13 Feb 2019

Cualidades que te hacen ser un buen atleta en Crossfit (y otros deportes)

A veces, cuando escucho a la gente hablar de Crossfit y poner excusas sobre por qué no se ponen a practicarlo, me pregunto si yo cumplo algún requisito en concreto para poder hacer Crossfit. Pero, más allá de que sean o no excusas –como el “Es que eso es solo para gente fuerte”-, creo que sí hay una serie de cosas que te permiten ser un buen atleta en Crossfit y no solo en competición. Hablo de ser un buen atleta en Crossfit en todo, en general, tanto para la gente que empieza como para los que compiten. En realidad, no creo que haya mucha diferencia, solo que a algunos les llama más ese subidón de adrenalina que a otros.

Creo que ser un buen atleta en Crossfit está infravalorado por muchos porque, cuando hablas de atletas, la gente, de normal, se imagina a alguien compitiendo. Lo que no saben y entienden muchos es que, ¡ellos también son atletas! Que no tengan a marcas regalándoles ropa o no tengan fotos guais no quiere decir que no sean atletas. Al final, un buen atleta en Crossfit lo es porque se deja el alma y los huevos en cada WOD, sea como sea. Y creo que ahí reside la esencia de todo esto: en que todos nos esforzamos por hacer las cosas un poco mejor que ayer y por superarnos.

Por eso, no creo que existan distintos tipos de buenos atletas, sino, más bien, de gente que es capaz de reconocer esas aptitudes y decir “Ok. Voy a demostrarme lo que puedo hacer en una competición”. Algunos se enganchan porque valen realmente para esa exposición y otros, sencillamente, no. Pero eso, no te convierte en peor atleta que el que sí compite, simplemente te convierte en uno completamente diferente. Cuando hablo con mis compañeros, veo las carencias que nos hemos autoimpuesto todos para pensar que no somos un buen atleta en Crossfit cuando, realmente, SÍ lo somos.

 

Cinco cualidades que tienes dentro y te hacen ser un buen atleta de Crossfit

Hay muchas cosas que te hacen ser un buen atleta en Crossfit –y en cualquier otro deporte que te imagines- pero lo primero que tienes que asumir es que eso no está fuera, sino dentro de ti. Cuando lo buscas fuera, obviamente, no lo encuentras porque solo tú eres poseedor de todo eso que crees que no tienes, pero que realmente es lo que te hace falta encontrar para ser un buen atleta en Crossfit.

Pasión

Aún no conozco a ningún compañero que no le brillen los ojos de pasión cuando habla de su entrenamiento en el Box. Puede que a esos que no disfrutan del Crossfit y que lo hacen simplemente por estar saludables –aunque a esos ya les entrará el vicio, ya-, les brillen menos los ojos, pero es que, cuando hablas con alguien que hace deporte y que se inspira cada vez que habla sobre él, sabes que dentro hay mucha pasión, solo que hace falta reconocerla.

Realmente, la pasión es algo que nos pertenece a nosotros por dentro. Todos tenemos a alguien que nos inspira a ser mejores y, a veces, el deporte se convierte en esa inspiración. Por experiencia sé que hay muchos atletas llenos de pasión, solo que no son capaces de reconocerla. Pero se ve a un buen atleta en Crossfit a la legua cuando le oyes hablar de su deporte y escuchas cómo le inspira a hablar bien de él, a contar lo que ha hecho por él. Eso es pasión y es contagiosa. Cualquier deportista –aunque no sea de élite- siente eso por el deporte que practica y eso es lo que marca la diferencia y lo hace ser un buen atleta o no, no el hecho de hacer mejor o peor las cosas, sino en sentir esa pasión, ese vibrar en el pecho que le hace sonreír por dentro y decir “Coño, ¡quiero más de esta emoción!”.

buen atleta en Crossfit

Paciencia

Aunque a todos nos puede el ansia, lo que marca la diferencia de un buen atleta en Crossfit del que no lo es, es que sabe que la paciencia es la madre de este deporte. Porque dan igual las prisas por levantar pesos o hacer el mejor Muscle Up del mundo, las cosas llegan cuando tienen que llegar y para eso hay que invertir horas, tiempo, vida y, a veces, hasta salud. Y créeme, que tú sepas eso ya te convierte en un buen atleta en Crossfit porque, sencillamente, saber que hay que tener paciencia en este deporte, hará que respetes el Crossfit y eso, querido, ya marca mucho la diferencia.

