me di cuenta de que los números son números y ya está. Sin embargo, sé lo que es que la ropa cada vez te quede más estrecha, que los pantalones no cierren o que los vestidos se abran por las costuras. Pero nada de eso importa si sientes que estás donde debes estar.

no-te-rindas

No te rindas, Zorra Crossfitter porque nos han vendido un estereotipo, una belleza irreal que solo un 10% de las mujeres puede conseguir. Puede que no estés súper musculada, no parezca que estés fuerte y eso te desanime. Sé lo que es, de verdad. Pero no te preocupes por eso porque tu cuerpo, a día de hoy, estás mejor que alguien, estás mejor que tu yo de hace un día. Estar delgada no es sinónimo de tener buena salud, como tampoco lo es estar muy musculada. Quédate con que haces lo posible estar mejor que ayer pero nunca mejor que mañana.

Sé que a veces tu propia estética te defraudará, ¡¡pero no te dejes engañar!! Has vivido toda tu vida mirándote al espejo y deseando ser como las personas que admiras. Una Vikika, una María -de 1000 Fit Meals- o una Camille Leblanc, quizás. Pero eso no es lo que tienes que ver tú. De hecho, para recordarme quién era y quién soy ahora tengo una foto mía pegada en la puerta de mi armario antes de empezar en esta aventura llamada CrossFit. De ese modo me recuerdo, todos los días quién soy ahora y porque quiero seguir así. Aunque es complicado gustarse al 100%, recuerda que algún día te mirarás al espejo y te sentirás orgullosa de haber conseguido lo que querías: ser feliz.

Es posible que te agobie lo que te estén diciendo. Es normal que te digan que entrenas mucho, que estás más fuerte, que pesas más o, incluso, que comes mucho más que antes. Pero… ¡¡no te rindas por eso!! Sé lo que son esas paranoias, esos miedos y esos pensamientos. No hay nada más negativo que escuchar a la gente que está fuera, a esa que no sabe lo que dice y mucho menos lo que tú sientes cada día de tu vida. Hay veces que el dicho de “A palabras necias, oídos sordos” es lo único que se puede hacer. Y tú debes empezar a asumirlo.

No te rindas porque ya no parezcas frágil. Ahora eres fuerte, pero sobre todo valiente.

Nos vendieron que teníamos que ser princesas, frágiles e indefensas. No te rindas si de pronto ya no te ves así. No tengas miedo a verte robusta, grande y a veces un poco más vasta que tus amigas. Recuerda que eso nos hace ser Crossfitter y es lo bonito que tenemos en nuestro día a día. Hay muchos tipos de belleza y muchas apreciaciones y, estoy casi convencida, de que para ti una mujer delgada y delicada ya no es sinónimo de belleza. Entonces, ¿por qué te agobia que no te vean así?

Quizás no solo hayas cambiado tu estilo de vida a uno más saludable, sino que es muy posible que, incluso, hayas cambiado tu estilo de vestir. En CrossFit nos enseñan a ser prácticos en cada WOD, ¿cómo no vas a aplicar eso en tu día a día? Deja de preocuparte por no llevar sujetadores de relleno, camisetas ajustadas o tacones diarios. No dejes que lo que digan o como te miren te importe. Ellos no entienden nada. No como tú y como yo.

Deja de tenerle miedo a tus ganas de comer casi insaciables. Tu cuerpo es sabio y te va a decir siempre lo que necesita. Simplemente aprende a escucharlo y aprende a detectar qué es lo que necesitas en cada momento. Quizás, aunque te pida chocolate no es lo que realmente necesita. Sea como sea, disfruta de lo que haces y de todos los “daños” colaterales porque gracias a ellos has llegado a estar donde estás.

No te rindas aunque creas que todo lo que estás haciendo ya no vale la pena

Da igual que te digan que ya no eres la misma, que antepones el CrossFit a muchas otras cosas. ¿Sabes? Todos hemos pasado por eso. Tus amigos siempre van a querer que seas la que eras antes porque es cierto que puedes haber cambiado un tanto –un mucho, diría yo-. Pero, recuerda, que lo que estás haciendo es querer y valorar a tu cuerpo por encima de todo. Estás cuidándolo y cuidándote porque sabes los beneficios que tiene eso para ti. No te rindas cuando escuches más reproches que aplausos. Esos reproches no valen la pena, te lo aseguro.

Que no te agobie lo que oyes por detrás porque siempre habrá alguien que juzgue que lo que haces y dirá que no lo has hecho bien. Sea por lo que sea. No te rindas cuando oigas que tu cuerpo ya no es femenino, que tienes demasiadas piernas –o jamonas, que es peor-, o que empiezas a intimidar. Quien bien te quiere sabrá que eso para ti no es importante y que haces lo que realmente te gusta y te apasiona.

No te rindas porque más vale arrepentirse de lo que has hecho que de lo que nunca hiciste.

 

 

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. Así dan ganas de empezar!

  2. Me encanta👌🏻💪🏼

  3. Me encanta leerte día tras día, pero con este post me he emocionado…Gracias por animarnos a seguir y no dejar nunca esta locura del Crossfit!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − cuatro =