23 Jul 2018

Lo que de verdad tienes que saber del Crossfit pero nadie te cuenta

Creo que hay un millón de artículos en esta web sobre todo lo que debes saber del Crossfit. Sin embargo, tengo que decirte que, hasta ahora, nunca había escrito uno que fuese tan catastrófico. El Crossfit te va a dar MUCHAS cosas, de verdad que sí, créeme. Pero también es verdad que, muchas veces, cuento solo lo positivo para que no te asustes más de lo que ya estás –los WODs y las agujetas ya son suficientemente complicados de llevar-. Aún así, creo que hay cosas que son necesarias saber del Crossfit o al menos a mi, me hubiese ayudado mucho saberlas. Porque sí, es muy molón, es intenso, te pones tocha, te ayuda a mejorar como persona, te hacer ver las cosas de una forma diferentes… ¡pero no todo brilla tanto a primera vista! Y te lo digo yo que ya he vivido muchas etapas de vida de un Crossfitter y en cada una de ellas, he aprendido una de las partes oscuras del Crossfit. Y ojo, que no creo que sea exclusivo del Crossfit. Al final, cualquier deporte tiene su lado positivo y su lado negativo porque, en esta vida nada es blanco o negro y siempre hay muchas tonalidades de grises que influyen en cómo te sientes y en cómo puedes ver las cosas.

Todos hemos pasado por épocas más guais y menos guais. Momentos más fáciles en los que parece que todo va viento en popa y te ves compitiendo en Crossfit Games en dos años, y momentos en los que estás tan deprimido que ya no sabes ni cómo volver a ser lo que eras antes. Lo primero que tienes que saber es que eso, eso que te pasa, ¡es normal! Las cosas tienen ciclos, siempre. Imagina una relación de pareja. Vas a vivir momentos más románticos y momentos que no porque, hasta ahí se cuela la rutina, los problemas del día a día y las movidas propias de tu cabeza. Y en el deporte –y más concretamente en Crossfit-, eso también te va a pasar y eso es lo que tienes que saber del Crossfit.

Las cinco cosas que YO creo que debes saber sobre el Crossfit

Vas a descubrir que duele, incluso sitios que no conoces

Esto te tiene que quedar claro desde ya: tienes que saber que el Crossfit te va a dar agujetas por todo el cuerpo y que, además, va a hacer que te duela mucho más que el cuerpo. Sí, vas a descubrir que hay músculos donde no creías que había o que hasta el cuello puede tener agujetas o el tobillo –después de muchos pistols-. Pero, además, te va a doler algo más, algo más profundo, algo que no sabías que tenías o que, al menos, no había estado tan claro. A veces se manifiesta en el pecho –en mi caso es así-, y suele coincidir con malos entrenamientos. Es como que duele dentro el hecho de saber que quieres esforzarte y no puedes –por los motivos que sean-, agobia y duele. Porque sí, te entiendo. Entiendo que para ti el Crossfit sea una prioridad y que quieras poner toda la carne en el asador pero tienes que entender que no siempre podrá ser así. ¡Y eso está bien! No pasa nada por que un día no acabes el WOD, por que un día no cojas los pesos máximos o que, simplemente, vayas “de tranquis”. A veces el cuerpo y la mente necesitan respirar. Permíteselo y diviértete entrenando. Apriétate pero no te olvides de lo principal: el Crossfit está para que seas feliz, no para que te amargue más el día.

El progreso es MUY lento

Aún recuerdo esos primeros meses en los que veía a mis compañeras –y aún me pasa con mis compañeros, lo admito-, en los que lo pasaba fatal porque yo quería hacer eso que estaban haciendo ellas y lo veía TAAAAAAAAN TOP y tan lo mejor de todo que me enfadaba conmigo por no conseguirlo. Algo que tienes que saber del Crossfit es que es un deporte en el que se trabajan DEMASIADAS cosas a la vez y hay MUCHOS elementos nuevos SÚPER raros que, hayas hecho lo que hayas hecho en tu vida deportiva –si es como yo que era de sofá y Zumba, pues tu flipas ya- no vas a dominar. Y, en serio, la paciencia lo será todo. Pero no para o por el Crossfit, sino por ti. Si no quieres acabar perdiendo la cabeza lo mejor es que te centres en cosas “fáciles”. Habla con tu Coach porque él –aunque no te lo creas- te conoce mejor que tú. Habla con tus compañeros y aprende de ellos porque en algún momento, ellos también estuvieron en esa situación. El conocimiento es poder y, de verdad, que cuanto más compartas en el Box, ¡mejor! Vas a tener más opiniones, más perspectivas, más consejos… porque cada uno es un mundo y, a lo mejor, la forma en la que te lo explica tu Coach no te funciona –A TI-, pero quizás la forma en la que lo hace tu compañero sí. Ensayo y error es esto, así que no te impacientes si ves que tardas mucho en conseguir lo que crees que es fácil.

