12 May 2017

Skinny, Curvy… ¡basta de estereotipos estéticos, por favor!

El otro día, me di cuenta de que por mucho que vayamos de “Estamos rompiendo los estereotipos estéticos”, es totalmente falso. Me he dado cuenta de que cada vez son más las mujeres las que apoyan, buscan y dejan de idealizar cosas que no son. Y sí, me refiero a las feministas. Esas mujeres que luchan día a día por hacer que el mundo sea un mundo mejor para todas en cualquier ámbito de su vida: el laboral, el social, el del hogar e, incluso, el mundo del Crossfit.

El caso es que el feminismo está consiguiendo que en el mundo del modelaje –al menos en el sector femenino- se estén dando muchos cambios que, así a primera vista, son muy positivos. Desde que se empezó la guerra con el tema de “Es que una modelo no es una mujer real”, cada vez vemos más y oímos hablar más de las modelos Curvy y no ULTRA Skinny de toda la vida. Algo maravilloso que aplaudo hasta caerme de culo. Bueno, sinceramente aplaudía. Y lo aplaudía –en pasado- porque el otro día, cenando con unas amigas, fui testigo de cómo una se ponía las botas a comida de mierda y se justificaba con eso de “¡Qué más da! Ahora se llevan las Curvy”. Y sí, la muy cabrona tiene razón, ahora todas quieren ser Curvy.

Y eso me lleva a una revelación: ¿QUÉ COJONES LE ESTÁ PASANDO AL MUNDO? O sea, salimos de una realidad en la que se obligaba a la mujer a estar superdelgada, esquelética y deprimida para que se considerase bonito y hemos pasado de Guatemala a Guatepeor. Ahora, nos vende justo lo contrario: hay que estar rellenita para gustarle a la sociedad sin importar el precio que haya que pagar. Y esto es algo que me mata, no solo porque creo que no hay que ser perfecta, sino porque dinamita lo que digo siempre sobre la alimentación.

estereotipos estéticos

Los extremos de Skinny a Curvy

Ojo, no me malinterpretéis que no estoy diciendo que ser curvy sea algo malo. No lo es, igual que no lo es si eres Skinny, ¡pero POR GENÉTICA NO POR OBLIGACIÓN! Critico el hecho de que nos están volviendo a vender una moto usada, vieja y que no es que no nos hace ningún bien en la actualidad, sino que además nos va a pasar factura a la larga. Y es que, ser Skinny o Curvy por obligación no es algo saludable, sino la imposición de un estereotipo estético que se impone UNA VEZ MÁS frente a las necesidades reales de una sociedad cada vez más empobrecida emocionalmente, más sedentaria y más irrespetuosa.

Lo divertido de toda esta historia es que defienden cuerpos reales, cuerpos nutridos –al contrario que las Skinny- y defienden que las curvas son sexy y que es lo que hay que tener realmente. ¡¡ERROR!! O al menos yo lo veo así y no porque sea una detractora de las lorcis –que yo tengo las mías, por cierto- sino que soy detractora de que esa motivación la vendan mientras no enseñan cómo se inflan a cupcakes, tartas, burguers del McDonald’s y otras mierdas varias. Después de años luchando contra la delgadez extrema, contra los problemas físicos y psicológicos que nos ha dejado socialmente entre las más jóvenes… ¿de pronto nos incitan a comer comida basura a expensas de nuestra salud física y mental, otra vez pero en gorda?

Somos estúpidas porque al fin y al cabo es el mismo perro con diferente collar porque, a pesar de que no se note tanto como la anorexia, ¡¡la obesidad también es una enfermedad!! Y no digo que por comerse tres patatas de más las mujeres se vayan a poner hechas unas vacas pero, si no hacemos más que ver estímulos con estereotipos estéticos de mujeres Curvy comiendo pastelitos, ¿qué vamos a imitar? ¿Algo que es restrictivo o algo que es MUY permisivo y no tiene en cuenta nuestra salud tan a simple vista? Es triste darte cuenta de que la mayoría de esas mujeres que defienden una belleza real nos están llevando a caer en malos hábitos alimenticios y solo porque ahora se llevan las chicas grandes, con curvas y con una talla 40+.

