28 Sep 2016

No todo el mundo está hecho para el Crossfit

Una vez leí –y lo compartí con vosotros- una frase que me encantó que, sin quererlo ni beberlo, te hace reflexionar muy mucho sobre el Crossfit y el tipo de persona que eres. La frase decía así:

Crossfit es para todo el mundo. Pero no todo el mundo está hecho para el Crossfit.

¡¡CUÁNTA RAZÓN Y SABIDURÍA HAY METIDA EN ESA FRASE!! Porque a pesar de lo que muchos creen, el Crossfit no es lesivo por ser el deporte que es, sino porque la gente que quiere, sin tener ni idea, ir de Crossfitter acaba liándola. Y esto es así, sin más. Digan lo que digan, cuando hablamos de si un deporte es lesivo o no, no se tendría que mirar en sí el deporte, sino quién hace este tipo de deportes y cómo los hace.

Aunque eso es un tema aparte en el que, a lo mejor si me da, disertaré algún día. Lo que está claro es que no todo el mundo está hecho para el Crossfit y eso es algo que todos vemos casi a diario. Novatos que vienen a probar y a un par de clase y nunca más los verás; esos compañeros que se dan cuenta, al tiempo, que Crossfit no es como Zumba o Body Pump, sino que es un deporte muy exigente y eso, eso nadie se lo contó.

no todo el mundo está hecho para el Crossfit

¡A mi tampoco me lo contaron! Nadie me dijo, en su día, que el Crossfit demandaría más de mi que un esfuerzo físico, que un simple movimiento explosivo de cadera. Nadie me contó que el desarrollo como Crossfitter solo empezaba en el momento el que ibas aumentando pesos y mejorando PRs. Porque sí, porque para ser como nosotros hace falta mucho más que músculo y fuerza. Hacen falta más virtudes y sí, todas están en tu mente.

No estás hecho para el Crossfit si no eres…

Decidido

Ojo, porque muchos nos subestimáis cuando os decimos que hacemos Crossfit. El “¡Bah! Eso está chupao’” o “Eso lo hago yo con una mano” es algo que está en boca de todos esos bocachancla que en su vida han hecho ni siquiera algo parecido y sí, a mi me hierve la sangre solo con oírlos. No es por ser prepotente pero, ¿qué se puede esperar de un hombre al que le abruma y avergüenza que una mujer esté más en forma que él? De decidido no tiene una mierda, eso ya os lo digo yo y sí, para saber si estás hecho para el Crossfit, lo primero que tienes que ver es si realmente eres decidido. Si no lo eres… ¡¡VAS JODIDO AMIGO!! No es tan fácil como te crees atreverte a soportar una barra con al menos la mitad de tu peso, ¡y por encima de la cabeza! Tampoco es fácil balancearte colgando de una barra o una anillas, ni tampoco ponerte boca abajo para hacer ejercicios haciendo el pino. Así que, por favor, si no te vas a atrever a hacer la mitad de las cosas que se deben hacer en Crossfit, haznos un favor y no des por culo con que tú puedes con eso y más. El peso solo es un indicativo de cuánto músculo tienes y sí, puedes tener más que yo pero eso no te hace ni la mitad de Crossfitter como soy yo.

Paciente

Vale, aquí voy a defender algo esencial: NO TODOS LOS CROSSFITTER QUE CONOZCO ERAN PACIENTES AL EMPEZAR. Es esencial que sepas desarrollar esta habilidad, porque sin ella puedes acabar suicidándote pero tampoco es un requisito indispensable para poder empezar a hacer Crossfit. Por ejemplo, yo nunca fui una persona que pudiese considerarse paciente propiamente dicho pero… ¡¡AHORA LO SOY!! No porque quiera sino más bien por obligación. En Crossfit puedes ser de todo menos impaciente porque cualquier cosa que te propongas mínimo te va a llevar un mes conseguirla. Sí, la habilidad es una cosa que se trabaja mucho en Crossfit y aunque muchos llegan teniendo maña para ciertas cosas, a otros nos toca trabajarlas. Pero, por supuesto, el paso previo es aprender a respirar, no mirar a los demás y, por supuesto, no refunfuñar porque no te sale a la primera. La paciencia es una virtud que todo Crossfitter ha de poseer, al menos en la rama de halterofilia y gimnásticos. Es eso o morir por una depresión y de rabia porque no te salen las cosas. Así que, si te ves incapaz de ser paciente y de controlarte, te aseguro que no estás hecho para el Crossfit.

Exigente/competitivo

Y a pesar de lo que muchos piensan, el Crossfit no es como el Fitness. Nosotros no competimos por ser más fuertes, estar más marcados o por tirar más peso que otros. NO. Nosotros competimos por ser mejores que nosotros mismos, mejores que ayer y sin mirar al de al lado. Al de al lado solo se le mira por dos cosas: porque vas a ayudarlo a mejorar o porque te picas de forma sana. Así que sí, si no eres exigente contigo mismo y te vas a apretar día tras día por ser mejor, no estás hecho para el Crossfit, por mucho que lo estés practicando, ya te lo digo yo. Si eres de esos que se conforman con llegar a un peso y van a decir “Es que no quiero ponerme grande” o “Con estar así de fuerte, me vale”, no tienes lo que hay que tener para ser Crossfitter. Siento ser yo la que te lo diga, pero el Crossfit busca a gente capaz de dar lo máximo de sí mismo día tras día. Si vas a conformarte, es mejor que te vayas a una sala de musculación, ahí serás mejor recibido, te lo prometo. Sin embargo, si te da igual lo que opinen los demás y solo quieres y buscas lo mejor para ti, para saber que eres mejor que el día anterior, ¡¡¡súmate a nuestra secta, de verdad!!!

Apasionado

La gente que es incapaz de apasionarse con las cosas nunca será carnaza para el Crossfit, y eso es así. La gente que no sabe querer sin filtro, sin miramiento y sin medida, la gente que a la que no le importa dar sin recibir no está hecha para el Corssfit. Y esto es simplemente porque muchas veces vas a tener que tirar de compañeros que no están a tu nivel, sin esperar recibir nada a cambio; o porque vas a tener que darlo todo por una persona a la que apenas conoces. Además, siempre vas a tener que saber respirar y decir “HOY PUEDO CON LO QUE ME ECHEN”. Los que son incapaces de hacer este tipo de cosas no conocen el amor incondicional, no conocen la pasión y es imposible que puedan ser buenos Crossfitter. Sí, lo digo muy en serio. Cuando llegamos al Box somos personas apasionadas y, aunque hayan ejercicios que nos gusten más o menos, siempre entrenamos con pasión, con gusto. No lo hacemos por querer un cuerpo u otro, eso es algo colateral. Lo hacemos porque nos emocionamos, nos entusiasmamos con lo que hacemos, con lo que conseguimos y con lo que hacemos por los demás. En Crossfit, todos somos uno y la pasión es algo que marca nuestras vidas. Siempre.

 

Solo he de decirte que si eres incapaz de reconocerte, aunque sea mínimamente en estas cuatro características, por favor, abandona el Crossfit o ni siquiera te plantees en empezarlo. El Crossfit acabará contigo entonces y te darás cuenta de que no estás hecho para el Crossfit y eso, como consecuencia, trae que nos tengamos que defender de personas como tú, que difaman el Crossfit porque no entienden lo que es tomar las riendas de su vida, que se desesperan por todo, conformistas con todo y, por supuesto, gente sin sangre en las venas.

 

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − nueve =