06 Feb 2018

Cómo enamorar a un Zorrito

No hace mucho redacté un post en el que hablaba de cómo enamorar a una Elite Zorrita y, aunque fue uno de los artículos más jodidos de escribir, ¡mereció mucho la pena! No solo por saber qué era lo que pensabais, sino también por saber qué narices pensaba yo de todo esto. Pero, como siempre, hay otra parte de las cosas y, por supuesto, muchas Elite Zorrita también son de enamorar y, algunas, hasta se preguntan cómo enamorar a un Zorrito.

La verdad es que no es algo que me haya planteado nunca –no soy mucho de plantearme las cosas, si os soy sincera- y tampoco es que lo vaya a hacer ahora, pero es cierto que, después de hablarlo con mis compañeros –que son algo así como mis gurús espirituales, además de los cabrones que acaban conmigo diariamente- a los Zorritos también hay que enamorarles y, por supuesto, si son hombres que se toman en serio su deporte, ¡no vale cualquier cosa! Así que, señoritas del mundo que os estéis planteando enamorar a un Zorrito, os tengo que decir que son huesos bastante duros de roer y que, obviamente, no son fáciles de conquistar –o quizás sí y yo me junto con los gilipollas, que puede ser todo en esta vida-.

Enamorar a un Zorrito requiere de bastante esfuerzo y de constancia, algo así como un Crossfit aplicado al amor, vaya y, si mis cálculos son certeros, las formas de enamorar a las Elite Zorrita y a los Zorritos no están muy lejos de ser SÚPER parecidas, la verdad. Y es que, al final, todos los Crossfitter estamos cortados -más o menos- por el mismo patrón y eso hace que, al fin y al cabo, tanto un sexo como el otro busquemos –en mayor o menor medida- algo parecido. Pero os tengo que advertir de una cosa MUY importante: si los Crossfitter ya son exigente en general, ¡imaginaos si son solteros! Insisto en que, bajo mi punto de vista, es imprescindible tener claro que “Donde tengas la olla, que no te metan la p***a”, pero entiendo que, en un mismo Box, entre una Elite Zorrita y un Zorrito pueda surgir el amor –unque te aviso ya que cuando se acaba es más bien un desastre-. Así que, para que apuntéis alto y deis en la diana, ¡aquí os dejo los exigencias de los solteros más exigentes en el mundo: los Crossfitter.

enamorar a un zorrito

Lo que tienes que tener si quieres enamorar a un Zorrito

Ser deportista

Si algo me ha demostrado la experiencia es que cualquier Zorrito –y más si está soltero-, aprecia a una mujer deportista. Aunque no solo porque haga deporte, sino por todo lo que nos da el deporte a nivel mental porque sí, aunque te cueste creerlo, el deporte te cambia en muchos aspectos y no solo en el físico. Cuando empiezas a hacer deporte, cambia tu percepción de las cosas, lo que tienes en mente que eres empieza a desaparecer y te empiezas a construir de nuevo, imaginando y creando a un nuevo tú que deja mucho de lado y cuestiona la mayor parte de las cosas que hacías antes de entrenar. Y esto pasa, sobre todo, si haces Crossfit, aunque, por supuesto, cualquier deporte –que no digo entrenamiento- tiene su aporte y su aquel, aunque ya sabes que yo soy más de Crossfit que de Zumba. Supongo que, cualquier actividad física, hace que te replantees tus hábitos –y no solo los alimenticios y/o saludables- sino que te hace cambiar y crecer a niveles que antes no sospechabas.

De primera mano, he visto como compañeros ponían en duda su relación con personas antideporte porque, sencillamente, el deporte para ellos es algo insustituible y, el hecho de que su pareja no lo practique, pues “cansa”. Y cansa no porque no puedas compartir una afición o una pasión más, sino porque, las mujeres que no hacen deporte –y mas concretamente el nuestro- suelen no entender por qué destinamos tanto tiempo en el Box, por qué siempre andamos intentando mejorar y por qué nos esforzamos tanto por algo que parece tan sumamente fugaz. La mayoría de la gente, entiende el deporte solo como una meta física, pero cuando te conviertes en deportista, esta visión cambia y por mucho que antes solo buscases objetivos físicos, ahora vas mucho más allá y sabes que el deporte no solo está para adelgazar, ponerte fuerte o tener un abdomen plano con abdominales, sino que es una cuestión de esfuerzo y superación que, día a día, te hace ser un poco mejor de lo que eras antes. Por eso, para enamorar a un Zorrito, es tan importante que hagas deporte y, repito, no es porque tengas un físico u otro, sino porque entiendes lo que implica el deporte y sabes lo que cuesta cada pequeño logro diario.

Tener las cosas claras

Si hay algo que puedo asegurar, es que, cuando haces deporte, la cabeza empieza a amueblarse de una forma diferente a lo que ya la tenías. Por hacer una comparativa graciosa, supongo que pasas de tener la cabeza con muebles de Ikea a tenerlos de Banak Importa. Así que, con lo de tener las cosas claras no digo que tenga que saber qué es exactamente lo que quiere hacer en ese mismo momento, sino que, más bien, me refiero al hecho de saber quién es y qué quiere en su vida. Por supuesto, todos nos hemos perdido alguna que otra vez –algunos incluso más de lo que nos gustaría habernos perdido- pero en el beneficio de perderse, está el hecho de encontrarse y eso te ayuda a tener las cosas claras, obvio. Por supuesto, hay gente que se pierde y sigue como pollo sin cabeza durante toda su vida, haciendo lo que todo el mundo le dice que tiene que hacer, siendo como todo el mundo le dice que tiene que ser y, aún peor, creyéndose lo que le dice la gente sin tener en cuenta lo que ella misma piensa. Y sí, esto nos pasa bastante más a las mujeres, sobre todo a nivel físico porque hay mucha presión social.