Nadie –ni hombre ni mujer- puede pensar que ser Skinny o Curvy es un estereotipo estético válido, no cuando se promueve un estilo de vida de mierda, tanto en un extremo como en otro. Y no es que me parezca denigrante no solo hacia la mujer, sino hacia el hombre -que también se ve afectado con tanto buenorro a lo Kortajarena y con tanto Fofisano a lo DiCaprio-, sino que me parece un insulto a todo el resto de los mortales que pagamos la Seguridad Social de esas personas que han decidido llevar un estilo de vida poco saludable y solo porque se llevan las curvas y ya no se ve con tan malos ojos hincharse a comer mierda. Al igual que me toca las narices tener que hacerlo con las Skinny.

Los tres problemas de salud derivados de los estereotipos estéticos

Skinny

Tampoco creo que os vaya a descubrir el mundo porque la anorexia –infundida y difundida por las empresas textiles de alta costura y las supermodelos- ha sido una realidad en los últimos 50- 60 años en los que todos o casi todos hemos tenido un caso cercano a nosotros. Lo más gracioso es que no ha sido hasta ahora cuando las empresas y las marcas textiles lo han aborrecido, aunque DOVE ya lo intentó hace muchos años. El caso es que ser Skinny es un trabajo a tiempo completo en el que te cuidas la alimentación muy mucho, pasas hambre como nadie y, por si fuera poco, entrenas mucho cardio. Estupendo para el cuerpo y claro, esto acaba produciendo problemas físicos y mentales que, a la larga, acaban acabando con la persona Skinny y con la paciencia de los que no lo somos.

Problemas con el sistema inmunitario. El hecho de dejar de comer hace que tu organismo empiece a fallar no solo porque le faltan la mayoría de los nutrientes, sino porque además le falta lo más importante para sobre vivir: carbohidratos y grasas. Esto implica que la mayoría de los sistemas orgánicos se ve afectado causando posible hipotensión, falta de períodos menstruales y estreñimiento, entre otras.

Desequilibrios electrolíticos. El equilibrio electrolítico es ESENCIAL para que el cuerpo produzca electricidad la cual es la encargada de asegurar la salud dental, ósea, articular, muscular, de riñones y de que haya un funcionamiento correcto de los impulsos nerviosos y neurotransmisores. La anorexia fomenta que esto no pase, haciendo que las personas afectadas –hombres y mujeres- tengan una mala circulación, arritmias, menor ritmo cardíaco, osteoporosis, menor producción de hormonas sexuales, hipotensión, pérdida acelerada del cabello, etc.

Problemas intestinales. El hecho de llevar una mala alimentación no solo fomenta que funcionen mal ciertos órganos, sino que los estereotipos estéticos fomentan que funcione mal el órgano principal del cuerpo: el intestino. No alimentarte bien hace que tu microbiota –lo que garantiza que tu estómago funcione- desaparece, haciendo que tengas una mala absorción no solo de los alimentos, sino de los nutrientes perdiendo así vitaminas, proteínas, minerales, hierro, etc y todo porque te creas problemas para digerirar la comida y para asumir los nutrientes. De cajón vamos.

Curvy

“Curvy is the new sexy” o eso aseguran muchas marcas de moda que están triunfando no solo porque se están mostrando mucho más responsables socialmente con el tema de las Curvy, sino que están fomentando un estilo de vida más real. Aunque me cueste decirlo, es cierto que las Curvy promueven un estilo alimenticio real pero justamente es por eso por lo que me asquea porque al final solo hacen que promover malos hábitos alimenticios y no una belleza real y natural porque tienes X metabolismo sino que tienes ese cuerpo porque te gusta comer mierda y eso “está bien y es sexy”. ¡MENTIRA! Y no es que solo sea mentira, sino que, además, es MUY nocivo para la salud de esas niñas, adolescentes y mujeres que creen que las Curvy molan porque pueden comer de todo.

