26 Ene 2016

Rituales de belleza que debe hacer una CrossFit Girl

Si hay una parte negativa en este deporte –muy negativa, diría yo- es que te destrozas. Sí, te destrozas el cuerpo literalmente. No te vas a partir en pedazos, pero es cierto que las mujeres nos resentimos un poco más que ellos cuando practicamos deportes tan rudos. No nos vamos a engañar, el CrossFit es un deporte rudo donde los haya. Está claro que cualquier mujer puede hacerlo pero todas pagamos un alto precio, aunque igual que ellos solo que a ellos les da más igual y más si son rituales de belleza.

El problema de todo esto es que, sin comerlo ni beberlo, te vas a encontrar con que tus pequeños detalles femeninos desaparecen. Donde había una chica mona y apañá, va a aparecer un despojo femenino. Y no, no es broma. Por eso, es importante que realices una serie de rituales de belleza para no sentirte tan perdida.

rituales de belleza

Rituales de belleza para una Crossfit Girl

Hidrátate

Seguro que te has dado cuenta pero el cuerpo te pide agua y menos salsa. El hecho de hacer un ejercicio de alto rendimiento agotará tus reservas de agua a diario. Más allá de repetirte lo de “bebe 2L de agua al día” –que te digo que es esencial si no quieres morir-, tienes que hidratarte por fuera. Es una costumbre que todas llevamos casi en la genética, pero si eres de las mías, seguro que se te olvida. Al final, es casi tan importante que hidratarse por dentro.

El roce de la barra, el desgaste físico y las transformaciones de tu cuerpo, harán que tu piel se estire más y, si no la hidratas bien, llegará un punto en el que además de verse seca y agrietada, empezarán a salirte las dichosas estrías. Yo tengo un montón y he aprendido a convivir con ellas, pero si esto me lo hubiesen dicho antes… ¡otro gallo cantaría! Lo mejor para evitar que tu piel se vea mal y con rastros de poca hidratación, es que uses cremas que tengan un alto porcentaje en sales minerales o que tengan urea o aloe vera. Sí, es muy típico, pero es esencial.

Las cremas tienen que ser tu pan de cada día, porque sino, en unas semanas, verás que no hay manera de quitártelo. Además de eso, es imprescindible que bebas mucho agua porque hidratar por fuera no vale de nada si luego por dentro estás más seca que la mojama. Así que… uno de tus rituales de belleza tiene que ser ese: hidratarte hasta morir.

Exfóliate

No sé tú, pero yo estoy hasta el moño de los malditos granos. Y si hay algo de lo que me he dado cuenta es que, desde que hago CrossFit, tengo muchos más. La conclusión: es el ejercicio. Sí que es cierto que cuanto más ejercicio haces, mejor tienes la piel, pero no te engañes: si tu piel es grasa, es grasa. El problema de sudar –y más si entrenas a tope como yo- es que vas a generar mucho más sebo, grasa que se infiltra en la piel a través de los poros y, ¡tachán! Esto dará como resultado que tengas más granos y más puntos negros. ¿Es malo? No, es normal y muy común. No te vas a librar de tener granos solo por no estar en la edad del pavo. Además, sigues siendo una mujer por lo que el cambio hormonal te va a seguir acompañando hasta la menopausia y los granitos hormonales, también.

Por eso es esencial que te exfolies y que esto se convierta en uno de tus rituales de belleza diarios. La cara con su exfoliante pertinente aunque yo te recomiendo uno con base acuosa y aloe de vera, porque al mismo tiempo que exfolia, hidrata. El resto del cuerpo, si lo prefieres, con darte una pasada con una esponja de crin bastará.

Obviamente, no tienes que darte como si tuvieses piojos o algo así, con que te la pases con suavidad, basta. Es simplemente para limpiar la grasa acumulada porque sí, te van a empezar a salir puntos negros y granos hasta en las espinillas, amiga. Gajes del oficio de ser una Crossfitter.

Por supuesto, que después de esto, no falte la buena hidratación.