Hay mucha gente que es un “mal” atleta porque se cree mejor que el deporte, sin que le importen las consignas o lo que dicen el resto de entrenadores. Sin embargo, un buen atleta en Crossfit sabe respetar a sus entrenadores, sabe escuchar a sus compañeros y sabe entender lo que le dice el deporte en sí cuando lo practica. Hay días tontos y tontos todos los días, pero aquel que tiene paciencia puede saber cuándo vale más centrarse en la técnica y no en conseguirlo por todos los medios. Un buen atleta de Crossfit, respeta los designios del deporte en sí y entiende que no todo se consigue a la primera, que compararse con el resto no le va a hacer convertirse en el resto y que no hay que envidiar, sino trabajar de forma constante para conseguir que las cosas sigan su curso pero podamos lograr nuestros objetivos.

Confianza

Aún no he conocido a un solo buen atleta en Crossfit que no confíe en él. La confianza en uno mismo, en sus capacidades, en sus propias intenciones, en sus propios objetivos y, por supuesto, en la respuesta física de su cuerpo frente al estímulo deportivo, son la base de que un atleta sea un buen atleta o no en Crossfit porque, si tú no confías en ti mismo, ¿qué más dará que los demás lo hagan? Ellos no harán el WOD por ti jamás, tampoco estarán en tu piel para poder calmar el alma y acallar todo eso que te dice la mente cuando entrenas, que, precisamente, no tiene nada de bueno. La confianza, la propia, en el resto y en la vida –o las circunstancias, llámalo X-, es lo que define a un buen atleta en Crossfit de uno que está a medio camino o que, sencillamente, no lo es. Y no es porque esto le haga ser peor o mejor persona, tampoco es porque sea capaz de entrenar mejor o no, sino, porque sencillamente, le hace un esclavo de la mente. Una persona sin confianza, no puede conseguir nada porque, siempre, su mente, lo saboteará. Nunca hará un “buen” WOD, porque, sencillamente, en algún momento del tiempo que dure ese entrenamiento, su cabeza pensará “Ya no puedes más, déjalo”, “Mira, otro te está ganando, no hay nada que hacer ya. Olvídate”, “Joder, ¡qué machaque! ¿Esto de qué sirve si ni siquiera estoy adelgazando/cogiendo masa muscular?” –solo como ejemplos, aunque seguro que son una realidad para muchos-.

La cabeza te esclaviza y si ella no se cree que eres un buen atleta de Crossfit, no puedes tener confianza en ti mismo y, obviamente, eso solo llevará a que no seas un buen atleta de Crossfit. Muchas veces, no nos damos cuenta de que es nuestra mente la que nos hace estar más receptivos a que nos pasen cosas “malas”, porque somos nosotros quienes las “llamamos”. “Voy a perder en esta competición”, “Ya verás cómo me quedo el último”, “Este tío me gana seguro porque está más fuerte y lo hace mejor que yo”. Pues puede que sí pase o puede que no, pero lo que está claro es que si te lo crees tanto y tan poco confías en tus capacidades, ¡pase! Que no digo que haciendo lo contrario no vaya a pasar pero que dejes de no confiar en ti o de creer que los demás son peores que tú es lo que te dará la fuerza para hacer de ti mismo un buen atleta de Crossfit, es algo de lo que estoy muy segura. Confiar en ti no solo te hará un buen atleta de Crossfit, sino que te hará mejor persona porque, cuando confías en ti, confías en los demás, confías en la vida y en que, lo que hoy no es bueno, mañana traerá algo brutal.