Te vas a perder y reencontrar tantas veces que perderás la cuenta

Otra de las cosas que tienes que saber del Crossfit es que te va a hacer crecer y aunque eso es SÚPER positivo, tiene una parte muy negativa: que no te vas a reconocer en muchas ocasiones. Y sí, te lo digo yo que, aunque me ves súper happy en las redes sociales y demás, me he perdido incontables veces, no me he sabido reconocer en mis pensamientos, en mis emociones, en mis acciones… Porque si hay algo que tenemos que admitir y asumir es que nunca seremos la persona que fuimos ayer. Por mil circunstancias, mil historias. Y a veces crecemos mucho y muy rápido, lo que no nos hace darnos cuenta y ser realmente conscientes hasta que no lo vemos de forma clara y decimos “Hostia, ¿y esto?”. Pero ojo, que no es malo, ¡eh! De hecho, eso es bueno porque querrá decir que, tengas la edad que tengas, estarás creciendo, madurando y permitiéndote el lujo de conocerte, aunque te pierdas. Porque en el miedo de perderse está el lujo de encontrarse otra vez, de permitir sorprenderse con las pequeñas cosas, de reconocerse en nuevos comportamientos, en nuevos pensamientos, en una nueva vida. Porque, al fin y al cabo, ¿no es eso lo que te ha dado Crossfit? Una nueva vida. Y para que eso suceda, tú tienes que ser un nuevo tú y para ser un nuevo tú, tienes que dejar atrás al viejo tú por lo que, si te pierdes, ¡no te agobies ni asustes! Eso sí, si no te encuentras, vuelve a casa, al hogar y refúgiate en la familia, en la del Box, en la de fuera, en la de casa… Ellos son y serán siempre tus raíces y, aunque no lo creas, te ayudarán a reencontrarte.

El esfuerzo es un must

Como te habrás podido dar cuenta, no he mencionado mucho al esfuerzo en sí, pero todo lo que te he dicho que tienes que saber del Crossfit implica esfuerzo y ganas de superarte. Porque la vida –en general- es así, como también lo es cada WOD. Porque, permíteme decirte que un día en el que no te aprietas y sales con ese runrún de “Joder, hoy sé que no lo he dado todo y me da rabia”, es mala señal. Si eso pasa, escúchate. Quizás simplemente es porque estás cansada, o porque tienes demasiado trabajo, o cosas en casa que te agobian. Pero también puede ser que te hayas hecho una vaga y te hayas conformado con el “Bah, con lo que sé me vale y sino lo escalo”. Déjame decirte que ser un escalado toda la vida NO VALE y no es solo aplicable para los competidores. Vale, entiendo que no quieras apretarte tanto si no te gusta competir, o que no te aprietes en Halterofilia si lo tuyo son más los gimnásticos pero la idea principal del Crossfit es que seas un atleta lo mejor preparado posible. O sea, que –como en mi caso- si odias correr, pues te lo comes y lo entrenas porque, eso, en el fondo es bueno para ti. Y aunque no te guste, esforzarse es ESENCIAL para poder formar parte de esta secta. Porque todos tenemos épocas en las que nos apetece menos pero lo seguimos haciendo, aunque cueste porque eso, no es más que una forma más de crecer como persona.

Vas a decepcionarte a ti misma

Siento tener que decirte esto, pero sí, esto es algo que tienes que asumir y saber del Crossfit. Cada pequeño paso hacia atrás, sea por lo que sea –aunque sea por bajada de hidratos en la dieta para lucir abs en veranito-, va a hacer que te cuestiones y no en plan positivo. Los fracasos son hachazos directos al orgullo y al ego y, aunque todos digamos que nos los dejamos en casa cuando vamos al Box, ¡es inevitable que nos afecte! Otra cosa es que hagamos alarde de lo guais que somos por tocar los huevos –véanse muchos comereps- y otra muy distinta que cuando no nos sale lo que queremos, nos frustremos y decepcionemos porque nuestro ego y orgullo se ven tocados. Sí, sé que nadie reconoce que tiene mucho ego y orgullo, ¡pero lo tenemos! A todos nos encanta que el resto nos aplauda, que nos anime, que nos diga “Hostia, ¡qué bien lo has hecho!” porque es una forma de reconocernos a nosotros mismos a través de los demás. El ego y el orgullo no son malos, porque realmente no hay decepciones, solo expectativas mal –MUY MAL- gestionadas. Así que, por favor, hazme caso: NO TE A GO BI ES si no consigues lo que te has propuesto a la primera. Las casualidades existen pero también se tienen que buscar muchas veces. Así que, no te conformes con que las cosas lleguen y ya está, ¡trabaja por ellas, joder! Y sí, no te va a salir a la primera, ni a la segunda, ni a la tercera y, FIJO, que vas a tener que hacer más ejercicios complementarios y transiciones de las que te gustaría pero coño, si un objetivo no te saca de tu zona de confort y te lleva a esforzarte y a retarte, ¿qué puto sentido tiene que lo veas como un objetivo?

 

Como ves el Crossfit tiene mil cosas buenas, tiene muchas partes positivas pero como todo, también tiene su parte de mierda. Y creo que es justo que alguien te cuente todas esas cosas que necesitas saber del Crossfit pero que, en realidad, nadie te quiere contar por no agobiarte, asustarte o desanimarte antes de tiempo.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + ocho =