Cuida tus manos

Este es uno de los rituales de belleza obligatorios para cualquier CrossFit Girl, incluso para ellos. No me refiero a que te hagas la manicura, sino a que cuides tus manos en el sentido absoluto de la palabra. Por si no te has dado cuenta, las manos se usan TODOS los días, en TODOS los WOD. Mantenerlas cuidadas es lo que te va a salvar de no morirte algún día cuando se te levante un callo –y créeme, te pasará-. Al coger una barra, una kettlebell, una mancuerna o un simple disco, tus manos ya están flipando. Por decirlo de forma fácil, tus manos no son tan rudas y fuertes como las de un hombre, cuestión de genética evolutiva, cari.

Los callos van a ser tus nuevos amigos por mucho guante o callera que uses. El magnesio será tu mejor aliado y tu mejor enemigo a la vez. Te ayudará a no resbalarte de la barra, pero hará que tus manos se resequen mucho y muy rápido, por eso es muy importante que las cuides.

El problema es que la fricción que te provocarán la mayoría de los ejercicios en las manos, hará que estos callos se salten porque la piel no es tan elástica. Por eso, límalos, pero no de cualquier forma. El mejor truco para limarlos es la cuchilla de afeitar, nada de piedras pómez y cosas así. ¡No te preocupes! No te vas a rajar la mano. El efecto es el mismo que en el resto del cuerpo: quitará lo imprescindible. Obviamente, no aprietes demasiado y hazlo con cuidado, pero es la mejor forma para quitar toda esa piel muerta. Además de eso, es impepinable que te hidrates las manos como mínimo cuatro o cinco veces al día. ¿Mi recomendación? Crema para los pies. Es la más hidratante y está formulada para la aspereza de los pies, la cual, bonita, la tienes ya en las manos.

Los labios también importan

No sé si solo me está pasando a mi o qué, pero el invierno está acabando conmigo. Además de tener el cuerpo congelado y más reseco que nunca, los labios se me cuartean con mucha más facilidad que antes. Por eso, he de deciros que, desde hace unos meses, me cuido como nunca los labios. Y ya no solo por cuestiones estéticas, sino porque en más de una ocasión, boqueando cual pescadito en el WOD, se me ha abierto el labio -o la comisura- porque la piel estaba tan seca que se ha estirado mucho y se ha roto. Por eso, para evitarme tener que cagarme en mi vide y en mi árbol genealógico cada dos por tres, he decidido que me voy a cuidar los labios. Si sois de las mías, tenéis que saber que, además de la típica vaselina, ahora existen un mogollón de pijadas que hasta hace nada no tenía ni idea de que existían. Desde que los conozco, he decidido que uno de mis rituales de belleza para no tener que saber a sangre cada dos por tres en un WOD, es: exfoliarme los labios, hidratarlos y, por supuesto, aplicarles bálsamo labial cada vez que sea necesario.

No te olvides de los básicos

Parece mentira que muchas de nosotras seamos mujeres -o sino al menos yo-. Pero he de decir que aunque veo a muchas compis con los callos hechos y una piel increíble, he de admitir que a veces se pasan de olvidadizas en otras cosas, como la depilación. Sí, he de decir que a mi, en invierno, tampoco me apetece depilarme, así que luzco las mallas pirata con pelos. Tampoco es que sea un oso pardo, pero vamos, que alguno que otro se intuye por ahí. Por eso, es imprescindible que te acuerdes de los básicos: LA DEPILACIÓN. No mola, chata, que tus compis tengan que estar aguantando ahí pelos en las axilas o las piernas, no si son bastante evidentes, claro. Una cosa es que tengas un vello súper suave y muy rubito, ahí no hace falta que te depiles cada dos por tres, pero las que no… ¡no me seáis vagas, coño! Pasarse la cuchilla no es tan complicado como os pensáis. Da pereza, sí, lo sé, pero tampoco es plan de ir como una cualquiera al Box, ¿no? Y sí, esto va dedicado a todas por igual, da igual si estáis casadas o no.

Si haces todos estos rituales de belleza, ¡nada podrá pararte ya! Y sí, por supuesto, son los primeros pasos para ser una buena Zorra Crossfitter.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + dieciseis =