08 Mar 2016

Por qué vale la pena ser mujer y hacer CrossFit

Hay veces que te das por vencida, hay veces que piensas que no vas a poder seguir un solo día más metida en el mundo del CrossFit, no porque no quieras, sino porque es un mundo muy exigente. En este mundo, no hay cabida para los “no puedo”, los “hoy no tengo ganas”, las excusas, la dejadez o los pensamientos insanos. Sí, todas pasamos por esos días turbios en los que no sabemos si realmente vale la pena ser mujer y hacer CrossFit.

El Crossfit es un deporte exigente que, aunque a veces pueda contigo, siempre valdrá la penar seguir haciendo. Sé que cuesta, que hay veces que las fuerzas flaquean, que te comparas con el resto de personas y te sientes totalmente fuera de lugar. Pero, ¿y qué? Aunque te desmoralices de vez en cuando, te aseguro que vale la pena ser mujer y hacer CrossFit. Para saberlo, para sentirlo de nuevo, solo tienes que pensar en cómo te sientes en el Box, cómo te sientes al salir de él cuando has conseguido ese ansiado Clean o Snatch con un peso que jamás imaginaste. Solo tienes que pensar en esos abrazos que te reconfortan, tanto los que te dan en los días buenos como en los malos; en esos “¡¡VAMOS!!” de tus compañeros, los cuales nunca te dejan en paz cuando ya no te queda una sola gota de aliento; solo tienes que pensar en lo feliz que eres cuando sientes que estás en familia y que esa familia nació en el Box.

ser mujer y hacer Crossfit

Razones por las que vale la pena ser mujer y hacer CrossFit

No importa por qué hayas llegado donde estás, cada una tendrá su por qué. Lo que sí sé es que bien no lo tienes que haber pasado, porque el CrossFit no es un deporte que pueda hacer cualquiera. El CrossFit exige mucho y ser una Zorra Crossfitter mucho más. La constancia, la autodeterminación, la fuerza y la templanza son características propias nuestras. Por supuesto, esto no lo tendrás nada más llegar al CrossFit, o al menos no sabrás que lo tenías. Por eso vale la pena ser mujer y hacer CrossFit.

Confiarás en ti

Estoy segura de que cuando empezaste en esto jamás pensaste que podrías hacer una sentadilla con 80kg o que algún día serías capaz de hacer una dominada estricta, aunque solo sea una. Seguro que no. Pero eso es lo que te da el CrossFit: confianza. Te enseña a aprender a escuchar a tu cuerpo, te enseña la técnica y te arregla la cabeza. Te hace pensar que nadie es más que tú en el Box y eso, eso se siente al poco tiempo de empezar. Empiezas a verte como un individuo capaz de mucho más de lo que jamás se hubiese planteado. Aprenderás a valorarte, mucho más de lo que hacía antes y, por encima de todo, mucho más de lo que lo hacen los demás.

Fuerza

No solo física, que por supuesto que sí. Pero si hay algo que caracteriza a los Crossfitters es su fuerza interior, la emocional. Sabemos lo que es el dolor, un dolor atroz, no solo en cada músculo de nuestro cuerpo porque siempre andamos con agujetas, sino que sabemos lo que es el dolor por el miedo, la impotencia o la desesperación. Aprendemos a vivir con ello y eso, a diario, te hace ser un poco más fuerte. Sí, más fuerte, más capaz de asumir riesgos sabiendo que pueden salir bien o mal. ¿Quién puede decir eso? La gente presume de ello, de no tener miedo y de arriesgarse, pero jamás las verás haciendo algo que se salga de su zona de confort. Las Zorras Crossfitters somos ese tipo de mujeres que no le teme a nada y cuando digo a nada es a NADA. Soportaremos el corazón roto, una amistad perdida, una decepción más, una frustración más, afrontaremos un cambio sin temor, afrontaremos una discusión con valor… Sí, porque nos hemos hecho fuertes y por eso vale la pena ser mujer y hacer CrossFit.

