19 Feb 2018

El acné, el deporte y cómo eliminarlo

Creo que no soy la única Elite Zorrita que está un poco hasta las narices de sentirse como una prepúber otra maldita vez. No es que no me apetezca creer que tengo 15 años otra vez y olvidarme de toda la mierda que hay en el mundo, sino que no me hace ninguna gracia no poder hacer eso pero volver a tener en la cara más acné que granos de arroz una paella. Y es que, como a toda buena –y buen- deportista, a mi también me sale acné mecánico, acné del deportista, puto acné –como lo llamo yo- o como queráis llamarlo. El caso es que a todas las mujeres deportistas nos salen más granitos cuanto más deporte hacemos y, supongo, que a ellos también.

Y sí, me pongo de los nervios, sobre todo cuando el exceso de sebo del deporte se me junta con el que produce mi cuerpo por culpa de las hormonas y de la maldita regla y… ¡me deja la cara hecha unos zorros! Porque ya no es solo el acné, los granitos, sino que las ansias de explotarlos y hacerlos desaparecer son TAN fuertes que al final acabo con la cara más llena de marcas que de granos. Y sé que, aunque muchas lo neguéis –y ellos más-, vosotras también lo hacéis porque siento deciros que es algo superior a nosotras. Muchas preferimos acabar con un cráter en plena frente que nos hace parecer triojizas, antes que con un grano que nos haga parecer un unicornio.

Aún así, he de decir que este tipo de acné tiene solución si sabes que, todos esos granos, son por culpa del deporte. Sí, aunque el Crossfit te haya dado la vida, es el responsable de que a ti se te llene el cuerpo entero de mierda, sobre todo porque generas más sudor y más sebo en general. Por supuesto, como todo en esta vida, tiene solución porque no hay nada que sea para toda la vida si sabes cómo cuidarte la piel y conseguir que el deporte y el acné no se alíen en tu contra.

¿Por qué aparece el acné del deportista?

Cuando somos adolescentes, pasamos todos por una época en la que tenemos la cara –y el cuerpo- como el mapa del tesoro de un pirata y eso es así porque, gracias a los cambios hormonales –tanto en nosotras como en ellos- nuestro cuerpo empieza a producir una cantidad de sebo que no es ni normal. Y ahora llega la pregunta del millón: ¿qué es el sebo? Bien, el sebo es la grasa corporal que obstruye el folículo de la piel y que, junto con bacterias sudoríparas, las del aire y células muertas, hace que el folículo se infecte y cree esos puntos negros o granitos que todos tenemos.

Conforme dejamos atrás esa etapa, el acné va remitiendo aunque en algunos casos mucho menos ya que, en la mayoría, existe un problema de higiene. No quiero decir que esas personas sean unas guarras –que puede-, sino que, debido a que su piel es mucho más grasa, por ejemplo, o tienen problemas de dermatitis atópica, tienden a retener más bacterias que acaban infectando el folículo. Y, en el caso de los deportistas, sobre todo la gente que hace deporte de alta intensidad o que está en contacto con el agua, tiende a tener acné de nuevo, el que se conoce como el acné del deportista.

Esta serie de granitos –ya sean en la cara o en el resto del cuerpo- están provocados por los excesos de sudor, la fricción de la ropa, revolcarse o estar en contacto con superficies poco higiénicas, frotarse la cara o el cuerpo, etc… Esto lo que hace es que se bloquee el folículo piloso con mucha mierda y que, al final, haya un exceso de sebo en ese folículo, haciendo que se obstruya y genere el grano y/o punto negro.

