03 Dic 2018

Hábitos saludables que aprendes cuando haces Crossfit

¿Alguna vez te has parado a pensar en el gran impacto que puede tener una pequeña decisión en tu vida? Supongo que sí, que todos lo hemos hecho alguna vez en la vida eso de decir, “Joder… si aquel día hubiese elegido X, hoy no estaría aquí”. Yo creo que lo he llegado a hacer como un trillón de veces cada vez que pienso en el día que decidí empezar en Crossfit. Aún creo –sinceramente- que si no me hubiese puesto celosa porque los tíos que entrenaban conmigo en el Gimnasio hacía dominadas y yo quería hacer dominadas… ¡nunca hubiese buscado un vídeo para hacer dominadas y nunca hubiese visto el vídeo aquel de Crossfit! Y aquí estoy. Como estás tú y tu compañero de WODs. Haciendo Crossfit y creando nuevos hábitos saludables.

Porque más allá del hecho de hacer deporte, creo que el Crossfit te regala mil experiencias, algunas mejores y otras peores –como cuando te obliga a perder te para reencontrarte- sea como sea, te enseña miles de cosas y te da hábitos nuevos, hábitos saludables, para el cuerpo, pero también para la mente y el alma. El Crossfit e lleva a crecer y a veces, ese crecimiento pone en tela de juicio lo que creías que eras y, lo más importante, lo que creías que hacías por tu propio bien. Y, cuando te hace cuestionarte quién eres, te obliga a cambiar lo que hacías en pro de cuidarte y amarte un poco más.

Quizás el hecho de que el Crossfit te da hábitos saludables es bastante obvio, porque, el deporte en general, te obliga a cambiar muchos parámetros de ti mismo que antes no ye habías planteado en cambiar. Y quizás ahí reside también su magia, pero sobre todo al hecho de que esos cambios –o al menos en mi opinión- te hacen ser un poquito mejor contigo y con el mundo, sean o no los mejores del mundo.

hábitos saludables Crossfit

Tres hábitos saludables que te enseña el Crossfit

Quieres moverte más

Aunque, obviamente como en todo, hay momentos y momentos, creo que algo que me ha dado el Crossfit y se ha convertido en uno de mis hábitos saludables favoritos es el hecho de querer moverme más. Sí, quizás mi nutri haya tenido mucho más que ver que el Crossfit –más que nada porque fue él quien me enseñó qué narices era el NEAT- en el hecho de que quiera moverme más a diario, pero lo cierto es que el Crossfit y la comunidad que se genera, hacen que tengas más ganas de compartir y de moverte. Los domingos –al menos los que sale bueno y no llueve como si no hubiese mañana-, te apetece salir de casa, moverte, pasear, irte al monte con tus compañeros, con los perros –si los tienes- o, simplemente, pasear por tu ciudad para sentirte más activo.

No es que sea una obsesionada con las calorías, pero sí que me siento rara si me paso un día entero en casa encerrada, tirada en el sofá, comiendo mierda y viendo la TV. Aunque, como he dicho antes, hay días para disfrutar de todo, pero ahora, tengo más consciencia de lo beneficioso que es para mi cuerpo moverse, aunque sea un poco a lo largo del día. Porque el día que no me muevo, me siento más apática, me siento más enfurruñada y, también, más apática.

El ejercicio hace que te actives y que generes endorfinas que, en definitiva, son las hormonas de la felicidad así que, ¿cómo no te vas a sentir más y mejor contigo misma si sales por ahí a moverte y a disfrutar de los días que quedándote en casa?

Comes más sano

Supongo que todos empezamos a comer más sano por una razón lógica –o quizás no tanto- que es un objetivo físico: ponerme más grande, tener abdominales, perder peso, ganar músculo… lo que sea. Pero lo cierto es que, uno de los daños colaterales del Crossfit es que empiezas a dejar de ver el cuerpo como algo que tienes, sino algo que eres. El cuerpo es tu representación física y eso no lo puedes negar, ¿cómo no lo vas cuidar, entonces? Por eso, yo creo que la gran mayoría buscamos a nutricionistas cada vez más especializados en ayudarnos más a comer que en darnos una dieta y listo.