Por eso, si lo que quieres es enamorar a un Zorrito, ¡tienes que dejar de ser lo que se espera que seas y ser tú misma! Sé que hay muchos condicionantes fuera, muchos miedos y barreras que superar, pero como ya te he dicho, el deporte te ayuda a cambiar y te empieza a hacer cuestionarte muchas cosas y a dejar un poco más de lado el tema de los “¿y si…?” de miedo a “¿y si…?” de triunfo y eso, al fin y al cabo, no es que enamore a un Zorrito, ¡sino que enamora a cualquiera! Saber quién eres es la única manera de tener las cosas claras, de saber qué quieres para ti, en tu vida y para los tuyos. Y eso, es algo que valora mucho la gente, pero sobre todo alguien que practica Crossfit porque sabe que nunca se está en el mismo sitio que ayer.

Saber qué es comunidad

Hay una palabra que en Crossfit se repite hasta la saciedad y es Comunidad –seguido de Familia-. Y es que es cierto que, todos los Crossfitter han encontrado en el Box su nueva casa, un lugar donde poder ser ellos mismos y hacer lo que “quieran” sin tener que rendirle cuentas a nadie más que a ellos mismos –y el que no se lo ha dejado-. Por eso, cuando empiezas a conocer y a descubrir que tus compañeros están en la misma situación que tú, sabes que la comunidad abarca muchas más cosas que un simple tío con el que entrenas y, empieza a tener un significado más profundo y más real y leal. Por eso, si pretendes enamorar a un Zorrito, déjame decirte que es ESENCIAL que entiendas esto. Ya te he dicho que es necesario que practiques deporte –el que sea, aunque si es Crossfit mejor- pero no por las razones típicas u obvias, sino porque aprendes mucho el sentido de pertenencia que te da el deporte. Sí, al final, cualquier deportista se convierte en alguien sectario que es capaz de entender al resto, pero no compartirlo. El caso es que si quieres enamorar a un Zorrito, tienes que ser capaz de entender que el sentido de pertenencia, de unión y de familia, cruza mucho más allá que lazos de sangre y crea los lazos de sudor. Y no precisamente por que sudemos juntos, sino porque compartimos energía, decepciones y alegrías a diario y eso nos hace ser familia. Si eres incapaz de entender eso y de respetar que tu Zorrito va a tener compañeras que serán como hermanas –sí, sin más-, ¡no tienes nada que hacer! Una de las cosas que más nos gusta es el hecho de sentirnos libres y, por supuesto, con una persona celosa y acosadora que nos limita el contacto con nuestra familia… no es lo que más le gusta a un Crossfitter –y tampoco debería gustarle al resto del mundo, creo-.

No arrogancia

En el Box somos todos familia y nos queremos tal y como somos. No necesitamos aparentar, ser, tener o parecer, simplemente somos. Creo que por eso es por lo que el Crossfit ha sido capaz de enamorar a tanta gente que antes era capaz de mover el culo del sofá. Por eso, si hay algo que odian los Crossfitter –y más ellos- es a la gente prepotente y arrogante, a esa gente que mira por encima del hombro al resto, como creyendo algo que no son. Eso es algo que, en cualquier box, está casi exterminado –aunque siempre se nos cuelan gilipollas- y por eso sé que un buen Zorrito no es así, por lo que tampoco querrá a una persona así a su lado. Por supuesto, es obvio que Castro los cría y ellos se juntan, así que puede pasar cualquier cosa pero ya te digo que es bastante poco probable que un Crossfitter acabe con un/a posturitas del gimnasio que solo saben hablar del físico y criticar al resto que no lo tienen. Sí, ahí es donde está la arrogancia, en el hecho de no saber aceptar al resto y alegrarse por los logros de los demás porque para nosotros, eso es parte de ser comunidad y familia: compartirlo todo, lo bueno, lo malo y lo peor, así que te puedo asegurar que si lo que quieres es enamorar a un Zorrito, con arrogancia o con críticas a los demás no vas a conseguir enaltecerte, sino más bien lo contrario. Sobre todo si tienes tendencia a criticar a las tías tochas del Box que se esfuerzan por ganarse en una batalla constante a ellas mismas.

Carácter

A lo mejor soy yo que la gente mansa me parece insulsa, pero creo que es imposible al menos cuando sabes quién eres y qué quieres para contigo misma/o. Tener carácter no significa estar peleando siempre, tampoco estar dando la brasa o intentando tener razón, sino en simplemente en saber que tienes claro lo que quieres y pelear por ello en vez de dejarte llevar por la corriente y por lo que dicen los demás de ti, del mundo y de todo lo que tienes que hacer y pensar. Al final, eso es absurdo y no va a hacer nada más que ayudarte a perderte un poco más. por eso, una persona despierta, una persona que siempre está en constante movimiento y por lo tanto en constante crecimiento, siempre es digna de admirar. Así que si hay algo que puede enamorar a cualquiera es una persona con carácter, en el sentido de decidida, segura y con objetivos en la vida que sabe lo que quiere, aunque luego cambie de opinión porque el resultado no le gusta y no es lo que ella esperaba. Enamorar a un Zorrito no es fácil, es cierto, pero el hecho de tener carácter ayuda, por supuesto, a encontrarse, valorarse, aceptarse y quererse, ¿cómo no lo van a hacer los demás?

Recuerda que esto son solo conjeturas, estimaciones y conclusiones –quizás un poco absurdas- que he podido ir sacando de lo que han comentado compañeros y de lo que yo pienso. Eso sí, nunca sabrás si puedes enamorar a un Zorrito así si no lo pruebas.

 


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

6 + doce =