Te amas a ti mismo

Confiar en uno mismo, implica quererse. Todos los días veo a compañeros –sobre todo compañeras- que dicen orgullosas quererse, confiar en ellas, pero, sin embargo, siempre andan echando balones fuera y culpando a agentes externos de lo que les pasa. No asumir las cosas, implica que no las aceptas, con lo que no puedes afrontarlas y siempre te llevarán a una sensación de fracaso y de culpa porque no has hecho lo que creías que tenías que hacer. Sin embargo, cuando confías en ti, en que ese día vas a darlo todo y que, salga como salga, no te vas a decepcionar, enfadar o culpar por nada, ¡ahí sí te amas! Amarse no es solo decirlo, sino sentirlo. Y para sentir amor por alguien debes aceptarlo, perdonarlo, tener compasión y, sencillamente, el coraje de querer lo mejor para él –o para ti en este caso-. Un buen atleta de Crossfit siempre se respetará, como mínimo. Quizás no se ame porque, llegar a ese nivel puede resultar complicado –muchas veces por emociones negativas que nos condicionan-, pero, realmente, hasta esas personas son conscientes de que lo hacen lo mejor que pueden cuando se da el momento.

Un buen atleta en Crossfit, confía tanto en él que no siente odio, ira, apatía, vergüenza o miedo por no haber ganado –a sí mismo o al resto en una competición-, por el resultado obtenido. Tampoco siente orgullo, porque al final, sentir orgullo es como sentir “Yo soy más que X porque lo he dado todo a pesar de”. Pero el “a pesar de” o “por culpa de” no son reales, solo son excusas o trucos de tu cabeza para hacerte sentir mejor que o peor que cuando no has conseguido tus expectativas. Un buen atleta en Crossfit sabe que no hay decepciones, solo expectativas mal gestionadas y sí, puedes ir a tope ese día en el entrenamiento y puede que no consigas lo que tenías en mente porque a veces querer y poder no están ligados, pero un buen atleta en Crossfit tiene amor propio y es capaz de asumir que, como buen ser humano, puede fracasar y eso no es malo. Solo humano.

Eres imparable

No sé cuántas veces me habré asombrado del simple hecho de ver a la gente pelear consigo misma día tras día para sacar la mejor versión de ellos mismos. Y me da igual si es con un objetivo físico simplemente –aunque eso en realidad es más al principio que otra cosa-, o porque han decidido ir rompiendo sus propias barreras y creencias y crecer. Y eso, sinceramente, es lo que más inspira a la gente, al mundo: ver a gente pelear por ser mejor, no por orgullo, por reconocimiento, por vergüenza, por odio, ira o envidia; sino porque sienten que es importante para ellos, para su alma, para su esencia y quieren ser mejores. Eso les convierte en personas que no se conforman, que acepta las cosas y los momentos de la vida en los que están y se esfuerzan por salir con ellos, pero sin ilusiones o sin revolcarse en la mierda del pasado, solo pensando en lo que son y marcándose un sencillo objetivo vital: crecer siempre.

Esa gente que sigue avanzando, la gente imparable, que no importa si llueve, si hace frío, si el WOD les gusta o no les gusta, que no importa ni cuánto, ni cómo, ni dónde, y mucho menos por qué, es la que mueve el mundo, es la que hace que se defina por sí mismo el concepto de “Buen atleta en Crossfit” porque inspira a los demás, porque demuestra que las barreras solo se las pone uno, demuestra y enseña que la vida cuesta, pero que si se quiere se puede afrontarla y lidiar con lo que nos da. Veo a diario a gente así, a gente que no para, que no se cansa y que afronta las “adversidades” con mucha risa porque la risa es la cura del alma.

 

Como ves, un buen atleta en Crossfit –y en cualquier deporte-, sencillamente es ese tipo de persona que es “buena persona” porque no hay nada que no puedas hacer si cumples estos requisitos, sea en el deporte o no. Porque un buen atleta en Crossfit sabe que lo es, pero tiene la humildad suficiente como para no ir presumiendo, sino inspirando.


Zorranbrokn

Una chica más hablando de CrossFit y de todo lo que ello conlleva. Aunque un poco cruel y algo zorra, pero con amor. Always

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × uno =