Ser mujer y hacer CrossFit

Tú y tu propio amor

Sí, es normal que a veces te preguntes qué tal te ves, si vas guapa o no pero es que… ¡hemos perdido el paradigma social de la belleza! Una buena Zorra Crossfitter no le teme a los músculos, no le teme a ser más fuerte que otra mujer, no le teme a poder levantar más peso que su pareja porque sabe que un cuerpo esculpido, definido y con músculo es mucho más bonito que uno delgado, fofo y flojo. Nos vemos perfectas en mallas apretadas, sujetadores deportivos y sí, también con ropa ancha. No es por nada, sino porque llega un momento en el que apreciamos más la comodidad a lo que la gente piense de nosotras. Sí, vale la pena ser mujer y hacer CrossFit porque entrenar a diario te hace quererte, como eres, sin dudas, sin objeciones. Siempre querrás un poco más, porque es normal, te harás exigente, pero te amarás tal y como eres porque sabes que si tu familia te quiere así es porque vales la pena.

Te harás más exigente y determinada

Vale, sí, puede ser un punto bastante negativo pero es que es una realidad. Cualquier mujer que hace CrossFit sabe lo que es no rendirse, no dejarse un momento para dudar. Si puedes pensarlo, puedes hacerlo y esto es así. La gran mayoría de las mujeres que hacen CrossFit se convierten en luchadoras y, por supuesto, en ganadoras y triunfadoras. No sabes lo precioso que es saber que hoy has podido cargar con 5kg más que ayer. Y eso, pasa factura después. Hay gente que nos llama intolerante, yo solo digo que nos cansamos de gilipolleces. Las tonterías nos vienen bastante mal y no nos andamos con chiquitas. Lo que no nos gusta, fuera. Y esto se aplica en todo: en la amistad, en la familia y en las relaciones. Vale la pena ser mujer y hacer CrossFit para saber ver lo que quieres y lo que no, para saber qué es lo que te hace feliz y lo que ya no. Pero sobre todo, vale la pena porque te hace ver de lo que eres capaz y de lo que buscas que haya a tu alrededor.

Amor en CrossFit

Sabrás lo que significa la palabra amor

No importa en qué campo de tu vida quieras aplicarlo: el propio, el familiar, el de la amistad, el del trabajo o el de las relaciones. El amor es el amor, al fin y al cabo. El CrossFit te enseñará a amar bien y bonito. Mucho, entregando cada parte de lo que eres y cómo eres. Porque el CrossFit te exige que seas tú, te exige que des todo lo que tienes para poder seguir adelante. Y esto es lo que se llama comúnmente pasión. La pasión es una forma de amor y, por supuesto, en el Box la experimentarás de mil maneras diferentes. Sabrás lo que es realmente que haya alguien que se preocupa por ti, que te quiere tanto como para acabar contigo los burpees que te quedan. Sabrás lo que es el amor por una cosa y todo lo que eres capaz de sacrificar por ella. Sabrás lo que es el amor de verdad, el puro. El que siempre va con las cosas por delante, asumiendo que tú eres igual de importante que la otra persona –o cosa-.

Seguramente hayan mil cosas por las que vale la pena ser mujer y hacer CrossFit y seguramente lo que más oigas serán sus beneficios físicos. Pero te aseguro que poco importarán los beneficios físicos antes que los que te he contado yo. Porque, al final, tener más músculo o menos, más fuerza o menos, es lo que menos importa. Tu crecimiento personal, el interno, el propio, es por lo que realmente vale la pena ser mujer y hacer CrossFit. Y sí, ten cuidado porque después… ¡existen muchas papeletas para que sea difícil enamorarse de ti


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Comentarios

  1. ME ha gustado mucho el artículo, espero llevarlo a la práctica pronto. Porque soy de esas mujeres crossfiteras que se ha apasionado de este deporte, pero todavía me estoy iniciando con lo cual, me motivo toda para darle caña al entreno para ser mejor, pero hay días en los que solo me doy golpes de realidad y veo que todavía no puedo, que aún no tengo el nivel que creía y me desinflo del todo!! Espero que esos momentos cada vez sean mas reducidos y sepa mantener siempre la cabeza bien alto! Tengo un duro trabajo por delante pero espero conseguirlo!

  2. Me gustó mucho, suena interesante, haber, mejor dicho, puedo llegar muy lejos y lo- lograré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + diecinueve =