05 May 2016

¿Te faltan proteínas en la dieta?

No sé si soy yo que últimamente estoy muy metida en el tema del deporte y la nutrición, con eso de entrenar CrossFit, pero parece que cada día nos venden más eso de comer proteínas. Que si la dieta Paleo, los suplementos deportivos con base de proteína, las hamburguesas enormes y 100% de vacuno, etc, son solo unos ejemplos que al menos yo he visto por ahí.

No nos vamos a engañar… la realidad es que hoy en día todo el mundo consume –o finge consumir- alguna dieta muy alta en proteínas. Esto se debe a que realmente la proteína es la que mantiene en funcionamiento nuestro cuerpo asegurando un buen desarrollo muscular. ¿Porblema? Que aún así, seguimos viviendo en la era del fastfood y el bollifood. ¿Qué quiere decir esto? Pues simplemente que, a pesar de querer ingerir las cantidades de proteína que nos toca, no lo hacemos. Cualquier producto que no sea fresco –como el fiambre, los congelados, etc- tienen menos porcentaje de proteína de lo que te esperas.

Aunque intentes comer lo que te toca de proteína –que se puede hacer sin caer en el temido mito de “arroz y pollo”-, es cierto que la ingesta exacta depende mucho de tu cuerpo y del tipo de actividad que hagas. Por eso, antes de mirar números o porcentajes, céntrate en esta sintomatología para saber si estás comiendo las suficientes proteínas al cabo de un día.

proteínas en la dieta

Cuatro señales de que te falta proteína en la dieta

Se te cae el pelo

Una de las primeras cosas que noté yo fue que se me caía el pelo a puñados y no por estar en una época del año concreta, sino porque se caía sin más. Por supuesto, me puse a buscar –cual loca desquiciada- complementos alimenticios que me ayudasen a evitarlo, sin tener en cuenta que todo era por que me faltaban proteínas en la dieta. Lo creamos o no, la proteína es el cemento de las células. Sí, también la de los folículos capilares. Cuanto más fuertes estén, menos caída de pelo. Una dieta baja en proteína –que es lo más normal y habitual- hará que tu pelo esté más seco, quebradizo y, encima, que se te caiga más.

Te pones enferma casi siempre

Si no es por h, es por b. Siempre tienes algo, lo quieras o no. Lo creas o no, la proteína es necesaria para la creación de los compuestos alimenticios que nutren nuestro sistema inmunitario. Las anginas, gripes, problemas estomacales, sangrados de encías o hinchazón de las extremidades, son los síntomas más comunes cuando te faltan proteínas en la dieta. Además, por si esto no te pasa tan a menudo, la piel, con una falta de proteínas, también se resiente. Está más seca, tirante y con grietas. Si notas algo de esto, ya sabes, ¡a comer más proteína!

Espesa es poco

Si hay algo que notaba cuando me faltaba proteína en la dieta era que estaba más espesa de lo normal –aunque eso ya era difícil-. No daba pie con bola y todo se me hacía un mundo, hasta ir a entrenar. La proteína es la encargada de mantener –más o menos- los niveles de glucosa estables, así como los hidratos se encargan de aportarlos. El tema es que cuando hay tantas variaciones en tu organismo, esto se traduce en que tú no estés para nada, ya que tu cuerpo experimenta picos positivos, que te darán mucha energía; y picos negativos, que te la quitarán por completo. Por eso tu cerebro no sabrá por dónde tirar. Evita darle un chute de hidratos de carbono al cuerpo cada dos por tres, ya que con esto solo vas a conseguir seguir en esa bruma espesa que no te deja hacer nada por ti misma.

Te sientes muy débil

Como ya he comentado, la proteína es el nutriente esencial para poder construir músculo. El hecho de no ingerir las porciones que necesitamos a lo largo del día, puede afectar –no solo a nuestro sistema inmunitario-, sino a nuestro organismo. Cuando ingerimos suficiente proteína, nuestros músculos están a pleno rendimiento, por lo que nuestro cuerpo no se fatiga, sin embargo, cuando apenas consumimos proteína, sucede lo contrario. Los músculos, al estar tan débiles trabajan con mucho esfuerzo y eso hace que te canses enseguida. Puede ser que lo notes incluso haciendo CrossFit ya que un Thruster a lo mejor ya no te es tan sencillo como antes.

Te llama la bollería

Y cuando te digo que te llama, te llama. Los ojos te hacen chiribitas, empiezas a salivar y te entra un hambre voraz. Así, porque sí. Y si esa bollería es dulce, mejor. Lo peor de esto es que parece que nunca te sacias y eso es lo peor porque luego te sientes pesada e hinchada ya que has comido en exceso. Algunos se creen que la falta de proteínas te hace tener ganas de comer un entrecot o algo así, pero no. Lo cierto es que, como las proteínas son las encargadas de estabilizar las doses de azúcar de nuestro cuerpo, cuando faltan, el cuerpo quiere conseguirlas con lo que sea y de la manera más fácil. ¿Cuál es esa? Carbohidratos de absorción rápida, lease la bollería y el dulce como golosinas, chocolate, etc. Recuerda que la proteína en la dieta es esencial y que son las que realmente ayudan a saciar las ansias de comer por comer.

Por supuesto, con este artículo no quiero que os volváis locos y sustituyáis toda vuestra alimentación por pollo y arroz –eso solo lo hacen los culturistas locos-. Llevar una alimentación sana y equilibrada es lo mejor. Además de las carnes, las verduras también tienen un alto contenido en proteína, aunque sea vegetal. Y recuerda que, como AÑADIDO -que no sustituto- puedes incluir un batido de proteínas antes de entrenar. De este modo, estarás dando a tu músculo proteína, BCAAs y nutrientes que necesita para desarrollarse.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − 2 =