03 Oct 2016

Obsesionarte por adelgazar no ayuda

Como ya sabéis todos, la vuelta de las vacaciones es más estrés que otra cosa. Que si la rutina, que si el Crossfit, que si los niños –si los hay de por medio-, que si coles, que si compras y, por supuesto, que si la DIETA. Sí, la dieta, eso por lo que TODOS pasamos en mayor o menor medida al volver de vacaciones.

Lo queramos o no, el verano nos pasa factura a todos y, más que en año nuevo, nos ponemos objetivos en septiembre y más si tienen que ver con nuestra salud. Empezar la dieta de forma constante para quitarnos esos excesos de encima es lo que más nos proponemos.

Aunque todos sabemos cómo rebajar esos kilitos de más –comiendo sano y moviéndonos más-, lo cierto es que no todos nos lo aplicamos. Si hay algo que todos los que queremos bajar de peso compartimos es… ¡¡EL ESTRÉS!! Y sí, hacer dieta nos estresa mucho. No por nada, sino porque tenemos una absurda presión social que nos hace pensar que o adelgazamos o seremos repudiados a un lugar en el infierno. Por supuesto, esto, a más de uno y una, le crea un cuadro de ansiedad.

obsesionarte-por-adelgazar

Obsesionarte por adelgazar y el estrés

La obsesión nos crea ansiedad y la ansiedad estrés, por lo que nuestro cuerpo es carnaza a que nada nos salga bien. Existen dos tipos de estrés que pueden influir en nuestra dieta:

El estrés de huida

Más conocido como Fight or Flight reaction, este estrés muestra la alerta a una necesidad de energía inmediata. En general, se relaciona con el entrenamiento o el hecho de tener que huir de algo que nos hace sentir en apuros. Frente a este estrés, nuestro cuerpo reacciona liberando mucha más adrenalina y noradrenalina que aumentan el flujo de sangre, glucosa y aumenta la frecuencia cardíaca para conseguir que los músculos puedan reaccionar mucho mejor.

El estrés emocional

Es el más conocido por todos nosotros y es el más habitual en el S.XXI. Por lo general, bajo este estrés nos sentimos desprotegidos y muy solos, lo cual nos genera una sensación de ansiedad. Este estrés no libera adrenalina como el anterior, sino que libera cortisol, que el responsable de aumentar la grasa abdominal.

¿Por qué obsesionarte por adelgazar no te ayuda a perder peso?

El problema de tener estrés emocional es que producimos mucho más cortisol, lo cual acaba haciendo que tus adipocitos –donde se acumula la grasa- no puedan almacenar la energía y, of course, aumentará la salida de triglicéridos así como una degeneración de la proteína muscular.

Vale, es posible que muchos hayáis pensado que me he vuelto loca con tanto tecnicismo, no sois los únicos. Lo que intento decir es que, aunque parezca guai producir cortisol en grandes cantidades, es bueno que pase una vez a las mil, pero el problema de agobiarte por adelgazar, es que no lo vas a hacer una vez y ya, sino que lo harás una vez cada dos por tres AL DÍA. Y esto es lo malo, ya que lo único que vas a producir –a la larga- es más adipocitos, por lo tanto más sitios donde almacenar toda la grasa que consumes y, por lo tanto, al final de esta larga ecuación… ¡¡MÁS MICHELÍN!!

Pero no, esto no es lo único que pasa cuando te empiezas a obsesionar por adelgazar y aparece el estrés emocional. El cortisol –en parte- es el encargado de controlar los niveles de insulina, por lo que a más cantidad de cortisol, OBVIAMENTE, más tolerancia la insulina. Y es AHÍ donde está el verdadero problema: cuanto más cortisol, más comida con más azúcar y grasa te va a pedir tu cuerpo. Con más insulina y el miedo del cuerpo de entrar en una hipoglucemia –que te quedes sin azúcar en el cuerpo-, lo más normal es que tu mente analice que lo que necesitas es comida con un alto índice glucémico.

¿En qué se traduce esto? Pues básicamente es que vas a acabar comiendo mierda. Sí, comida basura. No será hambre, sino más bien un antojo. Tu cerebro, automáticamente pensará en croissants rellenos de chocolate, hamburguesas, patatas fritas… Sí, vamos como ahora mismo al decírtelo yo. Esto implica que, aunque quieras adelgazar, tu cuerpo va a ser incapaz de centrarse en lo que realmente importa: en mantenerse emocionalmente estable. A mayor estabilidad emocional, menos ansiedad y a menor ansiedad, menos estrés. Algo lógico, ¿no?

Es importante que recuerdes que la dieta la haces por un tema de SALUD, no por presión social –aunque, muy a mi pesar, también-. Es importante que, cuando detectes estos antojos, te centres en saciar tu mente con algo diferente. Recuerda que, por instinto, tu cuerpo te está pidiendo glucosa, por lo que para poder calmar este antojo, es bueno que te comas una fruta o unas nueces.

Relajarte y tener en cuenta que cada cuerpo es diferente, es lo más importante. Es posible que tu compañera de Box haya perdido 4 kilos en dos días, sí, ¿y qué? Tú tardarás tres semanas, pero lo harás, tarde o temprano. Agobiarte por adelgazar no va a hacer magia así que lo mejor es seguir las indicaciones de los profesionales y ponerse las pilas para conseguir una mejor salud.

Palabra de Zorra Crossfitter.

Fuente: HSNStore.

Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × cuatro =