Síndrome metabólico. El síndrome metabólico es el nombre con que se conoce un conjunto de factores de riesgo que aumentan las probabilidades de sufrir enfermedad coronaria y otros problemas de salud, como diabetes del tipo 2 y accidente cerebrovascular –básicamente un derrame cerebral- que se produce cuando tenemos unas presión arterial más elevada y una concentración de grasa en sangre mucho mayor. Algo que les suele pasar a aquellas personas que no llevan una alimentación sana y equilibrada, claro. Además, esto hace que se altere tanto el cuerpo que se potencia la aparición de posibles cáncer de colon, mama, endometrio, vesícula biliar y próstata.

Osteoartritis. Este es uno de los problemas más frecuentes cuando empezamos a coger peso y no nos damos cuenta pero nuestro cuerpo, sobre todo huesos y articulaciones lo notan en zonas como las rodillas, las caderas y la lumbar. Esto pasa porque nuestro cuerpo acumula más grasa que músculo, haciendo que el tejido que protege la articulación se desgaste y haga que el exceso de peso haga presión causando dolor agudo.

Diabetes tipo 2. No me voy a poner muy pesada con este tema porque creo que todos conocemos en mayor o menor medida la diabetes pero si hay algo que me gustaría destacar es que es una enfermedad muy puta, no solo porque te destroza la vida y te hace llevar una vida muy restrictiva, sino que puede acabar haciendo que te quedes tullido, ciego o, incluso, con Hepatitis B.

Salud y responsabilidad es lo más sexy

No os voy a salir con el “Strong is the real sexy” porque cada uno tiene unos gustos muy diferentes. Estoy segura de que la mayoría de los que habéis llegado hasta aquí, estaréis pensando que una mujer con músculos es lo más bonito y lo más sexy del mundo, pero otros –que no sean Crossfitter- no estarán para nada de acuerdo. Está claro que nosotros para eso somos bastante especiales y sabemos apreciar el hecho de que una mujer esté fuerte porque eso indica tres cosas básicas: esfuerzo, trabajo y sacrificio. Y no solo en cuanto a su cuerpo, sino en todos los aspectos porque el Crossfit va más allá de lo que muchos creen. Pero sí tengo que decir que, aunque no estoy muy de acuerdo con muchos Fitinfluencers porque son los primeros que fomentan dietas con déficit calórico y hacer que muchas personas se crean esas patrañas de “Entreno mucho comiendo súper poco y se me queda un tipazo con abdominales MUY definidos”, creo que hacen una buena labor: crean hábitos alimenticios saludables. Ellos enseñan –en cierto modo- y al igual que otros deportistas, que no importa qué tipo de cuerpo tengas, que da igual las estrías, la celulitis, los granos o lo que tengas, siempre que seas real y cuides tu cuerpo. Eso es lo “new sexy”: el estilo de vida saludable. Porque cuando estés enfermo, cuando vayas a morirte, dará igual el tipo de cuerpo que tengas, si es Skinny, si es Curvy, si está marcado por estereotipos estéticos o no, lo único que importará es cómo lo hayas tratado para que pueda aguantar o no el tirón y puedas salir adelante.

Es triste pero es así y esto no solo te lo da el Fitness, la Zumba o el Crossfit, te lo da lo que comes, cómo te alimentas y no tanto el por qué. La alimentación, contar con un buen profesional que supervise tus pasos –no importa si es tu médico de cabecera o tu nutricionista– y ejercicio diario es lo que hace que tu cuerpo sea real, sea bonito y SEXY DE VERDAD. No unas curvas o unos huesos bien marcados por tener unos vicios y hábitos alimenticios nefastos. Busca siempre un equilibrio y busca sentirte bien contigo misma sin importar que quepas en una 32 o en una 42 porque lo importante no son las tallas, sino cómo está tu cuerpo de forma física teniendo esa talla. Disfruta de la vida, come lo que quieras pero no siempre, no porque sí. Cuida tu cuerpo porque es la única máquina que, el día de mañana, te sacará de esa fina línea que separa la vida de la muerte. Caer en los estereotipos estéticos impuestos por las grandes marcas es caer en un pozo en el cual tu propia máquina se oxidará y morirá con el tiempo.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =