11 Mar 2018

Elite Zorrita: Shella aka. Mamá Imparable

Como sabéis, me siento mil de orgullosa de todas y cada una de las mujeres que forman parte de mi comunidad. Creo que toda Elite Zorrita se merece mis respetos y el de la comunidad por el simple hecho de haber perdido el miedo a no encajar como se debe, de haber perdido ese miedo al mito de “Te vas a poner grande como un tío” y de haber decidido reinventar su feminidad a su gusto y semejanza.

Pero si hay algo que admiro es que una persona, frente a cualquier adversidad siempre conserve la sonrisa y, Shella, es una de esas personas. Sé que a muchos os sonará por ser la mamá de Anahí, por presentarse a muchas competiciones solo con la intención de rascar podium para poder seguir pagándole el tratamiento a su hija y, sino, por ser la tocha negra que nos deja a todos con la boca abierta cada vez que compite. Sea como sea, hoy se presenta -como lo han hecho otras muchas Zorritas-, para que la conozcáis un poco mejor.

La historia de Shella

De dónde eres

De Palma de Mallorca


Edad

30


Dónde entrenas

C23 Crossfit


¿Por qué empezaste en Crossfit?

Porque quería un cambio. Después de dar a luz a mi hija, caí en depresión y llegué a pesar 100 kilos, empecé a adelgazar y llegó un punto que sentía que necesitaba darle un cambio a mi físico, había pasado de gorda a delgada, pero quería más. ¡Jajajajaja! Quería estar fibrada.

 

¿Qué es lo que más recuerdas después del primer día en el Box?

Pues que me di cuenta que los años que había estado yendo al gimnasio habían sido para nada, que prácticamente no sabía hacer nada, y mira que entrenaba duro, por lo menos eso creía.


¿Qué es la parte que más te gusta de tu cuerpo ahora?

Pues diría que todo, por fin tengo el cuerpo que quería, musculado, para mucha gente demasiado, pero soy negra y la genética es la genética.


¿La que menos?

Pues no lo sé, jajaja


¿Qué quieres conseguir con todo esto?

Principalmente ayudar a mi hija,  estar lo suficientemente fuerte físicamente para poder seguir cuidando de ella, poder seguir descubriéndole el mundo a través de mis vivencias, ser capaz de llevarla en brazos cuando no podamos acceder con la silla de ruedas… Un sinfín de cosas que el Crossfit me ha dado la oportunidad de hacer sin tener que estar preocupándome de si mi cuerpo aguantará su peso o no, porque, a diario trabajo para poder hacerlo.


¿Crees que el Crossfit te ha hecho cambiar tu perspectiva en relación a las mujeres?

Un poco sí, aunque creo que eso no tendría que ser así. El canon de belleza impuesto por la sociedad ha hecho mucho daño, pero por suerte está empezando a cambiar, aunque aún queda mucho trabajo por delante. Siguen habiendo mujeres que dudan de su feminidad por ponerse fuertes y siguen habiendo hombres que, a pesar de que no debería ser así, comparan a las mujeres fibradas con hombres…


¿Tenías miedo de mover pesos y ponerte grande?

No, porque siempre me ha gustado todo lo relacionado con el deporte desde pequeña y tenía mucha facilidad de muscular… Como ya he dicho, la genética es la genética y al final lo asumes. Jugué a fútbol muchos años.


¿Crees que es un mito con el que deberíamos acabar?

Claro, es necesario y más conforme vamos avanzando socialmente. Creo que hay mucho tabú, mucho miedo por el hecho de que una mujer sea fuerte físicamente porque eso implica que también va a ser fuerte y menos vulnerable en otras áreas de su vida.


¿Qué es Crossfit para ti?

Pues una forma de vida, mi momento del día.


¿Por qué vuelves día a día al Box y te pegas esas palizas?

Porque me encanta, me ayuda en los momentos más difíciles, entrenar me ayuda a liberar estrés y calmar mis nervios.


¿Qué se siente al ser una chica compitiendo en RX?

Bien, es divertido, a veces muy exigente, ¡jajajajaja!

¿Por qué compites?

Ayyyy me encanta superarme, aunque siempre pienso que podría estar mejor. Soy muy exigente conmigo misma. Pero básicamente compito porque me da la oportunidad de darme a conocer y de esa forma ayudar a Anahí con las terapias y a que su proyecto tenga más visibilidad.


¿Cómo ves el panorama nacional en cuanto a chicas competidoras?

Muy bien, hay chicas muy fuertes y cada vez más. Lo cual me alegra, pero también pone las cosas mucho más difíciles.

¿Crees que tu vida ha cambiado mucho desde que compites?

Sí, la verdad, porque me ha dado la oportunidad de compartir la historia de mi hija Anahí, he conocido mucha gente que me ha ayudado mucho, eso es lo que hace bonito todo .


¿Crees que ser competidora ayuda a inspirar a otras mujeres a esforzarse un poco más entrenando?

No lo sé, eso habría que preguntarles a ellas, ¡jajajajaja!


Define a tu nuevo tú en una sola palabra Define tu vida con el Crossfit en ella.

Luchadora


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + seis =