12 Ene 2019

Consejos para afrontar los bajones en Crossfit

No importa si eres Teen o Master, a estas alturas ya te habrás dado cuenta de que la vida no es fácil, no es lo que te imaginas tú en tu cabeza, no es el camino de rosas del que has oído hablar tantas veces que ya no sabes ni cuándo, ni cómo, ni por qué te creíste esa historia. Y déjame decirte que no, la vida no es fácil, a nadie se le regala nada, pero aquellos que tú ves que les va bien y son felices es porque, sencillamente, han aprendido a aceptar esta verdad y han interiorizado muchas cosas para salir de los bajones en Crossfit y lo que no es Crossfit.

Que sí, que hay época y épocas y no sé si es porque estamos entrando en otoño o qué y estamos todos un poco más decaídos pero lo cierto es que cada vez hay más gente que me escribe preguntándome cómo salir de los bajones en Crossfit. Y aunque hay muchas cosas que tienes que asumir para poder salir de ellos –y que te servirán para aplicarlos a tu día a día-, nadie puede hacer el camino por ti en esta vida. Afrontar las cosas para poder aceptarlas y soltarlas para que no se hagan bola es LA VERDADERA llave para poder tener una vida más serena y menos “oscura”. Pero sí, para poder llegar a llave, hay que abrir muchas otras puertas, claro.

Las cinco cosas que tienes que asumir para salir de los bajones en Crossfit

Vale, no solo tenemos los bajones de Crossfit, tenemos bajones en nuestro día a día, aunque no nos guste del todo. Aún así, salir de ellos es –y será- mucho más fácil si empiezas a asumir estas cinco cosas de la vida.

No hay mal que por bien no venga

Créeme cuando te digo que los cambios –aunque a simple vista no lo parecen-, ¡son buenos! Y mucho. La vida no te va a poner las cosas difíciles, sino más bien fáciles para que elijas el camino que te toca vivir. Obviamente, si te niegas a ello, es cuando sufres pero si aceptas el hecho de que tú no controlas las cosas que pasan en tu vida, te darás cuenta de que en este juego solo hay dos opciones: elegir la píldora azul o la roja. La azul te hace seguir un camino con más paz interna y la roja, uno con más inquietudes.

El hecho de que tú hayas cambiado, que tu Box haya cerrado, que hayas tenido marronaco con tus compañeros, que te hayas lesionado o que, vete a saber, te hayas quedado en paro y no puedas pagarte el Box, ¡no es malo! Obviamente, así a simple vista lo parece, pero todo depende de cómo se vea la situación. Si la ves enfrentándote y pensando que la vida es una cabrona que te ha jodido, pues no vas a poder salir de esos bajones en Crossfit que te dan.

Así que mi consejo es que lo veas como una oportunidad para crecer, porque nunca sabes qué puede aparecer en el camino que recorres. A lo mejor es conocer a un nuevo grupo de Crossfit fuera de tu horario habitual, un nuevo Box, un nuevo método de entrenamiento, una pareja, un médico que te ayuda a mejorar físicamente… ¡no lo sabes! Así que no desperdicies la oportunidad de mejorar y crecer solo por querer quedarte donde estás porque te sientes cómodo.

Bajones en cROSSFIT

El “No sé” y “No puedo” NO son reales

¿Cuántas veces te has pillado diciendo “no sé hacer X” o “Yo eso no puedo hacerlo ni de coña”? Y, ¿cuántas de esas veces has entrado en un bucle de bajones de Crossfit por sentirte frustrado, menos que otros compañeros o un 0 a la izquierda en este deporte? Pues justamente, ahí voy: ¡todo lo que te dices es mentira! No es cierto que no sepas o no puedas hacer X –a no ser que exista un condicionante real y físico, claro-. Eso son excusas, creencias derivadas de miedos –algunas veces por entrar demasiado a Youtube y buscar “Crossfit Fails”-. Pero te digo que tú eres más que eso que te dices y lo sé porque yo lo he vivido, lo he sentido y lo he disfrutado TODO. Del miedo, del proceso para cambiar esa creencia y del momento en el que esos bajones de Crossfit desaparecieron.

El “No sé” y “No puedo” eran mis mantras con el Muscle Up hasta que decidí que me había cansado de los sentimientos negativos que me estaba generando yo misma. Entonces empecé a “estudiar” el movimiento, a practicarlo y a aceptar que, poco a poco, las cosas van saliendo y que la paciencia es la base para que las excusas dejen de serlo, los miedos dejen de adueñarse de mi y que las creencias pierdan fuerza. Aunque, así, lógicamente, no te creas eso de “Eres más de lo que crees”, ¡es cierto!

Eres más de lo que crees

Como te he dicho antes, tenemos muchos miedos, muchas creencias falsas y muchas limitaciones autoimpuestas porque nos creemos de mucho menos de lo que somos. Esa es una parte principal de los bajones en Crossfit: creernos de menos. Y el problema no es lo que te diga la gente o lo que te digas tú –o, al menos, al 100%-, sino de cómo te sientes contigo mismo. Muchas veces, fracasas porque tú misma te sientes un fracaso andante contigo misma, otras tantas porque sientes vergüenza de ti misma o te das miedo. ¡Pero no hay nada que no se pueda cambiar!

El problema aquí, reside en que, básicamente, miramos los puntos negros en vez de fijarnos en el lienzo completo. ¿No has conseguido entrar en las anillas y te enfadas? Tienes dos opciones: enfadarte porque no lo has conseguido cuando tú quieres, o aceptar que no lo has conseguido porque no tenía que ser y tienes que seguir practicando.

Dejar de echarte mierda te hará salir de los bajones en Crossfit y en la vida, no porque tengas mucho orgullo, sino porque tendrás compasión y amor hacia tu persona. Y esa es la base para empezar a hacer grandes cosas. Sin eso, no importa lo que consigas en esta vida, siempre te vas a creer de menos que alguien y eso te limitará. La opinión de los demás importa, pero no para lo que crees. Nadie más que tú puede juzgarte –aunque tu tampoco deberías-, así que solo coge las palabras y las opiniones de los demás si te ayudan a crecer, a ser mejor y a empoderarte un poco más. Las cosas que no lo hagan, acéptalas pero, ¡olvídalas!

La negatividad no existe

A pesar de que ahora mismo me quieres dar una hostia con la mano abierta –lo sé, yo también se la quise dar a quien me dijo esto y le pagaba, ojo-, ¡es completamente real! En la vida, lo cierto es que NO hay NADA “bueno” ni “malo”. Lo que puede ser bueno/malo para mí puede ser completamente distinto para mí por el simple hecho de que no vemos la vida con los mismos ojos o de la misma manera. Realmente, la vida no te pone cosas malas en tu camino, solo cosas con las que poder aprender y crecer. El hecho de que falles un día de RM en Arrancadas, que bajes tu tiempo en Fran o lo que quieras, sí, es una putada pero no es malo. Tampoco lo que sientes. En ti está decidir si lo que pasa te hace sentirte mal o no. Está claro que a veces, las cosas duelen, simplemente pero pensar que eso es malo es lo que hace que las cosas se te hagan bola y el día se te oscurezca.

Aprende a concentrarte en tus sentimientos, en permitirte sentir y, tú sola, te darás cuenta de cuál es la lección que tiene que aprender de esos bajones en Crossfit. Es la mejor forma para entender las cosas y verlas de una forma mucho más positiva y feliz de lo que lo hacemos normalmente. No es algo fácil, soy consciente, pero realmente vale la pena no quedarse con el “Es que la vida me putea” y pasar al “La vida no hace más que darme lecciones para que sea mejor persona”.

Todo pasa

Otra cosa que tienes que tener muy presente en los bajones en Crossfit es que TOOOOODO pasa. Nada dura para siempre. Lo que nos ata a lo que sentimos, es simplemente nuestra cabeza, en lo anclados que estamos en lo que fue y pensando en lo que será por lo que fue. ¡Locura extrema sin necesidad! Las cosas son como son y nada puede hacerlas cambiar. NADA. Ni que tú quieras cambiarlas, ni que tú te ofusques, ni que te deprimas, ni que te embajones… NADA. Así que, ¿de qué te sirve vivir uno de esos bajones en Crossfit que te quita la energía si lo que fue ya no importa y lo que puede ser no lo saber? ¡Pues de nada!

Y sí, puedes querer pegarme como con lo de la negatividad, pero en el fondo de ti sabes que tengo razón. Sabes –y sientes- que lo único que importa es lo que estás viviendo ahora porque el pasado no puede cambiarse ni el futuro adivinarse. Está claro que debemos ser conscientes –y consecuentes- con nuestro pasado, ¡pero solo para mejorar! Estancarte en lo que hiciste, dijiste, te hicieron o dijeron no te va a servir para arreglar un futuro si no lo aceptas ahora y creces con ello.

 

Los bajones en Crossfit, aunque te diré que necesarios, son completamente voluntarios. A veces, hacemos las cosas algo TAN personal y tan necesario que lo que nos hacía felices se convierte en lo que nos ahoga. Sé que los consejos que te he dado son difíciles de aplicar y que, decirlo es más fácil que hacerlo pero si yo lo he hecho y luego te lo he dicho, ¿por qué no vas a poder aplicar tú todo esto para combatir tus propios bajones en Crossfit y en tu vida?

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + doce =