De hecho, este creo que es uno de esos hábitos saludables más evidentes entre Crossfitter porque, al final, todos priorizamos mucho la alimentación y, al contrario de lo que suele creer la gente que nos rodea, no es porque necesitemos hacer dieta, sino que queremos hacer dieta. Y cuando hablo de dieta, digo llevar una alimentación sana y equilibrada, acorde a nuestras necesidades físicas y deportivas y no a la concepción generalizada de lo que es la dieta –un mero proceso para perder peso que implica comer poco-. Porque, cuando comemos mejor, nos sentimos mejor, más capaces, más plenos y mucho más fuertes que comiendo mal. Y no me refiero simplemente a comer más o menos comida procesada –que también- sino que, alimentar el cuerpo es la prioridad, no comer –o al menos no tanto-. Sabemos que es hábito saludable lleva intrínseco cuidarse, amarse y darse mucho amor a través de lo que comemos y, por eso, nos cuidamos con alimentos que nos ayuden a cuidarnos. ¿Un bollo? Pues oye, mejor hecho en casa que podemos elegir cómo y cuánto queremos comer.

Cuidamos nuestro cuerpo y lo tenemos como un templo al que, realmente, tenemos que adorar por lo que es y como es. Al final, tenemos que vivir el resto de nuestras vidas en él, así que cuanto más lo mimemos y cuidemos, más nos aguantará, ¿no? Y así es como, el hecho de comer más sano se convierte en uno de esos hábitos saludables que te da el Crossfit y que te ayuda a quererte un poquito más.

Respetas más a tu cuerpo

Como ya te he dicho antes, creo que para mí, uno de los hábitos saludables que más impacto ha tenido en mi día a día es el hecho de aprender a respetar y amar mi cuerpo. Hace años, si me preguntabas qué era la belleza en una mujer, te hubiese contestado “Que esté delgada” y hace otros pocos años algo completamente distinto: “Que esté fuerte”. Sin embargo, hoy te digo que la belleza física en una mujer, para mí, es un cuerpo con el que ella se sienta bien, feliz, en paz y orgullosa. ¿Más delgado? ¿Más musculado? ¿Con más culo? Eso depende, de sus propios gustos, creencias y necesidades. Hay mujeres que no quieren verse musculadas, ¡y eso me parece también perfecto! Siempre y cuando, me parece precioso, si esa mujer respeta su cuerpo.

Porque, aunque soy fervientemente defensora de que los músculos son el nuevo potencial para estar irresistiblemente empotrable, ¡aún me parece más irresistible ver a una mujer que ama y disfruta de su cuerpo! Quizás a esta conclusión haya llegado más bien desde que practico más Halterofilia, porque mi cuerpo ha cambiado MUCHO más que con el Crossfit pero si hay algo que me empezó a enseñar esta disciplina, es que cada cuerpo es bonito tal y como es. Con más grasa, con menos, con más pecho o más pierna o culo o con menos. ¡NO IMPORTA! Porque no solo tienes ese cuerpo, sino que es tu hogar y creo que lo más importante es aceptarlo y respetarlo, con todos sus procesos de cambio, como los que tienes tú a nivel emocional gracias al Crossfit. Está bien tener objetivo físicos, pero creo que dejarse dominar o condicionar por ellos es lo que, realmente, no nos permite amarnos. Algo precioso y que debería convertirse en uno de esos hábitos saludables de TODAS las mujeres es mirarnos desnudas, vernos desnudas, disfrutarnos desnudas –incluso con las chichillas por ahí o las varices, las cicatrices, la celulitis o las estrias- y a aceptarnos y amarnos desnudas y no solo cuando levantamos peso o conseguimos hacer un Muscle Up. Esas cosas las consigues gracias a tu cuerpo, al respeto que le estás dando, ¡dale más y verás lo que pasa!

Y no digo que estos sean los únicos hábitos saludables que te da o te puede dar el Crossfit, pero creo que, a día de hoy, son los más importantes para mi. Creo que este deporte nos ha cambiado a muchos y nos ha hecho más conscientes de quiénes somos y de quién queremos ser. Pero, al mismo tiempo, nos ha enseñado lo que cuesta y lo importante que es asumir los cambios y estos, nos llevan siempre a hábitos saludables de vida, que sean más positivos y nos lleven a crecer un poquito más mañana.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =