23 Jul 2018

Cosas que tienes que hacer para no tirar la toalla en Crossfit

Me gustaría poder decirte cuántas veces he querido tirar la toalla en Crossfit ya, pero no puedo decírtelas porque han sido tantas que creo que ya no me caben en los dedos de las manos. Sí, así, como lo lees: yo he querido tirar la toalla en Crossfit más de una, de dos y de tres veces. Y sí, también sé que lo querré hacer muchas veces más en los años que me quedan como Crossfitter.

No es porque el Crossfit no me guste. Tampoco porque el deporte en sí no me guste o me hastíe como le pasa a algunas personas. Simplemente es porque soy de cabeza débil. Sí, lo sé. Soy de esas personas que cuando la cabeza duda, dice que no o pone pegas… el cuerpo solo lo acompaña. Y te digo que desde que empecé esta aventura en 2015 –y mas desde que soy Zorranbrokn-, he querido tirar la toalla en Crossfit más veces de las que me gustaría poder decirte. Y sé que como yo, hay muchas más personas, no porque sean débiles, sino porque a veces, las circunstancias nos pueden, nos agobian, nos abruman y eso hace que la mente ya no se quiera implicar más allá de lo que hay en su zona de confort y en su burbuja.

No hace mucho leí unos stories de Martín Montequín donde decía que las cosas se buscan pero también hay que saber hasta dónde se está dispuesto a llegar y a agrandar su zona de confort. Ojalá eso me lo hubiesen dicho antes, porque hubiese entendido mejor muchas cosas que me han pasado en esta vida. Aún así, muchas veces no se trata de ganas de salir de la zona de conforte, sino de que, simplemente, te has perdido –sea por lo que sea- y no eres capaz de encontrarte de nuevo.

Entonces, en ese momento, el Crossfit se convierte en un ancla para ti, pero también en un suplicio. Porque aunque no quieres y sabes que son tonterías, empiezas a sentirte mal contigo misma cuando entrenas, a enfadarte por tus tiempos, a no asumir y eso te agria la sangre. Por eso, creo que te mereces estas palabras. Ojalá me lo hubiesen dicho a mi entonces porque el camino hubiese sido muchísimo más fácil, aunque nunca sería quien soy a día de hoy y, quizás, no estaría escribiéndote esto y ayudándote no solo a no tirar la toalla en Crossfit, sino a ser mejor persona de lo que eras hace unos minutos.

Tirar la toalla en Crossfit

Cinco cosas que te van a ayudar a no tirar la toalla en Crossfit

Entrena lo que te gusta y lo que no te gusta, ¡con más ganas!

El que me viene siguiendo ya de un tiempo a esta parte, se puede haber dado cuenta que a mi, lo que me gusta, me encanta y más disfruto del Crossfit es la parte de fuerza mientras que el cardio –y todo lo que ello conlleva y más el correr- es algo que no llevo nada bien. Es una de mis debilidades y juro que lo odio a muerte. Sin embargo, soy plenamente consciente de que es algo que forma parte del Crossfit y que lo hago con relativo placer porque, básicamente, sino estaría compitiendo en IFBB o algo así. Pero NO. Así que es algo que me tengo que comer sí o sí. Pero también te digo que hay formas y formas de comérselo y yo, me he pasado mucho, pero que mucho tiempo, odiándolo a muerte. ¿Por qué? Porque no se me daba bien. Por eso, cada WOD que veía que tenía cardio y no barra, me desmoralizaba. Era terrible. Ya llegaba al Box con quejas, sin ganas, sin intención de hacer mucho y con muchas intenciones de rascarme el papo –todo sea dicho-.

Y la verdad es que no sé muy bien qué, cuándo o cómo pasó, simplemente pasó. Un día cambié el chip y me dije “Hasta aquí ha llegado tu chichi, morena”. Y no sé si fue que estaba harta de acabar como cien años después de mis compañeros, no sé si es porque estaba harta de sentirme ineficiente en los Wods, tampoco si fue porque empecé a cogerme hasta tirria por vaga… solo sé que paso. y comprendí entonces que no podía pasarme la vida renegando y diciendo “Esto no me gusta” porque, en el fondo, sabes que lo tienes que hacer y lo haces, pero acepté que lo tenía que hacer y que si lo hacía, pues, ¡coño! Al menos ponerme las cosas un poco fáciles. No te voy a decir que cuando veo “Run” en la pizarra ahora lo disfruto –sigo odiándolo con toda mi alma-, pero me lo tomo con otra filosofía. Sonrío y pienso, simplemente que, aunque no me guste, hay tantas cosas en mi vida que no me gustan y he tenido que comerme, que, al final, ya me pongo buena cara y todo. Así que, coge esa mierda que resuena en tu cabeza, mándala a la mierda y asume y acepta. Porque esa es la única manera en la que vas a poder hacer las cosas bien, sin frustrarte y tirarte por el suelo a ti misma.

Pasa literalmente del timer

A ver, hay días y días. Días en los que lo petas y otros en los que no lo haces tanto y es que, algo que nos negamos a ver es que todo SUMA. Si, porque por mucho que sueñes con que molaría mil acabar en Games, déjame ser franca: NO LOS VAS A OLER A NO SER QUE SEA DESDE LAS GRADAS. De nada. Por eso, deja de ofuscarte con el puto tiempo del WOD o si hace tres semanas habías hecho tres segundos menos o 15 años. ¡Me da igual! Por lo que sea, ese día NO. Y puede ser porque has dormido como la mierda, porque has discutido con tu novio/marido/mujer/novia, porque tu jefe te amarga la puta vida en el curro o porque te han llamado del puto instituto porque tu hijo se ha metido en jaleos. Cualquier cosa que te chirríe, te va a hacer no rendir. Asúmelo. Yo lo hice. Porque al final, los días en los que estaba petada –por cualquier cosa-, iba a entrenar a desgana, con el runrún en la puta cabeza y el timer me consumía en exceso. Pero me di cuenta de que, ¡a la mierda el timer! Lo importante soy yo y lo seré siempre porque no te vale la pena tirar la toalla en Crossfit por una cosa que solo te cronometra y hace “PIIII”. Si te sientes bien con lo que has hecho, cojonudo. ¿Que no? Pues a la próxima, aprietas el culo porque te digo que no compensa en absoluto amargarse por una cosa así, aunque ahora pienses “Ya pero jode”. Sí, pica, jode, pero no es el fin del mundo. Respira, comprende, aprende y al ruedo otra vez.

No te compares con los demás

Esto va un poco por el mismo camino que el tema del timer. Que sí, que es una mierda estar entrenando y ver que todo el mundo te pasa. Lo he sufrido mucho tiempo, sobre todo cuando me metí en RX. Solo que, realmente, ¡DA IGUAL! O sea, nadie te va a juzgar por que acabes antes o después el WOD. Al menos la gente que te quiere no lo va a hacer y, si lo hace, es que no te quiere. Así de sencillo. La gente que te tiene un poco de estima, te apoyará, te animará y te esperará –en la medida de lo posible- hasta que acabes. Porque la familia es así, se anima, se apoya y se empuja. ¿Acabar más tarde? Pues seguro. Porque ese día puede que el WOD no te venga bien o simplemente la vida no te venga bien pero, es así. Y NO PASA NADA. Sé que parece más jodido de lo que es, ¡pero no! Que a mi no me engañas, que yo he estado a punto de tirar la toalla en Crossfit por esta puta mierda demasiadas veces. No sabes lo que es ser la única tía de tu grupo y acabar SIEMPRE la última. Pero mis compañeros me enseñaron a ver que no es que fuese difícil, sino que era fácil sentirme satisfecha porque lo estaba hacien, estaba haciendo algo que me gusta, me apasiona y, principalmente, ¡me divierte! Y eso es lo que más me importa. Compararte con los demás lo único que te va a servir es para que te hable el ego y, te aseguro que el ego no entiende de felicidad. Solo quiere más y más y más… y más no siempre es mejor. Recuérdalo.

Apóyate en tu familia

Y esto te lo digo muy en serio: tus compañeros de Box te conocen mejor de lo que crees. Aunque no tengas una relación súper íntima. Te ven todos los días y te intuyen y te saben leer mejor de lo que jamás pensaste. Yo aprendí la lección con mis compañeros y mi Coach no hace mucho y entendí que el tema de familia ya no es por la cohesión o la unión que tenemos por hacer Crossfit, sino porque sabemos leernos y sabemos cuando alguien no está bien. Creemos que somos todopoderososo, que somos infranqueables, que nada nos duele y que “lo que no te mata te hará más fuerte” pero NO ES ASÍ. Lo cierto es que somos humanos y no somos –ni seremos jamás, apunto- perfectos ni un solo día de nuestra vida. GRÁBATELO A FUEGO YA. Por eso, cuando necesites ayuda, cuando necesites respirar porque te asfixias, ¡deja de comértelo! Confía porque el amor es eso, amor y ya está. La gente que te ama te lo va a dar sin excepciones, sin juzgarte porque le importas y se comerán tus problemas, igual que tú te comerías los tuyos. Aprovecha que tienes una familia, apóyate en ellos y pide ayuda. Diles lo que piensas, diles que tienes la idea de tirar la toalla en Crossfit, expresa lo que sientes. Aunque creas que se van a reír de ti no es así y si lo es… ¡lárgate de ahí! La humanidad es respeto, el respeto hace la unión y la unión la familia. Pedir ayuda –sea con lo que sea y para lo que sea- no te hace débil, solo más inteligente que ayer porque hoy, eres capaz de asumir, de entender y de prepararte para aprender y crecer. Hazlo junto a las personas que más quieres porque no te van a dejar de lado aunque creas que sí. Estarán ahí, siempre, en todo momento. contándote y cantándote las repes, acompañándote en una carrera, recordándote que debes respirar en los thrusters… ¡da igual, estarán!

Sé feliz

Te voy a decir algo que me repito todos los días: la vida es muy puta, ¡no te la compliques más! Alejar lo malo es la clave para no tirar la toalla en Crossfit. Pero no se puede alejar lo malo barriéndolo debajo de una alfombra y fingiendo que ya no existe. Solo se puede hacer asumiendo, mirando a las cosas de frente y entendiendo por qué narices nos molesta lo que ocurre. ¿Ego? ¿Apego? ¿Poca inteligencia emocional para saber escucharnos? Sea por lo que sea, ¡no te pongas la vida más difícil, joder. Vas al Box para disfrutar, para desestresarte, para liberarte, sentirte tú –sin un corsé que te encasille-, sin estrés y sin agobios. Si te impones presiones, ¿de qué sirve todo esto? De nada. Disfrútalo. Respira y vuelve a sentirlo. Por dentro. Las risas, la emoción, los nervios de la cuenta atrás, la sensación de sentirte poderosa por acabar en tiempo, la sensación de sentirte una puta ingeniera al haber partido el WOD de la mejor forma posible… esas pequeñas cosas son las que te hacen y te harán la existencia más fácil en el Box. ¡No las pierdas! Juega, diviértete, aprende de ti y de los demás y aleja lo malo sabiendo ver lo bueno de este deporte, lo bueno de ti y en ti.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 12 =