acné

Cómo evitarlo o frenarlo

A ver, el hecho de hacer deporte va a conllevar que tu piel sea mucho más grasa, aunque, en principio, se deshidrate. Sí, es una contradicción jodida. El tema está en que, el sudor, después del ejercicio, hace que se nos exfolie la piel y se nos limpie de impurezas. Además, el Crossfit te va a ayudar a mejorar la circulación sanguínea general del cuerpo, consiguiendo que tu dermis sea mucho más “delgada” y, por lo tanto, acumule menos sebo. SIN EMBARGO –y aquí está la trampa- el sudor en exceso, mezclado con tropecientas mil cosas más –que ya he dicho que son el sebo, la grasa, la caca del aire, la mierda de tu camiseta con la que te rebozas en el magnesio para hacer burpees, la mierda del suelo que llevas en las manos, la piel muerta, la ropita ajustadita que llevas, etc- hace que tus folículos se atasquen y, aunque la piel esté más firme, se convierte en caldo de cultivo para las bacterias que son las responsables de infectar los poros.

Obviamente, si estás hasta las narices de sentirte como una adolescente pubertosa, es hora de ponerle remedio porque sí que se puede evitar o frenar el acné que tienes porque, como ya te he dicho, no es el que tenías con 13-17 años, sino que este acné no se debe a las hormonas, por lo que puedes controlarlo sin acabar desesperada. Por supuesto, hay que ser bastante más constante en cuanto a la higiene y al cuidado de la piel, sobre todo la de la cara, que –por lo general- es donde más tendemos a notar el acné. Aquí te dejo las mías, contadas por una Dermatóloga.

Olvida los productos grasos

La mayoría de nosotros, tendemos a usar cremas que no están pensadas para el estilo de vida que llevamos ya que, de normal, usamos lo más untuoso y cremoso que vemos –sobre todo las Elite Zorritas-. Usar las cremas como la de Nivea o mantecas corporales solo hace que fomentar el hecho de que el poro se obstruya cuando sudamos. Por eso, tenemos que usar cremas MUY LIGERAS, que tengan un alto porcentaje en agua y que taponen lo mínimo posible el folículo. Así, en claro: cuanta menos mierda lleve y de mejor calidad sea la crema más mejor para ti, tus granos y tus arrugas. Si los productos que te echas son seborreguladores y antibacterianos, ¡mejor que mejor! Mis marcas preferidas son La Roche Posay para el rostro y Ducray para el cuerpo, aunque Vichy también me aluciflipa.

OBVIAMENTE ni se te ocurra ponerte a entrenar maquillada, aunque lleves todo el maldito día con la base puesta, tu cara sigue conteniendo toda la grasa de la base de maquillaje. ES IMPEPINABLE que te desmaquilles porque sino, a todo lo que te he contado antes, le estás añadiendo la grasa y los productos del maquillaje que, junto con el resto de elementos, hacen la misma reacción que la Coca Cola y los Mentos: explosión, pero esta de granos en la cara. Por eso, usa un poco de agua micelar con un algodoncillo para limpiarte la cara. Verás como sí que sale mierda.

CUIDA TU PIEL

Sé que para muchos y muchas –aunque se crea que no- eso de cuidarse la piel pues como que no entra en su rutina del día a día. ¡¡¡ERROR!!! Y no, no solo porque tendrán tendencia al acné, sino que su piel es el órgano más importante del cuerpo, ¿por qué sois capaces de cuidar al resto pero este no? Si ya es importante la higiene corporal –más allá de una simple ducha, quiero decir-, cuando haces deporte mucho más, sobre todo la higiene facial. Aunque no lo queramos hacer, es inevitable pasarnos constantemente las manos por la cara, ya sea solo para apoyarnos en ellas, para rascarnos los ojos, etc. Todo eso es mierda que te llevas a la cara o al resto del cuerpo porque –como ya deberías saber- las manos siempre tienen un montón de mierda acumulada.

Por eso, hay que intentar lavarse la cara como mínimo dos veces al día y aplicarse una crema hidratante LIGERA, como te he dicho antes, para que el PH se nos regule con facilidad. Y con el resto del cuerpo pasa exactamente lo mismo: deberemos lavarnos con un gel que tenga un PH neutro –cuantas menos florituras lleve, mejor- e hidratarnos bien el cuerpo para que, después del deporte, coja esa elasticidad necesaria y no se nos deshidrate.

Dúchate después de entrenar

Sé que muchos de nosotros aquí presentes, si vivimos cerca del Box pues como que no nos duchamos allí si podemos hacerlo con la calma en casa, ¿no? ¡¡ERROR!! Y de los graves además. Una de las mejores formas de evitar o frenar el acné del deportista es limpiando tu piel y no hay mejor forma de hacerlo que con una ducha –o un agüilla, si quieres- después de entrenar. De este modo, estarás ayudando a tu piel a eliminar el exceso de sebo, de sudor, de piel muerta, de bacterias y de mierda del Box de la mejor forma. Por supuesto, si no te da la vida para hacerlo, pues casi mejor que tires de toallitas si es mega necesario –aunque no es ni de lejos tan bueno como una ducha- pero al menos estás limpiando tu piel y evitando que el poro vaya cogiendo mierda y se obstruya.

Empieza a amar la exfoliación

A la hora de cuidar tu piel, sobre todo si haces deporte y es para evitar el maldito acné, es importante cuidarla e hidratarla, sobre todo por la mañana, nada más levantarse y por la noche, antes de acostarse. Si, entre medias, se hace ejercicio es bastante importante que sigamos la misma rutina que si nos acabásemos de levantar o nos fuésemos a acostar. PERO, además, por ser deportistas, tenemos que tener en cuenta que vamos a necesitar limpiarnos un poco más en profundidad. Por eso, usar productos que nos ayuden a exfoliar la piel del cuerpo, es una buena opción para limpiarte de piel muerta y de exceso se sebo sobre todo. Eso sí, evita las scrubs –que son las más típicas- e intenta usar mascarillas corporales con bactericidas y/o hechas con frutas –mayormente acidas-. Usar mascarillas faciales también es básico en el rostro y casi mejor que una exfoliación ya que la mascarilla limpiará y purificará sin deshidratar del todo la zona. Recuerda que la cara está más expuesta a las inclemencias del tiempo, por lo que, el sebo es necesario –más que en el resto del cuerpo que va tapado- para que no se deshidrate y acabe agrietada, por ejemplo.

No te confíes

Este es el último consejo que tengo para darte en lo referente al acné y creo que, de todos, es el más importante. Y lo sé porque he de decirte que a mi me ha pasado, sobre todo con el de la cara y las piernas. Lo peor que podemos hacer es que, una vez rebajado el brote de acné, dejar de cuidarnos una vez rebajado el brote de acné porque con esto solo conseguiremos que vuelva a aparecer y tengamos que empezar de cero con el proceso. Al igual que el hecho de que el deporte forme parte de tu vida todos los días, la higiene corporal debe hacerlo para que puedas dejar de quejarte de la cantidad de granos que te salen. Controlar la alimentación no te va a servir de mucho si, además de eso, no sigues con las pautas básicas y esenciales para no tener acné. Cuanta más grasa comas –o sea, más comida de mierda le des a tu cuerpo- más sebo generará esta, por lo que las probabilidades de tener más acné aumentan. Por supuesto, el hecho de que hagas deporte, hará que el sudor y las bacterias te llenen la cara más de puntos negros y granos internos –sobre todo-. Recuerda que el organismo es sabio y cuando tiene un exceso de grasa, quiere expulsarlo. Si de un tiempo para acá has visto que tienes el cuerpo más lleno de granitos, revisa tu alimentación, es muy posible que todo venga de ahí.

Recuerda que esto es algo bastante básico y que si tienes algo más severo –o al menos crees que puede serlo-, es el momento de contactar con un dermatólogo para que te revise la piel y te dé las mejores pautas y medicación si fuese necesario según tu tipo de piel y problema. OJO porque excederte a la hora de limpiarte la piel, puedes que te haga efecto rebote y que te provoque más acné ya que la piel está más dañada y más susceptible a las bacterias. Intenta mantener el equilibrio para que no te pases ni te quedes corta/o.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 17 =